Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Alrededor de la palabra chamanismo se han creado una serie de mitos, tanto por desconocimiento como por malas prácticas, que generan una barrera para la gente que quiere conocer un poco de esta fascinante práctica que acompaña al hombre desde hace milenios.

Por eso en este post os queremos responder a las preguntas más habituales que suele hacer la gente cuando le dices que practicas chamanismo:

Si profeso una religión no puedo practicar chamanismo.

Falso. El chamanismo no es una religión, sino que son una serie de pautas y prácticas encaminadas a lograr un estado alterado de conciencia mediante el cual podremos tener acceso a otro plano de la realidad.

En definitiva, decir que un católico (por poner un ejemplo) no puede practicar chamanismo sería tan absurdo como decir que un católico no puede meditar o practicar yoga.

Para entrar en estado alterado de conciencia tendré que tomar sustancias psicotrópicas.

Falso. El antropólogo Michael Harner demostró en sus estudios que los estados alterados de conciencia no van inevitablemente ligados al consumo de enteógenos. Él convivió con una serie de tribus y vio que el tambor era una herramienta clave en la comunicación con el otro mundo.

Pero si tomo alguna de esas plantas maestras todo será más rápido.

Falso. Últimamente se ha popularizado el uso de enteógenos como “método rápido de conectar”, y esto es algo peligroso y que genera mala fama a estas plantas sagradas. Estas plantas deben ser usadas por una persona con un amplio conocimiento de dicha planta, dentro de un contexto social y cultural, bajo supervisión experta y sabiendo si la persona está preparada. No olvidemos que en las comunidades que practican o practicaban chamanismo el acceso a la planta sagrada era un privilegio. Si no contamos con alguien que haga este rol de «guía», lo único que tendremos es una experiencia intensa a la que tal vez no encontremos significado alguno.

Si practico chamanismo seré más perceptivo.

Verdadero. Practicar chamanismo nos abre la percepción y eso no significa que veremos fantasmas por la calle, sino que seremos más perceptivos a las señales que nos manda el universo. Las casualidades se irán sucediendo con más rapidez de lo normal, pero será por nuestra mayor sensibilidad gracias a la práctica chamánica. Nos daremos cuenta de que la otra realidad interacciona con la nuestra de las formas más normales del mundo. No obstante, como casi todo en la vida, adquirir esta percepción también dependerá del tiempo que invirtamos en nuestra práctica chamánica.

Si practico chamanismo por fin tendré una respuesta clara para las grandes preguntas de la humanidad.

Falso. El chamanismo no nos dará un libro con las respuestas a las grandes preguntas del universo, cada practicante tiene que trabajar con sus guías para alcanzar la sabiduría y esa sabiduría se irá adquiriendo poco a poco durante los viajes. Practicar chamanismo no es cosa de un día, es un camino en el que iremos madurando progresivamente y con el paso del tiempo iremos encajando piezas, consiguiendo respuestas a preguntas que hace años hicimos. Los guías muchas veces nos darán la semilla y nosotros tenemos que madurarla para que crezca la respuesta.

Si practico chamanismo abriré “portales” a entidades negativas.

Falso. En chamanismo se trabaja con entidades del Mundo Superior y Mundo Inferior, dos planos del Árbol de los Mundos en los que solo habitan entidades benevolentes. Entrar en contacto con ellas jamás nos hará daño, nunca nos molestarán en nuestro plano ni mucho menos nos causarán daño físico o psicológico. A diferencia de otras prácticas en chamanismo es el practicante quien mantiene en todo momento el control de la situación.

Pero conozco a gente que ha hecho chamanismo y ha acabado trastocada.

Verdadero. Practicar chamanismo no es un juego, es algo serio, se entra en contacto con entidades profundamente sabias que nos abren la puerta a unos mundos y un conocimiento enorme y hay gente que no está preparada para ver o saber determinadas cosas. Por eso es importante conocerse a uno mismo y, sobre todo, mantener siempre los pies en la tierra y la cabeza amueblada.

Para practicar chamanismo debo aislarme de la sociedad como un ermitaño

Falso. Adquirir sabiduría y evolucionar espiritualmente no implican un cambio drástico en nuestras vidas. Es cierto que estas experiencias pueden hacer que nos replanteemos ciertos vicios de nuestra sociedad y que nos provoquen cambios, pero en todo momento somos nosotros quienes decidimos que camino queremos coger. Para ser practicante de chamanismo no hay que renunciar a la ciudad, a nuestro trabajo, a nuestra pareja… Mantener un equilibrio es posible.

Para practicar chamanismo debo cambiar mi alimentación y no ingerir animales

Falso. Aunque el practicante de chamanismo suele estar muy ligado a la Tierra y al reino animal, no tiene por qué escoger una opción de vida vegetariana o vegana, esa opción depende de lo que dicte la conciencia de cada uno.

Practicar chamanismo puede ayudarme a superar problemas y miedos personales

Verdadero. Durante la práctica chamánica vamos a entrar en contacto con espíritus y entidades que van a ayudarnos a crecer y desarrollarnos como personas. A través de sus consejos y retos podemos muchas veces superar situaciones o problemas que llevamos arrastrando con nosotros, incluso cuando en ocasiones no somos conscientes de ello.

Esperamos que estas respuestas os hayan ayudado a tener una idea más clara de lo que implica la práctica chamánica, si queréis hacernos llegar alguna pregunta más podéis dejarla en los comentarios o escribirnos a info@kennaribcn.com

Un saludo!

Silvia.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

4 pensiamientos en “Verdades y mentiras del chamanismo

  • Hector

    Como puedo saber si el chamán con quien voy es bueno o se conecta con entidades positivas ?

    Responder
    • Kennari

      Hola Héctor, pues te recomendaría que te fijes si es una persona coherente, es decir, si su estilo de vida encaja con las cosas que predica. Te dejo un enlace a un post que escribimos hace tiempo, que precisamente habla sobre cómo detectar a maestros que son falsos:

      https://kennaribcn.com/detectar-falso-maestro-grupo-nocivo/

      Un saludo!

      Responder
  • Gemma

    Hola.gracias por este interesante articulo.
    Quisiera me dijeses algo que siempre me he preguntado: un chaman,nace o se hace?
    Es decir,puede haber personas que sean ya por naturaleza chamanes, pr lo que sienten piensan,y hacen,aun sin saber de chamanismo, o es simplemente una tecnica de trabajo energetico, que se adquiere practicando?
    Gracias

    Responder
    • Kennari

      Sobre si un chamán nace o se hace, la respuesta es que un chamán nace, ya que solo se puede llamar «chamán» aquella persona nacida en el seno de una comunidad chamánica que ha sido elegida por sus capacidades especiales o por pertenecer a un linaje de chamanes y que realizará un rol de protección y sanación dentro de la tribu. Sin embargo cualquiera puede practicar chamanismo, contactar con sus guías y recibir su ayuda. Para practicar chamanismo solo se requiere conocer la técnica y practicar, ya que en temas energéticos las limitaciones nos las ponemos nosotros mismos y cuando superamos esas limitaciones, la práctica chamánica o de meditación va mejorando poco a poco. Solo hay que tener paciencia y constancia y también ser conscientes de que cada persona es diferente y unos tendrán unas capacidades y otros otras y no por ello ser mejor o peor en la práctica chamánica. Saludos y gracias por tu comentario!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *