Blog

The Supra Oracle review (parte I)

Hoy os traemos la review de una baraja de cartas que son una joya para los apasionados de los tarots y los oráculos. Se trata de The Supra Oracle, un mazo de cartas creado por Uusi Studio en Estados Unidos, una pequeña empresa de artistas y diseñadores que dan vida a piezas únicas.

Supra es un oráculo de 56 cartas creadas por la mano de Peter Dunham e inspirado en la psicología de Carl Gustav Jung, el misticismo, el gnosticismo, la geometría sagrada y la magia. Un compendio de conceptos que dan lugar a una baraja minimalista y sencilla, pero con una profunda carga simbólica que despierta la intuición como los sistemas oraculares más tradicionales.

Al ser un oráculo no tiene la división típica del Tarot en Arcanos Mayores, Arcanos Menores y 4 palos, es un sistema libre, pero se puede hacer cierta categorización basándonos en los símbolos que en él se encuentran.

Por ejemplo podemos encontrar la simbología alquímica de los 4 elementos más el éter, elemento que forma la estrella de seis puntas, unión de los 4 elementos.

Entrando en el terreno junguiano uno de los grupos de cartas que más me han gustado son los que hacen referencia al concepto de las cuatro funciones de la mente acuñado por Jung. Según él, la mente capta el mundo de dos maneras, la manera racional y la irracional. La manera racional tiene dos formas de captar nuestro entorno: mediante el pensamiento y el sentimiento; mientras que la manera irracional opera con la sensación y la intuición. Jung afirmaba que todos nacemos con estas cuatro capacidades, pero tendemos a desarrollar una de ellas con mayor fuerza, esta sería la función superior. Otras dos las vamos dominando, pero operan para ayudar a la función superior, son las llamadas funciones auxiliares. Y por último hay una de estas cuatro funciones que permanece sin desarrollar, operando a nivel inconsciente, Jung llamó a ésta la función inferior.

Este oráculo dibuja cada una de estas cuatro funciones como parte de un todo, un gran laberinto que podría ser nuestra propia mente. Dominar Pensamiento, Sentimiento, Intuición y Sensación sería encontrar el camino para descubrir el total potencial de nuestra psique.

La baraja tiene unas cuantas cartas más relacionadas con los conceptos de la psicología de Jung, como por ejemplo las que hacen referencia al Animus y al Anima. Según Jung la psique del hombre y la mujer tienen una parte de su opuesto, es decir, el hombre tiene una parte de Anima (el aspecto femenino interno del hombre) y la mujer tiene una parte de Animus (el aspecto masculino interno de la mujer). Si hombre y mujer no son conscientes de esa parte opuesta que hay dentro de su psique puede que sean influidos destructivamente por ella. De ahí el carácter andrógino de las ilustraciones referentes a estos conceptos, con un Animus masculinizada y un Anima afeminada.

Otra carta junguiana por excelencia es la que hace referencia al concepto de Sincronicidad, una palabra que Jung acuñó para describir esas “casualidades” de la vida como por ejemplo pensar en un amigo que no vemos desde hace tiempo y que justo a las pocas horas nos llame. Sincronicidad podría definirse de manera simple como esa coincidencia entre un estado interno (un pensamiento, una intuición) y una realidad externa (que se materialice ese pensamiento o esa intuición). En la carta de Supra se ha ilustrado como el tentáculo de un monstruo marino que crea espirales, ya que la coincidencia entre un hecho físico y otro psíquico que racionalmente no tienen conexión entre sí provocan en nuestra mente racional un terremoto, ya que la trascendencia incomprensible irrumpe de repente en nuestra vida sin saber cómo encasillarla, de ahí el monstruo marino que perturba nuestro mar interior.

Otras dos cartas interesantes son la carta del Ego y el Sí-mismo. Podrían parecer iguales, pero según Jung tienen muchísimos matices. Como bien define Sallie Nichols en “Jung y el Tarot”

“El sí-mismo es algo que está ahí desde el principio; el ego es, si se quiere, lo que hacemos, el sí-mismo se nos dio. Existe antes de nuestro nacimiento, durante nuestro nacimiento y después de nuestra muerte”.

El sí-mismo podría decirse que es la unión de nuestro yo inferior y nuestro Yo Superior, la totalidad de nosotros, mientras que el ego está irremediablemente sujeto a la tierra y a los debenires del destino. El sí-mismo es incosnciente, el ego es consciente. El sí-mismo es la totalidad de nuestra personalidad, tanto la que conocemos conscientemente como la que desconocemos, mientras que el ego solo es esa parte conocida de nosotros, la parte que desconoce todo lo que hay entre bambalinas.

Continuamos con el análisis con un concepto que puede llevarnos a confusión: Individuación que no individualismo, según Jung son conceptos muy diferentes, ya que cuando una persona es individualista siente la necesidad de desafiar las normas, adquiriendo comportamientos que desafían al rebaño (escuchando música alternativa, vistiendo ropa que lo enmarca dentro de una tribu social determinada, etc), mientras que una persona individuada no se conforma con las normas, pero tampoco siente la necesidad de desafiarlas, se siente único y no necesita pregonarlo a los cuatro vientos. A nivel simbólico el ilustrador ha elegido la alegoría de Excálibur para plasmar este concepto, quizás porque Arturo sabe quién es y sabe que en cualquier momento puede demostrar su poder interior arrancando la espada de la piedra, igual que una persona individuada conoce su luz interior y no le hace falta ir demostrándolo constantemente.

El Inconsciente es otra carta clave para entender la obra de Jung, según él existía el insconsciente individual, al que se refiere la carta, y el inconsciente colectivo, que no tiene carta específica en esta baraja. El inconsciente individual es el que está ilustrado como una mano que mete un cántaro de en una especie de mar revuelto en el que se ve algo parecido a la cola de una sirena. Con esta imagen el autor quiere aludir a la parte oculta y desconocida de nuestra psique, lo inconsciente es precisamente eso, todo aquello de lo que no somos conscientes pero que está ahí, oculto en las profundidades de nuestra mente, agazapado y provocando procesos en nuestra psique de los que no somos conscientes.

La carta del Daimon puede parecer negativa y oscura a menos que conozcamos un poco el concepto de daimon según Jung. En la carta vemos a un ser de apariencia mostruosa echando agua a unas manos encadenadas, ¿qué puede significar? Para los antiguos griegos el daimon era un espíritu puente entre la realidad física y la realidad espiritual, esa fuerza que nos guía y nos ayuda, aunque a veces esa ayuda sea a base de bastonazos para que no nos guiemos por nuestro ego. El agua de la carta es la información inconsciente que nos hace llegar el daimon para que podamos romper las cadenas que nos impiden desarrollarnos plenamente.

Y hasta aquí esta primera parte del análisis del oráculo Supra, la semana que viene seguiremos con más cartas para que no se os haga demasiado larga la lectura y podáis reflexionar sobre todos estos conceptos.

Silvia.

No Comments

Your comment...NameE-mail

Leave a reply