Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Hoy quiero hablaros de un libro del que creo que pocos conoceréis: “The Serpent Power” de Arthur Avalon. No es que me guste especialmente leer en inglés, pero en este caso se trata del primer libro que llega a Occidente donde se habla de los chakras, y me temo que nunca ha sido traducido al español.

Mi interés por este libro nació de unas dudas: ¿por qué si investigo un poco la información que hay publicada sobre los chakras es contradictoria? ¿No hay una fuente original que lo explique? ¿Por qué los colores del chakra del tercer ojo y el chakra corona cambian según qué libro consulte? ¿Por qué hay algunos chakras que se ubican en lugares diferentes?

En mi afán por encontrar respuestas, pensé que lo mejor era buscar las publicaciones más antiguas al respecto, porque pensé que tal vez podía estar pasando lo mismo que he visto con otros temas relacionados con lo paranormal: que la New Age se inventó más cosas de las que recogió. Parece mentira la cantidad de cosas que están fundamentadas en historias inventadas, como el día fuera del tiempo Maya, o el calendario arbóreo celta. A veces tenemos tan incorporadas estas cosas en nuestro día a día (porque las hemos visto desde siempre) que ni nos planteamos en realidad su origen.

Esto fue lo que me llevó a cuestionar la información que conocía de los chakras, y buscando por internet descubrí que The Serpent Power era anterior a la New Age, y al ser el primer libro publicado en occidente sobre chakras pensé que podría confirmar mis dudas. Tengo que decir que el libro es tremendamente espeso, de hecho no recomiendo su lectura, a menos que uno tenga interés en profundizar sobre el misticismo hindú y los textos sagrados en sánscrito. Al beber directamente de las fuentes antiguas estamos ante un libro muy denso, que revisa diversos textos en verso, donde se recapacita sobre conceptos complejos, como la conciencia, la naturaleza de la divinidad, y la manifestación de la divinidad a través de la conciencia, la meditación… y cómo el yoga puede ayudar a alcanzar este estado de contemplación e iluminación. Las citas mitológicas son continuas, pues son los dioses quienes son responsables en última instancia de todo (creación, vida, energía, conciencia).

Tengo que confesar que hay partes en las que me he perdido (muchas de hecho), pero por suerte hay un capítulo donde se revisan uno a uno todos los textos sagrados donde se habla de los chakras, lo que me permitió encontrar las respuestas a las preguntas:

¿Tiene cada chakra una ubicación específica en el cuerpo? El libro es claro: no. No hay ninguna correspondencia entre los chakras y los órganos del cuerpo, o las vértebras, ni ocupan un lugar determinado y exacto. Los chakras son puntos de conciencia que se extienden por algunas zonas, de ahí que si consultamos libros posteriores a la New Age algunos de ellos estén ubicados en zonas diferentes, como por ejemplo manipura, el chakra del plexo solar, a veces lo ubican en el ombligo, otras por debajo, otras por encima… Esto se debería a que en estos textos originales no se especifica su ubicación exacta, y a partir de aquí autores posteriores van haciendo diferentes versiones.

¿Están los bloqueos de los chakras relacionados con las enfermedades? No. No hay ni una sola mención a la relación entre malestares físicos y los chakras como hemos leído muchas veces. Es más, ni siquiera hay mención del concepto “bloqueo”. Si se habla del despertar, de la apertura de conciencia de cada chakra a través de la energía kundalini, pero esa idea de tener un chakra bloqueado y cómo eso puede repercutir en una enfermedad, no aparece en los textos clásicos. ¿Significa eso que es mentira? Bueno, tal vez haya algún tipo de relación, pero si me inclino a pensar así es desde luego porque pienso que está todo conectado, y seguramente sí que pueda haber algún tipo de relación. Pero desde luego es una opinión sin base alguna, pues no se sustenta como veis en los textos originales, y una cosa es que haya algún tipo de relación, y otra que se nos diga que por ejemplo, cualquier problema que tengamos en el pulmón es por tener el chakra ahahata (corazón) bloqueado…

¿Tiene cada chakra un color? Sí, pero son colores de las flores de loto, es decir, nada que ver con el arcoiris de colores que estamos acostumbrados a ver. De hecho el chakra del tercer ojo y el corona son blancos, nada que ver con el añil y el morado con el que los pintan siempre. De igual modo el primer chakra y el segundo nos los presentan ambos rojos, o carmesí. ¿De dónde sale entonces esa idea del arcoiris? Pues de nuevo seguramente de reinterpretaciones de autores posteriores…

¿La energía kundalini nace en el chakra raíz y llega hasta el corona? Sí, de hecho el libro trata principalmente sobre este tema, como la energía kundalini representa un despertar de conciencia de cada chakra a través de toda la columna. Aunque es una descripción bastante vaga, ya os digo que la complejidad de los textos y sus interpretaciones no son fáciles de digerir.

Antes de acabar me gustaría hacer una pequeña reseña sobre el autor, Arthur Avalon, que imagino habréis deducido que es un seudónimo (con referencia al ciclo artúrico). El autor del libro en realidad se llamaba Sir John George Woodroffe (1865–1936). Fue un experto en culturas orientales, y su trabajo ayudó a difundir en occidente la filosofía hindú y la práctica del yoga. Tradujo numerosos textos sánscritos, y estaba especialmente interesado en el Tantra y en el yoga kundalini.

Seguro que no esperabais al leer esta entrada descubrir que tantas cosas de las que pensabais creer sobre los chakras en realidad parecen no haber existido nunca en los textos originales… Aunque todo sea dicho, tampoco me atrevo a afirmar que esta versión que aquí expongo sea una verdad universal. Lo cierto es que hay muchos textos sánscritos, y el trabajo de Arthur Avalon no deja de ser una parte de un todo mucho más complejo. Seguramente haya muchas corrientes filosóficas diferentes dentro del hinduismo (que no es de las religiones que conozca más en profundidad), así que tal vez haya más secretos que desvelar, y más textos que sí que enfoquen el concepto de chakra de otra forma diferente. Si conocéis algún texto clásico que aporte otro enfoque (y que esté bien documentado y sea reconocido por la comunidad histórica) no dejéis de compartir esa información en los comentarios, es muy enriquecedor compartir conocimientos J

Espero que os haya gustado el post, ¡nos vemos!

Isabel.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *