Hoy vamos a retomar el hilo del post sobre “Falsos mitos sobre el Tarot”, ya que os prometí que haría una segunda parte para terminarlo.

Siguiendo con las preguntas que suele hacerme la gente, otra de las más comunes es: ¿tengo que barajar de alguna forma especial? ¿Tengo que cortar la baraja con la mano izquierda? En muchos lugares enseñan que el tarot hay que cortarlo siempre con la mano izquierda, o te dicen que elijas una carta (o varias) pasando tu mano izquierda por encima del mazo. Bueno, la mano izquierda si eres diestro, y la derecha si eres zurdo. Esto se debe a que muchos practicantes creen que debe ser nuestro “lado inconsciente” el que elija la carta, ya que es esa parte de nosotros la que conecta con la intuición y la providencia. En realidad para mi esto tampoco es necesario, prefiero decir a la gente que coja las cartas y las baraje como quiera, que haga con ellas lo que le de la gana: que corte, que no corte, que las toque con una mano u otra… Mi experiencia me dice que lo importante es que el consultante se sienta cómodo para que no se bloquee, y los resultados son buenos se use la mano que se use.

También existe la superstición de que para que un tarot funcione bien debe ser regalado y no comprado por uno mismo… Esto sí que para mi es totalmente falso. Lo importante a la hora de tener una baraja es una buena conexión con las cartas, y para ello ¿qué mejor que elegir el tarot uno mismo? Nadie más que nosotros va a saber que nos gusta y que no, que simbolismos despiertan más nuestra intuición o que estilo de dibujo nos inspira más. En casa tengo barajas regaladas y compradas, y las que mejor me funcionan son aquellas que he elegido por mi misma.

La más famosa de las supersticiones del tarot creo que es la que dice que el propio cartomántico no puede echarse las cartas. Pero ¿es cierto? No, no es cierto, pero es difícil. Por todos es sabido que generalmente los problemas se ven mejor desde fuera, ya que cuando uno está involucrado tiende a perder la perspectiva, así pues con el tarot pasa lo mismo. Ser capaz de echarse las cartas requiere poder por unos momentos desvincularse del problema y ser capaz de aceptar lo que vemos sin intentar engañarnos, y eso no es fácil. Además mi experiencia también me dice que si el cartomántico o consultante tiene una energía fuerte o si está en un estado emocional muy alterado (nervios, ansiedad, depresión…) será capaz de alterar el resultado simpatizándolo con lo que desea ver o reflejando su propio estado emocional. Esto implica que si alguna vez tenéis que echar las cartas a alguien y véis que está alterado es mejor que lo dejéis para otro día o el resultado no será bueno.

Es por estos motivos que no es aconsejable echarse a uno mismo las cartas, aunque si alguna vez queréis su consejo o ayuda, siempre podéis recurrir al método de dejar la mente en blanco y barajar las cartas hasta que caiga una de ellas. En ese caso no somos nosotros los que estamos decidiendo que carta queremos, sino que es el “azar” (por llamarlo de alguna manera) quien nos proveé de la información. Eso si, si preguntáis sed honestos con vosotros mismos y aceptad el significado de lo que salga, sea lo que sea.

Y aquí viene la última de las cuestiones que suelen hacerme: ¿se puede repetir la misma pregunta a las cartas? La respuesta es compleja… A priori os diría que cada uno puede preguntar lo que desee tantas veces como quiera, pero… ¿qué sentido tiene? Es decir, si lo que pretendéis es dejar en evidencia que no pueden salir las mismas cartas… Bueno, en ese caso no se establecerá una buena conexión entre cartomántico/consultante/cartas, y por lo tanto obviamente los resultados serán absurdos, obtendréis una retahíla de cartas sin sentido, y lo más probable es que no se repitan. Con ello tal vez penséis que entonces tenéis razón y que el tarot no funciona… Pero nada más lejos de la realidad. He tirado las cartas infinidad de veces, en algunas ocasiones a personas con problemas muy serios que realmente necesitaban respuestas, y he visto como han hecho preguntas similares, todas en referencia al mismo tema, y el resultado es que les han salido las mismas cartas una y otra vez, por mucho que hayan barajado previamente. De hecho es normal que salgan cartas repetidas en las tiradas si se hacen varias preguntas en relación a un mismo tema. Yo ya me he acostumbrado pero me encanta ver la cara de sorpresa de la gente cuando pasa, es como si de repente tuvieran una prueba de que hay algo más ahí fuera que no entienden pero que es real.

Con esta entrada termino esta serie de “mitos y supersticiones del tarot”. Si creéis que me he dejado algo en el tintero, o queréis que desarrolle más algún punto, por favor, no dejéis de escribir, ya sabéis que podéis usar los comentarios o bien mandarnos un mail a través de nuestro formulario web.

Gracias por seguirnos!

Isabel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content