En nuestra cultura estamos acostumbrad@s a asociar al sol a divinidades masculinas: Helios, Apolo, Ra… Siempre asociamos el sol al padre creador, a la energía masculina, a la fuerza y a la energía activa. Pero no en todas las culturas el sol es identificado con un rol masculino, y hoy me gustaría presentaros algunos de estos iconos femeninos que encarnan al sol, de forma que si queréis trabajar con la energía solar pero os resuena más como una entidad femenina podáis tener en cuenta estas divinidades.

  • Amaterasu: esta diosa solar pertenece al culto sintoísta de Japón, su nombre significa “diosa gloriosa que brilla en el cielo”. La religión sintoísta se caracteriza por ser animista, y por asociar divinidades a elementos naturales como el sol, la luna, el mar… Amaterasu además no es solamente adorada como divinidad solar, sino que también es la deidad madre de la Casa Imperial y deidad suprema de Japón, e incluso tiene un gran santuario en Ise creado para ella.  Era la diosa del sol y el cielo, y tuvo que sufrir varios intentos de boicot de su hermano Susanoo, dios del Mar, quien no estaba muy de acuerdo con el reparto del mundo que se había hecho, y envidiaba a su hermana.

 

               Amaterasu, diosa solar sintoísta

 

  • Beaivi: es la diosa del sol y la fertilidad del pueblo saami. Para esta cultura del norte de Europa,  el sol era sin duda el origen de la vida, y más teniendo en cuenta de que durante los meses de invierno ni siquiera lo ven en el firmamento. Beaivi volvía a traer la vida cada primavera, llenado de verde las praderas y derritiendo el hielo y la nieve. En los tambores chamánicos de los saami suele aparecer un símbolo que representa a Beaivi en su forma solar. Los renos se asocian a esta divinidad, en especial los blancos, y se decía que cruzaba el cielo junto a su hija, Beaivi-nieida, en una especie de carro hecho de astas de reno, trayendo de nuevo la vida a la Tierra.

 

El símbolo central, con sus cuatro astas,     representa a Beaivi

 

  • Surya Bai: este personaje femenino de la mitología hindú representa el aspecto femenino del sol (Surya). Es esposa o amante del dios de la Luna, y al igual que hemos visto con Beaivi las leyendas dicen que cruza el cielo en un carro trayendo la luz de la mañana. De hecho la imaginería del carro solar es ampliamente utilizada en diversas culturas, independientemente de que sea un hombre o una mujer la divinidad que lo utiliza para cruzar el firmamento.
  • Sól: también llamada Sunna o Sigel es la diosa nórdica del sol. También recorre el firmamento en un carro, pero a diferencia de las anteriores la luz que inunda el mundo emana de las crines de sus corceles, no de ella misma. Según las eddas, cuando llegue el Ragnarok (el fin del mundo) Sól será devorada por el lobo Fénrir (que se pasa el día persiguiéndola). De hecho la explicación del pueblo nórdico a los eclipses solares era que por un momento Fénrir conseguía alcanzar a Sól, aunque la diosa conseguía escapar finalmente de sus garras.

 

Cómo veis estas diosas solares cuentan con la cualidad de creadoras de vida. Son símbolos de fertilidad, esperanza y renovación, pues su fuerza es cíclica y se renueva cada primavera o bien cada mañana. Podemos recurrir a ellas cuando queramos empoderarnos con la energía imparable y positiva del sol, o bien cuando necesitemos desbloquear algún aspecto de nuestra vida relacionado con la creatividad, o con nuestra autoestima. Pero esto sólo son sugerencias, como siempre decimos, lo mejor es que experimentéis por vosotr@s mismos y si os gusta trabajar con divinidades id probando cómo conectáis mejor con estas diosas y que resultados positivos obtenéis. Ya sabéis que no hay una fórmula mágica infalible porque cada uno de nosotros es único, y experimenta las cosas de forma diferente.

Espero que os haya gustado el post, y que os haya aportado otro punto de vista diferente sobre las divinidades y el culto solar.

Un saludo!

Isabel.

Deja un comentario