The Universe don't aloow you to copy this post

Blog

¿Son normales estas sensaciones al meditar?

Como anteriormente hemos explicado en el post de el mito de dejar la mente en Blanco hay un concepto generalizado sobre la meditación y en muchos casos no se alinea con la realidad. Esto crea unas expectativas de «nada más me siente, voy a experimentar una paz interior»… Me gustaría compartir con vosotros las sensaciones habituales que se producen al meditar.

En primer lugar, hay muchos tipos de meditación: mantras, sonidos, centrarte en la respiración, meditación en movimiento, visualización, meditar con objetos… Y también hay muchas formas de hacer meditación, aunque las más conocidas son tres: a través del sonido, estar en silencio o siguiendo las indicaciones de una voz (guiada). Pero… ¿Cuál es el objetivo cuando meditamos? Centrarse sólo en una cosa. Por ejemplo: en la respiración, en el latido de tu corazón, en el movimiento de tu cuerpo, en un sonido, en una visualización,…

Notarás que al intentar centrarte, tu mente te pondrá muchas dificultades en hacerlo. Es normal, no pasa nada. Pero… ¿Qué otras cosas puedes experimentar?

<<Me duele la espalda>>, <<Me entra mucha tos>>…

Tu cuerpo se queja. Aquí hay dos teorías, una nos dice que al centrarte sólo en una cosa cambias tu frecuencia vibracional y tu cuerpo empieza un proceso de “descarga” o incluso, en algunos casos, de sanación. La otra teoría es que inconscientemente tu cuerpo te empieza a doler a método de distracción.

En cualquiera de los casos… No le des importancia, centrándote en tu respiración. Cuidado, si el dolor es insoportable: para. Cambia de posición o interrumpe tu meditación. Meditar es fluir con tus pensamientos y tu cuerpo, no debes forzar, no hay un objetivo, simplemente es estar “aquí y ahora”. No hay que sufrir.

<<¿¡Qué rabia, porqué me viene esto a la mente ahora?!>>

Cuando meditamos nos vienen mil y una cosas a la mente (de las más inesperadas). Es muy importante que no te irrites ni te enfades, dependiendo del día tendrás más o menos pensamientos. Actúa como “un observador”, si te enfadas te estas dejando llevar por una emoción y eso sería una distracción.

<<No soy capaz de centrarme en mi respiración>>

Intenta no caer en una autocrítica o una frustración. Aparta estas sensaciones negativas. A medida que vas practicando te será más fácil identificar cuando empiezas a divagar, pero habrá días con mil y una cosas en la mente y no pasa nada por ello. Te das cuenta, respiras y sigues.

<<Siento calor en las manos>>

Aunque no seamos consciente, estamos cambiando nuestra forma habitual de pensar, eso hace que hayan cambios energéticos y que puedas experimentar calores en zonas concretas (lo más habitual son manos, pecho y cabeza).

Hay gente que nota como un destello eléctrico en la zona occipital del cráneo y se extiende hacia todo el cerebro. Estudios han demostrado que cuando se medita se cambian las frecuencias de nuestro cerebro, pudiendo dar como resultados estos reajustes.

Con el paso del tiempo, estos síntomas van disminuyendo y conectas con más facilidad con un estado calmado de la mente, aunque incluso personas que llevan años meditando siguen teniendo días donde la meditación no es agradable. Entonces, ¿Para qué meditar si no es por tener ésa sensación de paz? Los beneficios se experimentan a lo largo del día, al educar tu mente cada día (aunque sea durante unos minutos) estás cambiando tus patrones mentales y sin darte cuenta se aplican en situaciones cotidianas.

Por último me gustaría hacer dos apuntes extras: las meditaciones guiadas suelen ser más ágiles y fáciles al principio, pero a medida que la vas repitiendo llega un punto donde “la voz” puede romperte ésa concentración y distraerte. Por otro lado, las meditación de visualización, sí que pueden llevarte a un estado calmado de paz momentáneo, pero puede desaparecer a medida que vas repitiéndola.

Experimenta, fluye y regálate unos minutos para ti. Con el paso del tiempo te va a aportar una nueva visión en tu día a día, cogerás más perspectivas sobre las cosas que te suceden y puede que incluso te sientas más en paz con tu entorno.

Estefania

No Comments

Your comment...NameE-mail

Leave a reply