Se vende Espiritualidad

Lo hemos dicho muchas veces, pero como nos hemos propuesto hacer de esto nuestra cruzada personal vamos a repetirlo de nuevo: la espiritualidad rápida no existe.

Tal vez os preguntéis a qué viene esto… En realidad lo escribo pensando en vosotr@s. En ayudaros, porque cada día veo más y más como la espiritualidad se convierte en un bien de consumo. Y tenéis que entender que precisamente es todo lo contrario. La espiritualidad no se puede consumir, la espiritualidad es un camino maravilloso, pero largo, que exige dedicación y trabajo arduo por vuestra parte.

No hay ningún libro definitivo que podamos comprar que nos revele la verdad. No hay ningún maestro sagrado que pueda hacernos alcanzar la iluminación. No hay ningún curso que nos vaya a abrir la mente al Universo. Y que conste que lo digo a pesar de que doy cursos de vez en cuando. Esto no va contra la gente que da clases de temática espiritual, va contra la idea que tenemos muchas veces de que en esas clases o cursos nos van a enseñar cosas definitivas.

Si venís a mis cursos de chamanismo o de tarot, no vais a aprender nada que os solucione la vida. Nada. Y es así con todos los cursos. Sólo son una herramienta más que podemos usar, pero luego tiene que haber un gran trabajo por nuestra parte: poner en marcha esos conocimientos, ejercitar nuestra mente, leer, meditar, practicar, repetir una y otra vez, silenciar la mente y abrirse al mundo a pesar de los fracasos y golpes. Y si crees que ya has aprendido la lección… entonces descubres que aún tienes mucho más trabajo por interiorizar y trabajar.

Así que si vais a un curso espiritual y no estáis dispuestos a implicaros personalmente y realizar un trabajo posterior… estáis perdiendo el tiempo. Podéis ahorraros dinero y dedicaros a otra cosa que no vaya a exigir esfuerzo.

¿Suena deprimente? Puede, pero es la verdad chic@s. La espiritualidad más que nada en este mundo es algo que se templa con los años, el trabajo y la experiencia. Y no es fácil, porque en esta sociedad todo está diseñado para alejarnos de lo espiritual: la televisión que nos entretiene para no pensar, el estrés del trabajo, los horarios, la publicidad que nos induce a consumir…

La espiritualidad no se consume, no se vende, ni se compra, porque forma parte de nosotr@s, porque es un estilo de vida, un camino individual, que como mucho, y como yo intento, puedo dejar vislumbrar a los que quieran compartir conmigo parte del camino.

#LaEspiritualidadNoEsUnBienDeConsumo

Isabel.

 

0 comments on “Se vende EspiritualidadAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *