Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Hay varios tipos de gente, los que desde siempre han sentido el mundo espiritual y no dudan en afirmar que hay otra realidad que no vemos; están los ultra racionales, aquellas personas que aseguran que lo único que existe es lo que se puede medir y pesar; y por último hay un tercer grupo de personas que están entre dos tierras, entre lo racional y lo espiritual.

En este tercer grupo de gente me incluyo yo.

Ser de los dos primeros grupos de personas es más o menos fácil, tienes muy claras tus creencias y te mueves en unos argumentos concretos, pero ser del tercer grupo te convierte en una persona rara, rara tanto para tus amigos escépticos como para tus amigos más espirituales.

El problema de esta gente -como yo- que se mueve entre dos tierras surge porque el mundo de lo oculto tiene la manía de ser escurridizo al método científico, no le gustan ni las cámaras de fotos, ni las grabadoras, ni las cámaras de vídeo. Sí que es cierto que hay fenómenos que se han podido registrar tanto en foto como en vídeo o en audio, pero las pruebas son tan débiles que dejan la puerta abierta a muchísimas dudas. Y ahí está el problema, las dudas.

Las dudas no se pueden borrar jamás, por mucho que seamos testigos de un fenómeno insólito, la no repetición del mismo nos dejará la incógnita de si lo que hemos visto ha sido real o fruto de una mala pasada de la percepción. Da igual que lo hayan visto varias personas, nada más que una de esas personas siembre la duda de la “irrealidad” del fenómeno, éste se convertirá en fruto de la imaginación.

Con todas estas dudas y falta de pruebas, ¿cómo se puede compaginar racionalidad con espiritualidad? Con una simple reflexión: la ciencia por mucho que ha avanzado no tiene todas las respuestas y el hombre, por muy inteligente que sea, es limitado y todavía no conoce prácticamente nada de la complejidad del funcionamiento del universo (o de los universos).

Silvia.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *