Hace poco nos escribieron para hacernos una pregunta interesante: ¿Puede cualquier animal ser un Animal de Poder? ¿O bien sólo pueden serlo animales con algunas características concretas? La respuesta puede que os sorprenda un poco…

Para empezar un Animal de Poder no tiene por qué ser siempre un animal. Es un espíritu guía ligado a la naturaleza, y como tal puede ser un animal, pero también una planta o incluso un mineral. Los chamanes entran en contacto con el mundo invisible que nos rodea y contactan con estos espíritus que les proporcionan consejo y ayuda para la comunidad.

Aunque bien es cierto que es poco frecuente que el Animal de Poder de una persona sea una planta o mineral. Lo más habitual es que sean siempre animales salvajes, y nunca animales domésticos o de granja. El motivo que me han dado los propios animales en mis viajes tiene que ver con cómo funciona el mundo espiritual.

Los animales salvajes mantienen una conexión espiritual con la Tierra, son capaces de subsistir por ellos mismos, y de alguna manera eso hace que en el plano espiritual haya un arquetipo que los represente y que es el Animal de Poder que podemos encontrar. En cambio, las especies domésticas y de granjas han perdido esa conexión con la Tierra, han pasado a depender de los humanos y por tanto a nivel espiritual han ligado su camino con el nuestro, así que muchas de ellas a día de hoy carecen de ese arquetipo que les representa en el plano espiritual.

Esto no quiere decir que los animales domésticos no tengan “alma”, “energía”, “espíritu” o como prefiráis llamarlo. Al igual que nosotros, los animales tienen un cuerpo astral, pero no hay que confundir ese “cuerpo energético” con un Animal de Poder, que es algo mucho más complejo y simbólico a nivel espiritual.

Como podéis ver el tema es un poco complejo, y puedo transmitiros sólo lo que a su vez mis Animales me han podido explicar, o más bien lo que he sido capaz de entender de sus enseñanzas. Lo que si es cierto es que a lo largo de todas las clases y talleres que he dado nadie nunca ha descubierto que su Animal de Poder es un gato, perro o cerdito. Siempre son animales salvajes que en la actualidad viven en bosques o en el océano, lo que corrobora hasta el momento lo que me han explicado.

Espero que os haya gustado el post, o al menos que haya satisfecho vuestra curiosidad :)

Un saludo!

Isabel.

Deja un comentario