La comunicación con el mundo espiritual está herida de muerte porque hemos olvidado el valor del respeto y el equilibrio.Vivimos tan embelesados por el mundo material y consumista que hemos olvidados el lenguaje para entablar diálogo con lo trascendente. Somos incapaces de centrarnos, de acallar el interior para que fluya la comunicación, una comunicación con el mundo espiritual que está herida de muerte, solo algunos son capaces de recordar vagamente el vínculo sagrado con la Tierra. Este vínculo está basado en el equilibrio y el respeto, sino existen estos dos conceptos no hay comunicación, se olvida lo sagrado y solo impera el materialismo que es el camino directo hacia el egoísmo y el egocentrismo que, desgraciadamente, son los conceptos que reinan en el tiempo actual.

¿Cuándo se perdió el vínculo con lo trascendente? Es complicado de decir, ya que fue algo gradual, pero ocurrió en el momento en el que el ser humano empezó a coger elementos naturales sin pedir permiso ni dar las gracias por hacer uso de ellos. Ese fue el punto de inflexión, cuando el ser humano se creyó poseedor de la Tierra y de todos sus habitantes y elementos. Ahí fue cuando se rompió el equilibrio. Matar sin dar las gracias al animal que nos iba a alimentar, mercantilizar las vidas animales y no respetarlas, sobre explotar la tierra, contaminar sin control… ¿Realmente somos mínimamente conscientes de los materiales que se han tenido que arrancar a la tierra para disfrutar de todo lo que nos rodea? No estoy diciendo que volvamos al paleolítico, ni que nos volvamos veganos, simplemente quiero transmitir el nefasto camino hacia el que se encamina el ser humano si no recupera el equilibrio con la Tierra.

No podemos delegar las responsabilidades hacia las empresas ni hacia los gobiernos diciendo: «que legislen para que prime la ecología, para que se prohíban los plásticos, para que se haga una legislación mucho más extensa sobre los derechos de los animales para consumo humano», es la responsabilidad de cada uno saber consumir con cabeza, informarnos de lo que realmente estamos comiendo, evitar lo que nos daña, gestionar nuestro tiempo y nuestros recursos económicos, etc. Es cambiar el chip y dar la espalda al bombardeo consumista. Diréis «vaya lata de post, ¿qué tiene esto que ver con lo trascendente?» mucho, vuelvo a repetir que la Tierra es un espíritu en su conjunto y no mantener el equilibrio nos lleva al desastre tanto material (destrucción de nuestra casa) como espiritual.

Reconectar con los trascendente no es tan difícil, pero requiere un esfuerzo que la mayoría de nosotros no estamos dispuestos a hacer.

Un bosque, una cueva, un lugar natural alejado es un vínculo, un puente con lo sagrado, pero debemos hacer un esfuerzo para llegar a esos lugares. Actualmente todo es ruido, estrés y prisas, una tríada incompatible con la búsqueda de la trascendencia, ya que si queremos volver a encontrar el camino hacia lo sagrado tenemos que romper muchos esquemas y hábitos de vida que nos han vendido como vías directas hacia la felicidad.

La contemplación, la meditación, dedicar unas horas a la búsqueda interior; todo esto es un atentado a lo que nos dictan los medios: «no pierdas el tiempo», «haz cosas, cuantas más mejor, sino no habrás sacado provecho a tu día». Sin embargo no podemos estar permanentemente activos, la meditación requiere de concentración y quietud, «quietud» un concepto antagónico al «movimiento» incesante al que nos vemos abocados día a día con la vorágine del trabajo, la casa, la vida social, la vida consumista, Internet…

Cando echemos el freno, cuando volvamos a aprender a ir despacio, cuando nos paremos a contemplar el día a día con la quietud con la que contemplan la vida los abuelos de los pueblos, entonces volveremos a escuchar los susurros con los que la naturaleza se comunica con nosotros, ya que ella es parte de nosotros y nosotros somos parte de ella aunque lo hayamos olvidado.

Silvia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content