Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Me ha aparecido oportuno, en estos días ya de calor veraniego, dedicar la entrada de hoy  a otra de nuestras plantas más mágicas en estas fechas: la verbena.

La verbena officinalis (verbena común, o hierba sagrada) es una hierba perenne nativa del sudeste de Europa. Hierba considerada sagrada para druidas y romanos, se utilizaba en rituales para limpiar y defenderse contra enfermedades demoníacas (seguramente por sus propiedades de estimulante del sistema nervioso que regula los espasmos).

Verbena Officinalis

En el plano medicinal,  es una planta especialmente indicada para tratar estados de ansiedad, taquicardia, insomnio, migrañas, agotamiento físico, agotamiento psíquico… Aunque también ha sido utilizada para tratar el resfriado común, la artritis, la gota… E incluso para evitar menstruaciones dolorosas y reumatismo.

**Atención: las plantas pueden provocar alergias y reacciones adversas. Antes de poner en práctica los consejos aquí escritos consulta con tu médico o bien haz un pequeño testeo sobre la piel para ver si se produce alergia. En especial, la verbena tiene algunas contraindicaciones, en concreto durante el embarazo. Dosis elevadas pueden provocar parálisis del sistema nervioso central, lo que causa la aparición de estupor, vómitos y convulsiones. No recomendamos su ingesta a no ser que sea bajo la supervisión de un profesional acreditado**

A nivel mágico, la verbena es tradicionalmente utilizada en hechizos de protección e inciensos exorcizadores. Otra forma de beneficiarnos de sus propiedades purificadoras y limpiadoras es realizar baños rituales con la planta o su aceite esencial, a parte de eliminar energías negativas de nuestro cuerpo, nos ayudará a dormir más relajadamente y a prevenir malos sueños.

En España se consideraba que era durante la noche de San Juan cuando más poder tenía, tomando por tanto especial relevancia en esos días. Se decía que tenía el poder de obrar milagros, y era muy apreciada para curar todo tipo de dolencias.

Espero que os haya gustado el post, y que os resulte útil.

Un saludo!

Isabel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *