Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En general hemos perdido la capacidad para reconocer las plantas medicinales y aromáticas que hay a nuestro alrededor, pero el tomillo es, junto al romero, una de esas plantas que prácticamente todo el mundo conoce, ya sea por haberla utilizado en cocina para aromatizar caldos y guisados, o en infusión para suavizar el dolor de garganta. Y es que esta planta aromática extendida en todo el Mediterráneo tiene múltiples propiedades culinarias, medicinales y, también, mágicas.

Lo primero de todo, su nombre científico es thymus vulgaris, la palabra latina thymus parece derivar de la palabra griega thym “perfumar” por las evidentes características aromáticas de esta planta y vulgaris por la enorme extensión del tomillo, que lo podemos encontrar en prácticamente todos los rincones de Europa y también en Asia y el Norte de África.

Respecto a sus cualidades medicinales el tomillo tiene propiedades antisépticas, por lo que es una de las plantas más usadas para atenuar y curar las infecciones respiratorias. Para este propósito el remedio “de la abuela” se compone de una infusión de tomillo, miel y limón. Pero además el tomillo también se ha usado como tónico digestivo, como infusión relajante y para regular la menstruación, entre otros usos.

Su olor balsámico es la razón por la que los egipcios usaron esta planta, entre otras muchas, para embalsamar a los difuntos. Los griegos consideraban esta planta sagrada, ya que pensaban que su perfume provenía del mismísimo aliento divino de Zeus, por lo que un prado de esta planta era considerado sagrado. Los griegos quemaban tomillo a modo de incienso delante de los altares de los dioses para potenciar su valor y posiblemente de esta antigua creencia griega derivó la costumbre entre las damas medievales de regalar un ramillete de tomillo a los caballeros o a sus esposos como amuleto para dotarles de valor y suerte durante la batalla.

Antiséptico, amuleto para potenciar el valor e imán para los seres feéricos. Se cree que las hadas se sienten atraídas por esta planta, así que llevar un ramillete de tomillo encima nos puede facilitar la tarea de ver alguno de estos seres cuando salimos al campo. Además también se dice que plantar un tomillo en casa puede atraernos la bendición de estos seres.

Y para acabar otra de las propiedades del tomillo es la de alejar las pesadillas, para ello hemos de colocar una rama debajo de la almohada.

Silvia.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *