Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Este año he decidido dedicar una nueva sección a todo lo que son plantas, hierbas, árboles… y sus propiedades medicinales y mágicas. Y he pensado inaugurar la sección con mi planta favorita: el romero.

Siempre procuro trabajar con plantas fácilmente asequibles, y a ser posible autóctonas de la zona donde vivo. Esto es así por dos motivos: para conectar mejor con las energías del lugar (al haber muchas de esas plantas), y para minimizar el impacto medioambiental. Generalmente no compro las plantas que necesito sino que me desplazo a la montaña y al campo a recogerlas, eso sí, siempre con respeto y sin coger más de lo que realmente necesito.

El romero (Rosmarinus Offi.), es una especie del género rosmarinus de la familia lamiaceae, cuyo hábitat natural es la región mediterránea. Tiene flor durante casi todo el año, aunque se recolectan especialmente en los meses que van de abril a julio.

A nivel medicinal, se utilizan sobre todo las hojas y a veces, las flores. Con el aceite esencial que se extrae de las hojas, se prepara alcohol de romero, que se utiliza para prevenir las úlceras y tratar dolores reumáticos y lumbalgias. En las farmacias se puede comprar ya preparado y utilizar para dar friegas o preparar cataplasmas (aunque al ser llevar alcohol nunca prolongaremos la cataplasma a más de 5 minutos).

Entre algunos de los componentes del aceite esencial de romero se encuentra el alcanfor,  que tonifica la circulación sanguínea, por ello se utiliza en tratamientos contra la calvicie, ya que estimula el crecimiento del cabello. También tiene propiedades antisépticas, lo que convierten al romero en una buena planta cicatrizante, además su aplicación calma el escozor en la piel por irritaciones diversas. A mí me gusta picar brotes frescos de romero con aceite de oliva, hasta formar una especie de pasta que tiene muy buenos resultados para alergias e irritaciones en la piel.

Tened cuidado si compráis aceite esencial de romero. No es recomendable aplicar los aceites esenciales directamente sobre la piel, ni mucho menos ingerirlos tal cual. Estos aceites son muy concentrados y están concebidos para usarse mezclados con otras sustancias.

** Atención: las plantas pueden provocar alergias y reacciones adversas, pueden ser peligrosas. Así que antes de poner en práctica ningún consejo aquí escrito es recomendable consultar con vuestro médico, o bien hacer un breve testeo de la planta sobre la piel (en casos de ungüentos y pomadas).***

A nivel energético el romero al quemarse emite unas poderosas vibraciones purificadoras, por eso es un componente de los smudges e inciensos que fabricamos en Kennari, y es especialmente efectivo para limpiar un espacio antes de realizar en él algún trabajo ritual o meditación. En Kennari preparamos jabón artesanal con aceite esencial de romero para baños rituales de purificación, y sales de baño ritual de romero, que son otra manera de trabajar con las cualidades limpiadoras de la planta y además con las cualidades del elemento agua (purificación también, intuición, despertar a los sentidos, clarividencia…).

Entrando un poco más en el folclore, se dice que cultivar romero atrae a los gnomos y a la buena fortuna. Tradicionalmente se ha colgado en el porche o a la entrada de casa como protección contra ladrones. También se suele llevar la planta en un saquito para conservar la salud. En este sentido, en algunos rituales de curación se rellenaban muñecos con romero para aprovechar sus propiedades curativas. Se ha empleado durante mucho tiempo en inciensos de amor y deseo sexual y es que ya lo dice el refrán:

Quien pasa por romero y no coge de él,

ni entiende de amores, ni sabe querer

Un saludo!

Isabel.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *