Estamos en la parte oscura del año, así que creo que es un buen momento para hablar de nuestra sombra, explicar qué es, y cómo podemos trabajar con ella.

Siempre hay una parte de nosotros que vive en la sombra. Es esa parte que reprimimos, que nos da miedo, que queremos ocultar a los demás y a nosotros mismos. Todos tenemos una sombra, son esos pensamientos oscuros, deprimentes, violentos, sexuales, que nuestra parte racional se esfuerza por silenciar.

Nuestra consciencia a construido un ego, una representación ideal de nosotros mismos, lo que creemos ser, y lo hace para poder mantener el control, o más bien la ilusión de control en nuestras vidas. De esta forma nace la contradicción en nosotros, y nuestro ego y nuestra sombra se convierten en antagonistas, que luchan por imponerse el uno al otro.

Para aquellos que decidimos recorrer el camino de la espiritualidad siempre hay un momento de inflexión, en que debemos enfrentarnos a nuestra sombra. Porque al trabajar energéticamente vamos tomando más consciencia de nosotros mismos, e igualmente de nuestra parte oscura. Nosotros crecemos y ella crece, porque en realidad no somos más que las dos caras de una misma moneda.

Descubrir y trabajar con nuestra sombra puede hacerse de diversas formas. Se puede abordar desde la psicología, la meditación, el deporte, o bien desde la vertiente espiritual y mágica. Todas son igual de válidas si nos hacen reflexionar y nos ayudan a conocernos mejor y sobre todo, nos enseñan el gran secreto: a nuestra sombra hay que quererla, e integrarla con nuestra consciencia para poder ser de verdad un ser completo.

Negar un parte de nosotros mismos es negar parte de lo que somos, me cuesta creer que alguien puede alcanzar la felicidad, la conciencia plena, o el desarrollo personal sino aprende a integrar todas sus facetas. Reprimir y negar nuestra sombra no hace más que alimentarla, y en espiritualidad esa brecha nos lleva al desequilibrio, a la pérdida de nuestro verdadero «yo» y nuestro potencial.

En chamanismo, brujería y magia hay técnicas que nos permiten conocer a nuestra sombra. La practica del viaje chamánico o el vuelo del espíritu nos puede llevar a contactar con esa parte oscura de nosotros. Es un momento duro, pues la sombra sabe cómo quebrarnos, cómo atemorizarnos, pero si nos acercamos a ella con la firme convicción de que debemos ayudarla, de que debemos escucharla y valorar sus palabras, pues es nuestra propia voz, podemos empezar a integrar toda esa parte en nosotr@s.

Nuestro mayor crecimiento espiritual tendrá lugar cuando seamos capaces de integrar nuestra sombra con nuestra conciencia, pues entonces por primera vez seremos un ser completo, y podremos experimentar una paz, una seguridad y una calma que nos harán vivir la vida con plenitud y libertad.

«No sabremos lo que es la libertad, la auténtica libertad del espíritu, hasta que no integremos nuestra sombra y nuestra construcción consciente de nuestro ego»

Así que feliz inicio de la mitad oscura del año, del frío, la muerte, la oscuridad, en resumen… de sombras.

Isabel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content