Hace tiempo que quería escribir sobre este tema: la negación o rechazo de nuestro poder o nuestros dones. Seguramente pensaréis ¡qué tontería! ¿Quién querría rechazar o negar un don? Pues aunque parezca mentira negar nuestra propia identidad es algo más común de lo que pensamos. He conocido a bastantes personas a lo largo de mi vida, cada uno con sus motivos, e incluso yo misma en etapas de mi vida he sentido la necesidad de aparcar lo que sentía e intuía…

Si es tu caso y estás pasando por una fase en la que prefieres negar esa realidad, mi consejo es que no continúes haciéndolo. Por supuesto al final cada caso es muy particular y en última instancia debe ser un@ mism@ el que escoja la opción que necesita, pero no debéis olvidar que negar un don, es negar una parte de nosotr@s mism@s ¿Cómo vamos a ser de verdad felices o estar en paz si negamos una parte nuestra? Para mí la respuesta es clara, como mucho tendremos una felicidad parcial, porque siempre habrá una parte de nosotr@s, en la sombra, que estará reprimida, sufriendo, y que tarde o temprano se acabará manifestando, ya sea mediante dolor en nuestro cuerpo, depresión, estados alterados, y mil cosas más.

Pero, ¿por qué negamos nuestros dones? ¿Qué puede empujar a una persona a rechazar esa parte tan mágica de un@ mism@?

La presión social. Nos educan para creer que sólo es real lo que tenemos delante de las narices. Nos desacreditan o nos llaman enfermos por tener habilidades que la sociedad se empeña en negar… Y claro, al final somos nosotros mismos los que, a pesar de lo que sentimos e intuimos, acabamos negando cualquier suceso extraño que nos ocurra. Y tampoco es de extrañar, porque la sociedad está llena de prejuicios, y muchas veces dan por supuesto que eres una persona ignorante o sin estudios si realizas algunas prácticas como echar las cartas del Tarot, o practicar el Viaje chamánico. También es de esta forma como muchos empáticos psíquicos acaban medicados cuando con apoyo y aceptación podrían acabar controlando su capacidad, por poner un ejemplo. Nuestra sociedad no nos ayuda, nos juzga y nos moldea a golpes para que neguemos parte de nuestra identidad.

La familia. Este caso es similar al anterior, pero creo que psicológicamente peor, porque para uno su familia es algo muy importante y valoramos mucho su opinión, queremos hacerles felices, que estén contentos con nosotros. Y además no podemos cerrarles la puerta como con las amistades o los compañeros, la familia está ahí, te rodea quieras o no hasta que tengas independencia económica como para tener tu propio espacio. Yo me crie escondiendo en mi habitación mis objetos de poder, cosas como athames, o calderos, porque sabía que mi madre sentía terror por estas cosas y quería evitar la discusión. Realizaba mis prácticas a escondidas, temiendo que me descubrieran. Incluso en algunas épocas llegué a negar todo aquello que sentía y en lo que creía. Uno nunca quiere herir los sentimientos de sus seres queridos, pero al final, uno debe entender que tiene que recorrer su propio camino, y que en ocasiones, aunque no queramos acabaremos haciendo daño a las personas que nos rodean. Forma parte del ciclo de la vida, es algo normal y debemos aceptarlo, porque intentar ser perfectos a costa de negar lo que de verdad pensamos o sentimos no nos dejará evolucionar ni ser felices. Con esto tampoco quiero decir que hagamos lo que nos dé la gana sin tener en cuenta a los demás, pero creo que a través del respeto uno puede andar su camino y todos deberían ser capaces de entenderlo.

El miedo a la locura. ¿estaré loco? ¿Será todo esto producto de mi imaginación? ¿Debería contárselo a un profesional? ¿Y si me acaban encerrando o medicando? La duda y el miedo muchas veces nos alejan de los que somos en realidad. Nos consumen. Y a veces nos arrastran a una incesante búsqueda de la verdad, una especie de cruzada donde no hacemos más que buscar pruebas irrefutables de que nos rodean un sinfín de realidades que no vemos. ¿Y sabéis que pasa? Que la búsqueda en muchos casos se convierte en una venda que no nos deja ver, porque el Mundo Invisible, la empatía, la intuición, la videncia, en fin, todas esas cosas etiquetadas como esoterismo, se tienen que sentir, no que racionalizar. Pero claro, se trata de un salto al vacío y nuestra mente no nos deja saltar sin más, porque tiene miedo. El miedo en ocasiones está bien, nos protege, pero hay que tener cuidado porque también nos aleja de nuestra propia esencia, seamos sensatos y evaluemos con mente abierta lo que somos y no neguemos evidencias.

Nuestro ego. No entendáis ego como orgullo en este contexto, sino como esa construcción mental que tenemos de nosotros mismos y de nuestro alrededor. Necesitamos fijar unas barreras para mantener el control de nuestra vida. Y en ocasiones aceptar que somos diferentes implica perder ese control. Porque implica que el “yo” que hemos construido se destruya, y se vuelva a construir. A veces evolucionar significa aceptar que estamos equivocados, o que de hecho no tenemos el control de nada. Vivimos en la ilusión del control, cuando deberíamos aprender a fluir con las circunstancias. Pero no es fácil cambiar nuestra estructura mental, no es fácil aceptar que a veces hay que cambiar, o aceptar que no entendemos las realidades que nos rodean, porque son demasiado vastas.

Al final mi conclusión es que negar lo que somos o lo que creemos sólo nos hará sentirnos más perdidos que si nos enfrentamos al miedo, a la discriminación o al rechazo. Negar una parte de nosotr@s mism@s es convertir una parte de nosotr@s en nuestr@ enemig@, y sinceramente, creo que ya vamos a tener que enfrentarnos a bastantes cosas negativas en la vida como para encima andar alimentando las peores, las nuestras propias.

Espero que estas reflexionen os inspiren y os ayuden.

Un abrazo!

Isabel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content