Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El miedo es una respuesta natural evolutiva que ha permitido sobrevivir a nuestros antepasados en determinadas circunstancias, pero actualmente algunas respuestas de miedo son totalmente innecesarias y lo único que provocan son estados de ansiedad que abren una brecha en nuestra coraza del aura por la que pueden atacar entidades negativas.

Miedo a enfrentarnos a una situación, miedo al futuro, miedo a quedarnos sin trabajo, miedo a conducir solos por una carretera secundaria, miedo a un animal que nunca nos ha hecho nada… Los miedos son infinitos y son irracionales, pero debemos conocerlos y controlarlos, no solo para preservar nuestra salud mental, sino porque estos miedos son la llave a un mundo de criaturas del bajo astral.

En el post sobre «Cómo defenderse de un ataque psíquico” ya os contamos que los altibajos emocionales eran el terreno ideal sobre el que arraigaban dichos ataques, pues algo parecido ocurre con el miedo, pero referido a las entidades negativas.

Dichas entidades negativas, también llamadas parásitos astrales, viven en un plano de baja frecuencia y se “aprovechan” de nuestros estados de ansiedad, miedo y depresión para alimentarse. Son así, igual que un parásito se aprovecha de su huésped y le drena la sangre, estos parásitos astrales se enganchan gracias a nuestros estados de ansiedad y miedo y nos drenan las energías.

¿Qué puede provocar que se nos enganche un parásito astral?

Dependerá de la envergadura de dicho parásito, si es pequeño, puede que solo nos provoque alguna mala noche por culpa de las pesadillas, o que por la mañana nos levantemos con la sensación de no haber descansado nada. Pero si dicho parásito es poderoso o nosotros estamos pasando por una muy mala racha que haga que le resultemos muy útiles para sus propósitos, puede que las pesadillas se incrementen, empecemos a padecer insomnio y suframos una debilidad que haga que nos enfermemos físicamente. Estos casos son muy extremos, pero hay que conocer lo que pueden llegar a hacer estas entidades.

¿Cómo podemos deshacernos de un parásito astral?

Dependerá de la fuerza de la entidad, pero hay que recordar que a mayor equilibrio mental y bienestar emocional, más difícil le será a la entidad mantenerse adherida. Es decir, si sospechamos que se nos ha pegado una de estas entidades, lo que hay que hacer es mantener la calma y aplicar una serie de medidas de choque como:

– Prolongar las meditaciones. Si meditamos, alargar los períodos en los que estamos en este estado, y si nunca hemos meditado, sería un buen momento para empezar a hacerlo.

– Si somos practicantes de chamanismo hacer un viaje y pedir a nuestro animal o guía que nos conduzca a una zona en la que podamos “ver” a esa entidad para enfrentarnos con ella y eliminarla de nuestro lado. De todas maneras es posible que no tengamos que enfrentarnos nosotros a la entidad y los propios animales se encarguen de ella, en todo caso, sería aconsejable preguntarles a los guías o animales cómo proceder.

Importante: todo lo anterior solo lo haremos si somos practicantes de chamanismo con cierta experiencia, si no lo somos, es mejor pedir que nos haga este trabajo alguien en el que confiemos plenamente y sepamos que sabe trabajar estos temas.

Pero antes de llegar a tener que deshacernos de una entidad negativa es mejor conocer qué podemos hacer para evitar que se nos enganchen.

Lo primero y más importante: no tener miedo. Es fácil decirlo, pero si analizamos nuestra vida veremos que algunos de los miedos que tenemos son totalmente innecesarios e irracionales, estos miedos son los que nos van desequilibrando poco a poco y deteriorando la coraza del aura.

Meditar. No es la primera vez que os decimos lo importante que es meditar, ni será la última. Esta práctica, además de calmar nuestra mente, refuerza nuestra aura y en caso de haber sufrido una pequeña grieta, facilitará que se repare mucho antes.

Silvia.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *