The Universe don't aloow you to copy this post

Blog

Meditar con el sonido de cuencos tibetanos

Antes de lanzarse a probar los tambores para hacer un viaje chamánico es imprescindible que sepamos cómo desconectar la mente, es decir, dejarla en blanco.

Para ello hay multitud de técnicas y encontrar una que nos vaya bien será cuestión de ir probando, pero algo que suele dar buenos resultados es el sonido de los cuencos tibetanos.

Si alguien de vuestro entorno los sabe tocar y tiene paciencia para estar más de 15 minutos manteniendo el sonido, os recomiendo que lo hagáis con sonido en directo, ya que la vibración es algo que ningún equipo de música podrá imitar.

Pero si no podéis escuchar los cuencos en directo, podéis probar con esta pista de más de una hora ininterrumpida de cuencos tibetanos. En el vídeo se usan diferentes cuencos que producen sonidos más y menos graves, cosa que va bien para no dormirnos en la meditación.

¿Cómo empezamos? Muy fácil, nos colocamos sentados en un lugar cómodo (nunca tumbados, para no dormirnos), nos ponemos los cascos, damos al play, inspiramos y expiramos 10 veces de forma pausada, manteniendo el aire en los pulmones unos cuatro segundos entre inspiración y expiración. Con este sencillo ejercicio de respiración mandaremos la señal al cerebro para que se relaje y vaya dejando de bombardearnos con imágenes de nuestros problemas presentes, pasados y futuros. Una vez lleguemos a 0 (recomiendo cuenta atrás) respiraremos de manera normal, pero intentando mantener el estado de relajación que hemos conseguido con la cuenta atrás y manteniendo la concentración en el sonido de los cuencos que poco a poco nos irá metiendo en un estado más profundo de meditación.

¿Y si nos dormimos? Si notamos que durante la meditación empezamos a perder la conciencia a causa del sueño, pararemos inmediatamente la meditación, así el cuerpo sabrá que meditación no es sinónimo de siesta.

Silvia.

No Comments

Your comment...NameE-mail

Leave a reply