Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Hoy quiero compartir con vosotros una canción de Loreena McKennit que nunca está entre las más famosas, pero que me parece maravillosa para trabajar con ella, especialmente si necesitamos que nos insuflen fuerza, se trata de “Lullaby”.

Ya os hablé en otro post anterior de esta autora canadiense, lo cierto es que su música es ideal para meditar, practicar yoga, hacer trabajos energéticos… Es muy inspiradora y nostálgica de otros tiempos más mágicos. “Lullaby” forma parte de su primer disco “Elemental”, y fue compuesta en 1983 expresamente para el  Stratford Festival of Canada.

Como su propio nombre indica se trata de una canción de cuna, comienza con relámpagos y el sonido de la lluvia… seguido por una melodía de arpa y la suave voz de Loreena tarareando una melodía sin letra. Hasta aquí se podría decir que todo es muy relajante y tranquilo. Pero esos truenos del inicio se continuarán oyendo de fondo anunciando la tragedia, hasta que la voz del actor Douglas Campbell nos saque de nuestro estupor con un poema de William Blake sobre la guerra, la opresión, lo divino, y el hombre. Ya hace muchos años que la escuché por primera vez, y no deja de ponerse mi piel de gallina cada vez que oigo esas palabras. Se le enciende a una el alma.

El poema de Blake que incorpora Loreena a su canción dice así:

Oh for a voice like thunder, and a tongue to drown the throat of war!

When the senses are shaken, and the soul is driven to madness,

Who can stand?

When the souls of the oppressed fight in the troubled air that rages, who can stand?

When the whirlwind of fury comes from the throne of god, when the frowns of his countenance drive the nations together, who can stand?

When Sin claps his broad wings over the battle, and sails rejoicing in the flood of Death; When souls are torn to everlasting fire, and fiends of Hell rejoice upon the slain.

Oh who can stand? Oh who hath caused this?

Oh who can answer at the throne of God?

The Kings and Nobles of the Land have done it! Hear it not, Heaven, thy Ministers have done it!

Oh por una voz como el trueno, y una lengua para ahogar la garganta de la guerra!

Cuando los sentidos se agitan, y el alma es llevada a la locura,

Quién puede resistir?

Cuando las almas de los oprimidos luchan en el rugido de un aire que anuncia problemas, Quién puede resistir?

Cuando el torbellino de furia viene del trono de Dios, cuando el ceño fruncido de su rostro conduce unidas a las Naciones, quién puede resistir?

Cuando el Pecado extiende sus anchas alas sobre la batalla, y navega regocijándose en el río de la Muerte; Cuando las almas se debaten en el fuego eterno, y los demonios del Infierno se ríen de los muertos.

Oh quién puede resistir? Oh quien ha causado esto?

Oh quien puede responder desde el trono de Dios?

Los Reyes y Nobles de la región lo han hecho! Escuchadlo! No ha sido el cielo, han sido los hombres!

Como veis ya en el siglo XVIII desde la poesía se criticaba el escudarse en lo divino o sagrado para justificar lo que en realidad son decisiones de los hombres: la explotación, la guerra, la violencia, la falta de respeto y derechos… Me ha parecido apropiado hablar de ello en estos tiempos que corren, cuando ya pensaba que el racismo y la discriminación eran cosas del pasado, y me he sorprendido tristemente al ver el resurgimiento de ideas y movimientos que fomentan el odio y la guerra.

A mi me marcó está lección de Loreena/Blake: dejemos de escudarnos en lo divino y aceptemos la responsabilidad de nuestros propias actos, no os parece? Dejemos de echar las culpas a los draconianos (que están tan de moda ahora) o a los políticos, o a quien sea… y aceptemos que la responsabilidad social es de todos. Y demos un pasito para mejorar algo, aunque sea algo pequeño, todo suma.

Espero que os haya gustado la canción, y os animo a que probéis a meditar con ella, y a vibrar con esas palabras de Blake, y lanzar un mensaje al Universo.

Un abrazo!

Isabel.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *