Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El espejo es uno de los objetos más cotidianos que tenemos al alcance de la mano y, sin duda, uno de los más poderosos a nivel mágico. Los usamos cada día para ver nuestro reflejo sin pararnos a pensar que los espejos se han usado desde hace siglos para predecir el futuro, comunicarse con los muertos o para recibir información de los espíritus. Mirar nuestro reflejo de manera consciente, concentrándonos en lo que vemos y con una clara intención de ver más allá, puede devolvernos una imagen que nos haga replantearnos la realidad.

A nivel mágico los espejos son un objeto muy respetado y temido, son un arma y herramienta poderosa capaces de abrir puertas a otros planos de la realidad, o hablando con términos científicos, pueden abrir puertas a nuestro subconsciente y hacer aflorar información perdida en las profundidades de nuestro cerebro.

Relacionados directamente con el elemento agua, los espejos son herramientas que activan nuestra psique, nos ponen en contacto con nuestras propias fuerzas ocultas y con las otras realidades dormidas. Son los portales más directos al Otro Lado, pero hay que saber usarlos y, sobre todo, ser muy conscientes de que no todo el mundo está preparado para asimilar lo que se puede reflejar en un espejo en estado de trance.

Como ya os hemos comentado en otros post, antes de adentrarnos en el estudio de las fuerzas ocultas, hay que zambullirnos primero en el estudio de nosotros mismos, conocernos bien, para así poder afrontar de manera racional la información que nos puedan devolver los espejos, los viajes chamánicos o cualquier otro tipo de comunicación que establezcamos con el otro lado.

Tradiciones y leyendas urbanas nos advierten del peligro de mirar fijamente nuestro reflejo en un espejo a media noche. También nos advierten del peligro de romper uno. El espejo más conocido a nivel popular es el de la madrastra de Blancanieves, un objeto mágico y engañoso que fue el detonante de la locura homicida de su dueña.

El espejo mágico más conocido es el John Dee, consejero del la reina Isabel I de Inglaterra. Este personaje misterioso estudió astrología, alquimia y fue considerado un conocedor de las artes místicas y el ocultismo. Por todo este conocimiento que atesoraba se convirtió en consejero de la reina Isabel I. Dee usaba para sus sesiones de contactismo y predicción del futuro un espejo de obsidiana pulida traído desde México. De dicho espejo se decía que había sido usado por los sacerdotes aztecas en sus rituales de invocación al dios de la noche. John Dee se hizo con este poderoso objeto mágico y lo acompañó en sus múltiples rituales, invocaciones de espíritus y predicciones de futuro, hoy en día se exhibe en el Museo Británico con el título de “Espejo Mágico del señor Dee”.

Espejo Mágico de John Dee. Siglos XIV-XVI d. C, México.

Los espejos negros o espejos de obsidiana son los más apreciados a la hora de usar este objeto con fines mágicos, pero los espejos normales también pueden servirnos a la hora de adentrarnos en el mundo de la magia con espejos.

Volvemos a repetir, cuando trabajamos con energías debemos tomárnoslo muy seriamente y ser conscientes de nuestras limitaciones, por eso no recomendamos este ejercicio a personas sugestionables o sensibles, ya que se pueden llevar un susto considerable.

Dicho esto os voy a exponer un ejercicio que podéis practicar en casa para conocer el poder de los espejos.

Sentaos cómodamente frente a un espejo en una habitación en penumbra, la luz ideal es aquella que os permita ver vuestro reflejo pero que mantenga la oscuridad a vuestro alrededor. Poned una música que os induzca al trance, un canto tibetano o alguna canción espiritual, eso depende de vosotros. Respirad y centraos en la música mientras miráis fijamente el entrecejo de vuestro reflejo en el espejo. Podéis mirar el entrecejo o directamente vuestros ojos, pero la clave es mantener la mirada fija y parpadear lo mínimo posible para no perder la imagen. Poco a poco, y con paciencia, veréis como vuestro reflejo se desdibuja y van apareciendo otras imágenes.

¿Sugestión, juego de luces y sombras, engaños de la mente, reflejo de otra realidad? Cuando hablamos del mundo oculto no hay respuestas definitivas, así que cada uno puede quedarse con la respuesta que mejor se adapte a su experiencia.

Silvia.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *