Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Todos hemos jugado a este juego de pequeños, hemos pasado muchísimas horas tirando los dados, moviendo las fichas de colores y cantando el “de oca a oca y tiro porque me toca”, pero ¿sabíais que detrás de este juego hay una simbología ocultista?

Poco se sabe sobre el origen real del juego de la oca, se especula con que en origen no era un juego, sino un código en el que se ocultaban claves místicas que guardaban los templarios entre uno de sus muchos saberes ocultos. Echando la vista atrás también se dice que su origen podría estar relacionado con el disco cretense de Faistos del 2.000 A. C. Lo que está documentado es que la primera versión del juego de la oca como tal fue el que le regaló Francesco I de Médici al rey Felipe II, pero dicho juego no se ha conservado. El más antiguo que nos ha llegado se fabricó en el siglo XVII en Mallorca y recibe el nombre de Juego de la Oca de Guasp en honor de la imprenta de Gabriel Guasp donde se fabricó. Este juego no tiene exactamente el formato que conocemos actualmente, ya que cuenta con 142 casillas en vez de las 63 actuales o 64 si contamos la casilla 0, sin embargo en la oca de Guasp sí que se ve la forma en espiral, las ocas y las casillas especiales.

Oca de Guasp. Fuente Wikipedia.

Pero no fue hasta finales del siglo XIX cuando el juego se popularizó y ya comenzamos a ver la estructura del juego que nos ha llegado hasta hoy en día con un número de casillas más reducido que la versión de la oca de Guasp.

Juego de la Oca del siglo XIX. Fuente Wikipedia.

Como veis el origen más lejano es incierto, pero si tiramos del hilo templario y la relación de esta orden con el Camino de Santiago algunos investigadores como Juan García Atienza, Louis Charpentier o Fernando Sánchez Dragó han visto similitudes entre las etapas del Camino de Santiago con el juego de la oca. Algunas localidades importantes de la ruta Jacobea tendría sus casillas específicas como Puente la Reina que sería uno de los “puentes” de la oca. O incluso el propio Santiago de Compostela que sería la casilla final del juego, sin olvidar los múltiples topónimos cuyo origen nos lleva directamente a la oca: Montes de Oca, río Oca, Puerto de Oca, etc.

El primer símbolo del que hay que hablar es, lógicamente, el animal que da nombre al juego: la oca.

Las ocas con su escandaloso graznido alertaban de la presencia de intrusos cerca de la casa, por ello ha sido un animal muy apreciado en la antigüedad.

Este animal tiene un trasfondo simbólico muy rico y compartido por unas cuantas culturas. Celtas, egipcios, hindúes y cristianos tienen a esta ave como una ave mágica directamente relacionada con la divinidad, la comunicación entre el Cielo y la Tierra y guía de las almas. Aquí está una de las claves del juego: caer en una oca significa avanzar rápido y correr hasta la casilla final, por ello se sospecha que este juego era y es una especie de símbolo sobre el viaje del alma cuyo guía espiritual sería la oca que nos haría avanzar en nuestro camino espiritual cuando tenemos la suerte de nuestro lado y caemos en una oca.

Ocas, cisnes, patos… Todos estos palmípedos tienen un trasfondo místico que solo podemos recuperar en trozos de leyendas, historias, mitologías y evidencias históricas, un ejemplo de esto último es la pata de la oca, un símbolo ocultista presente en multitud de lugares y que vuelve a hacernos sospechar en la similitud del juego de la oca con el Camino de Santiago, ya que dicho símbolo se encuentra presente en claustros, paredes e, incluso, cruces a lo largo y ancho de la ruta jacobea.

“En el Altai, en el ritual de sacrificio del caballo, el chamán tiene como montura una oca para perseguir el alma del caballo. Entre los celtas, la oca -o el cisne- era un mensajero del otro mundo. Para los bretones era un alimento prohibido. En cualquier lugar y en cualquier mitología a que pertenezca, vemos que la oca es un símbolo que refleja al iniciado, y la antigüedad de este símbolo es muy grande”. Louis Charpentier El Misterio de Compostela.

Sigamos con la simbología. ¿Recordáis cuál es el propósito del juego? ¿Quién gana? Podría pensarse que es el primero que llega a la casilla final, ¿no? Pues no, el verdadero fin del juego ocurre cuando todos y cada uno de los jugadores alcanzan la casilla final, por lo tanto no es un juego de competición, al igual que el Camino de Santiago no es una carrera, ya que lo importante es que todos los peregrinos lleguen al final del camino, sin importar las vicisitudes que han tenido que superar. O ya rizando el rizo, tanto el juego de la oca como el camino de santiago son alegorías a la vida, todos y cada uno de nosotros llegaremos a la casilla final tarde o temprano, lo pasemos peor o mejor durante el juego que es la vida.

Sobre la casilla final, no es la Muerte, sino el Paraíso, representado por una oca gigante en un jardín bucólico. La casilla de la muerte está antes del fin del juego, en la casilla 58 (5 + 8 igual a 13 curiosamente el número 13 corresponde a la carta de la Muerte en el tarot), esta casilla te hace volver al inicio si tenemos la mala pata de caer en ella, ¿una alegoría a la reencarnación cuando no hemos aprendido todo lo que deberíamos en una vida? Sin embargo no caer en la muerte hace que tengamos más fácil llegar a la casilla final.

Podría parecer una simple casualidad la similitud entre la casilla de la muerte del juego de la oca y la carta de la Muerte del tarot, pero no es la única. Si nos fijamos en la carta del Mundo, la última carta que cierra el tarot y la estructura general del juego de la oca vemos una iconografía similar. Un cuadrado con un círculo central que representa el Todo y al que hay que llegar para que el alma alcance su destino final. En la oca en el centro de ese círculo se encuentra el ave que guía al alma y en la carta de El Mundo esa figura central corresponde a un ser humano que ya ha trascendido.

 

El paraíso se alcanza cuando se llega al final del camino, tanto de la oca como del tarot, cuya carta 21 cierra la baraja. Y lo mismo podríamos decir del Loco, la carta número 0 equivalente a la casilla 0 de la oca, donde se reúnen los jugadores antes de empezar el juego, sin saber los derroteros que les esperan durante su camino. Loco, Muerte y Mundo, curiosamente estos tres arcanos mayores podría decirse que son los que más marcan la existencia del ser humano:

  • Loco: el nacimiento, el inicio del camino y la incertidumbre de la vida.
  • Muerte: los momentos trascendentes de la vida que nos obligan a cambiar o fracasar en el viaje del alma.
  • Mundo: la victoria final del viaje del alma, la llegada al paraíso y la unión con el Todo.

Templarios, juegos, Camino de Santiago, tarot, ocas simbólicas, ¿qué significa todo esto? ¿tiene algo que ver o es todo una sucesión de casualidades? Aquí os hemos enseñado solo la punta del iceberg, si os interesa este tema os animo a tirar del hilo, leer los libros a los que hemos hecho referencia, investigar por el Camino de Santiago, tener los ojos y la mente muy abiertos a las señales y puede que se os descifre el verdadero significado de este juego.

Silvia.

 

 

Fuentes:

Louis Charpentier. El enigma del Camino de Santiago.

Fernando Sánchez Dragó. Gárgoris y Habidis.

Temas de Historia: http://mgiribetshistoria.blogspot.com/2013/07/el-juego-de-la-oca.html

Viajes con mi tía: http://www.viajesconmitia.com/el-simbolismo-del-juego-de-la-oca/

 

2 pensiamientos en “La simbología del Juego de la Oca

  • Iker

    ¡Increíble! A partir de ahora prestaré más atención al juego.
    ¡Muchas gracias por el aporte! :D

    Responder
    • Kennari

      Nada es lo que parece a simple vista! ;)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *