“La senda del chamán” de Michael Harner

Parece increíble que tras dos años de vida de Kennari todavía no hubiéramos hablado en la sección de libros del que creo que es el libro de cabecera que todo practicante de chamanismo o interesado en iniciarse debería leer, me refiero a “La Senda del Chamán” del antropólogo Michael Harner.

De este autor ya hemos hablado en bastantes post, citándolo y referenciándolo, ya que es el introductor de la práctica del chamanismo en la cultura moderna. Fue el que estudió el uso del tambor como mediador entre este mundo y el mundo invisible, el vehículo para transportar al practicante de chamanismo al mundo espiritual.

Hace tiempo os hablamos del libro “La Cueva y el Cosmos” también de Michael Harner, este segundo libro es una edición revisada de “La Senda del Chamán”. Si bien los dos son imprescindibles, creo que el que más os va a servir de referencia es “La Senda del Chamán”, ya que explica la teoría del viaje chamánico, además de explicar como el propio Harner fue desarrollando su método chamánico para adaptarlo a la sociedad de hoy en día.

Este libro es bastante ameno, con muchísima información útil para todos aquellos iniciados en el chamanismo que quieran profundizar en el conocimiento de esta práctica. Sin embargo quiero advertir que no es un libro de texto, es decir, no es un libro iniciático para la práctica en solitario. Ya os hablamos aquí de por qué no recomendamos la práctica del chamanismo en solitario y quiero recalcar que “La Senda del Chamán” no es un sustituto de un curso de chamanismo impartido por una persona que sepa como enseñar la práctica del viaje.

Hacen falta muchos años de experiencias chamánicas para llegar a un conocimiento elevado del gran puzle cósmico, e incluso un chamán experimentado no espera completar el puzle durante su vida mortal.

Este párrafo extraído del libro es un buen resumen de lo que implica practicar chamanismo, no es algo que se aprenda en un día ni mucho menos es algo que se aprenda leyendo un libro. Requiere de años de práctica, de asimilación de conocimientos, de paciencia y de constancia, conceptos prácticamente olvidados con la dinámica occidental de prisa y de inmediatez. El chamanismo no es ni rápido ni ofrece resultados inmediatos, es una práctica que, comparándola con algo mundano, podríamos equiparar al ejercicio, hace falta constancia para ver los resultados en el cuerpo, pues con el chamanismo ocurre lo mismo, hace falta constancia para ver los resultados en nuestra mente y espíritu.

Hablando un poco más sobre el contenido del libro, Harner nos explica sus primeras experiencias chamánicas dentro de tribus amazónicas que usan plantas sagradas para entrar en estado alterado de conciencia y va desarrollando el hilo argumental para acabar contando cómo descubrió que el sonido del tambor tenía el mismo efecto en el cerebro que el uso de plantas sagradas.

Harner también desarrolla cómo adaptó a la cultura occidental actual las técnicas chamánicas ancestrales de los diferentes pueblos con los que convivió para que el hombre y mujer de ciudad no tuvieran un choque cultural enorme y pudieran asimilar las técnicas chamánicas a su modo de vida, siendo estas técnicas una ayuda para los problemas cotidianos que tenemos todos nosotros.

En resúmen, libro 100% recomendable, técnico y teórico, con muchísima información útil para ampliar los conocimientos del chamanismo adaptado a la cultura occidental.

Silvia.

0 comments on ““La senda del chamán” de Michael HarnerAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *