Hace tiempo, mientras caminaba por el campo con un amigo, surgió la pregunta: «¿Qué es la realidad?» Esta cuestión apareció cuando le expliqué los viajes chamánicos, la posibilidad de otras realidades y de la subjetividad del mundo en el que vivíamos. Todo ello llevó a mi amigo a preguntarme «¿conoces el cuento del elefante y los ciegos?» yo le respondí que no y que si hacía el favor de contarme el cuento, ya que intuía que dicha historia contendría una lección a tener en cuenta.

Así que paso a relataros el cuento del elefante y los ciegos, un cuento que tiene muchísimas versiones, pero todas ellas llevan a la misma conclusión:

En la ciudad de Jetavana los brahmanes se encontraban discutiendo sobre el contenido de los libros santos y se había generado una discusión que era imposible de resolver. Cada uno de los brahmanes quería llevar razón y para ello ponía por delante la palabra santa. «Esto que sabemos es la ley», «lo que sabemos nosotros está de acuerdo con la doctrina». Dicha discusión fue contemplada por unos monjes que al volver al templo explicaron a Buddha lo que habían presenciado en la ciudad de Jetavana y cómo cada uno de los brahmanes luchaba por llevar la razón, a lo que Buddha procedió a contarles una historia:

Hace mucho tiempo un rey decidió buscar a ciegos de nacimiento y traerlos a palacio para dar una lección a sus sabios. Cuando los ciegos llegaron, el rey mandó que trajeran un elefante y colocaron a cada uno de los ciegos delante de una parte del animal. Unos tocaron la pata, otros la oreja, otros la cola, otros la trompa, el diente, la espalda…

– ¿A qué se parece un elefante?-. Preguntó el rey.

– Un elefante es como un tubo gigante-. Contestó el ciego que había tocado la trompa.

– Un elefante es como una escoba-. Respondió el que había tocado la cola.

– No, no, un elefante es como un enorme abanico-. Dijo el ciego que había tocado la oreja.

– ¿Qué decís? Un elefante es un cuerno de buey-. Aseguró el que había tocado el enorme colmillo.

– Oh gran rey. Un elefante es una enorme pared-. Explicó el ciego que había tocado la enorme espalda del elefante.

el elefante y los monjes

Cuando todos los ciegos habían explicado su concepción del elefante, empezaron a discutir al comprobar que cada uno decía una cosa completamente diferente, fue entonces cuando el rey habló a sus sabios:

– Vosotros sois como estos ciegos, discutís inútilmente y queréis tener la razón cuando solo habéis percibido una mínima parte de la verdad y decís que lo que expone el resto es falso.

Cuando terminó el cuento, Buddha le dijo a sus monjes:

«Solo con otros ojos descubriréis insospechados cielos».

¿Cómo es la realidad? ¿Cómo es el Otro Lado? Cuando creamos estar en posesión de la verdad sobre cualquier tema, recordad este cuento, es una auténtica cura de humildad.

Silvia.

2 pensiamientos en “¿Cómo es la realidad? El cuento del elefante y los ciegos

  • Ana

    ¡Qué bello!! Muchas gracias por compartir todo esto. Todos los días en mi hora de comida en el trabajo leo un post de ustedes. Con cariño desde México ♥

    Responder
    • Kennari

      Hola Ana. Muchísimas gracias a ti por leernos y comentar, nos ha alegrado el día saber que nuestro trabajo llega a la gente, les motiva, les divierte o les hace pensar. Esperamos seguir haciendo post interesantes que os encanten y acerquen las otras realidades a la gente. Muchísimos saludos y energía positiva desde España!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content