Como muchos de vosotros ya sabéis, en la noche de Samhain (Halloween) se inicia la parte oscura del año. Es un periodo que dura hasta la llegada de Imbolc en febrero, cuando tradicionalmente muchos pueblos celtas y escandinavos celebraban la llegada de la primavera. Hoy quiero hablaros un poco más de este periodo oscuro, para que podáis entender un poco mejor lo que representa.

Este periodo oscuro tradicionalmente se ha asociado al regreso del más allá de entidades de todo tipo: espíritus de los difuntos que volvían a ver a sus familiares vivos, entidades de otros planos que venían a castigar a los malvados y recompensar a los buenos (como el Krampus, o la Reina de las nieves). En definitiva era un periodo de justicia, donde cada uno recibía lo que se merecía, ya fuese bueno o malo.

Pero es también ese periodo en el que el velo que separa los mundos se hace más fino, de ahí que todas estas entidades puedan campar a sus anchas por nuestro mundo. Y aquí era donde quería parar: es durante esta parte oscura del año cuando suele haber más manifestaciones de lo paranormal. Si echo atrás mi memoria cada vez que he tenido alguna experiencia con lo invisible (sin pretender buscarla) ha sido en estas fechas.

Pero, ¿de qué tipo de sucesos estamos hablando? Principalmente de pequeñas visitas de entidades, que en muchos casos más parecen simples visitas casuales que travesuras o castigos. Algunas de ellas son:

  • Bolas de luz u orbes: en un par de ocasiones he podido ver pequeñas luces blancas, rojas o anaranjadas cerca de la cama. Simplemente aparecen y se van. Hay algunas teorías que dicen que pueden ser seres de luz que nos visitan, o guías espirituales. Por experiencias personales sólo puedo decir que no son portadoras de malos augurios, ni desprenden energías negativas.
  • Espíritus de familiares fallecidos: ya sea a través de nuestros sueños, o bien porque se mueven algunos objetos como fotos o pertenencias de nuestros difuntos, es en esta época cuando suelen manifestarnos su protección y su amor incondicional (con los familiares fallecidos también podemos tener experiencias en fechas cercanas a su nacimiento o muerte, independientemente del periodo del año en el que estemos).
  • Entidades negativas: también suelen hacer aparición en esta época. Fríos intensos o corrientes heladas cuando está todo cerrado. Nos suelen estremecer e incluso a veces nos hacen enfermar. Se pueden expulsar con amuletos como el Si’kuli, quemando romero o bien haciendo trabajos de protección energética.
  • Visitantes de dormitorio: a diferencia de las anteriores, estas otras entidades podemos llegar a vislumbrarlas o bien se nos pueden presentar durante el sueño. De nuevo siempre que he tenido experiencias de este tipo ha sido durante esta parte oscura del año.

Estos sólo son algunos ejemplos basados en experiencias personales. Desde luego hay tantos tipos de fenómenos y entidades que resultaría casi imposible hacer un listado completo. A partir de febrero la barrera que separa los mundos vuelve a estabilizarse y las apariciones y experiencias extrasensoriales suelen ser menores. Al menos en mi caso y en los de las personas que me han contactado.

Espero que os haya gustado la entrada, un saludo!

Isabel.

Deja un comentario

NUESTRA TIENDA ONLINE ESTÁ EN FASE DE PRUEBAS — NO SE ATENDERÁ NINGÚN PEDIDO POR EL MOMENTO. GRACIAS. Descartar