Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Hace tiempo que no os escribo ninguna entrada sobre música, así que hoy os traigo a una cantante noruega, Mari Boine, que tiene un estilo peculiar y una historia http://www.mariboine.no/bastante inspiradora detrás de su música.

Hace ya algún tiempo escribí una entrada sobre la música saami y en concreto sobre el canto joik. Mari Boine pertenece a esta etnia, así que su música está muy influenciada por el estilo saami, aunque en este caso es una fusión rock-jazz-joik. Como en otras ocasiones descubrí a esta cantante por las sugerencias de Youtube, y en concreto porque me encantó esta canción:

https://www.youtube.com/watch?v=aYevBLUtuLc

En ella habla de los pájaros y del invierno. Cuando la escuché por primera vez no sabía lo que decía, pero la voz de Mari y el ritmo de las cuerdas me cautivaron en seguida. No es una música que pueda utilizarse para practicar el viaje chamánico, pero me parece ideal para meditar, hacer rituales, o simplemente relajarse. Se nota en ella una conexión profunda con la Tierra, y es que Mari se crió rodeada de naturaleza en Noruega.

Pero no penséis por ello en algo idílico, pues Mari sufrió discriminación por parte de los noruegos desde muy pequeña por pertenecer a la etnia saami. Para que os hagáis una idea, el canto de su pueblo estaba prohibido por considerarse obra del diablo. También fueron vistos como una raza inferior al ser lapones y no “noruegos”.Por eso en muchas de sus canciones Mari habla de la discriminación, y revindica los derechos y costumbres de su pueblo.

Es una lástima que una expresión artística sea prohibida por prejuicios religiosos y racismo, así que la lucha de Mari me parece muy admirable, y más por hacerlo a través de la música, por convertir toda esa rabia e impotencia en algo inspirador y bello. Creo que es una lección hermosa de la que podemos aprender mucho, el ser capaces de redirigir nuestras emociones más tristes o agresivas para construir algo positivo con ellas. Seguro que así hacíamos de este mundo un lugar mejor.

¡Espero que esta historia os haya inspirado tanto como a mí!

Un saludo!

Isabel.

 

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *