Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cuando hablamos de herramientas mágicas, sin duda la reina es la vela. Todo el mundo tiene una vela en casa, ya sea como elemento decorativo, para encenderla si se va la luz o para prenderla en los momentos de introspección. Meditación, recordar a un familiar o cambiar algo que no nos gusta, las velas son el elemento mágico por excelencia tanto para los novatos como para aquellos que saben manejar las energías con más destreza.

¿Cuándo usarlas?

En cualquier momento del año, aunque a partir de ahora es la mejor época, ya que a partir del 1 de febrero, festividad de Imbolc (cristianizada con la Candelaria), empezamos a darnos cuenta de que la luz cambia, ya no anochece tan pronto y el día va regalándonos minutos de luz. La primavera se intuye, pese a que todavía los días son muy fríos. Este despertar de la luz y del calor es perfecto para trabajar con velas, cuya magia está asociada, lógicamente, al elemento fuego. Un elemento fuerte, intenso y recomendable cuando necesitamos solucionar un problema cuya causa está clara.

La forma de trabajar con velas depende de la tradición. Por ejemplo se puede trabajar asociando un color al problema que queramos solucionar o a aquello que queramos potenciar; sin embargo nosotras trabajamos uniendo el poder mágico de las plantas al poder de las velas.

¿Qué elementos debe tener una vela?

Cada planta tiene unas propiedades mágicas específicas, trabajando con partes de la planta y con los aceites esenciales puros de dichas plantas conseguimos unos efectos mucho más intensos. Cuanto más natural sea la materia prima, cuanto menos procesado esté, más conservará las propiedades inmateriales y mejor podremos trabajar.

Cera de abeja natural. Hace tiempo ya hablamos de por qué es mejor usar las velas de cera natural, así que hoy me centraré en el aspecto “mágico” de la cera de abeja. La abeja es un insecto asociado directamente al elemento Fuego por su fuerza, por el contacto que tiene con las flores, por la miel que produce -energética y con un sinfín de propiedades- y, evidentemente, por su color amarillo natural que nos remite directamente al poder del Sol. Por ello la cera de abeja natural, sin ningún tipo de elemento más, ya es por sí misma un elemento muy recomendable para nuestros rituales.

Partes de plantas. Hay miles de millones de plantas, pero tradicionalmente solo hay unas decenas que se han usado por sus propiedades mágicas. Podemos complicarnos la vida buscando plantas extrañas o ir a lo práctico y usar aquellas que tengamos más al alcance y que sepamos distinguir. De nada sirve querer hacer un trabajo de desbloqueos si nos bloqueamos porque somos incapaces de encontrar la planta que hemos leído que va bien para dicho trabajo.

Aceites esenciales. Recomendamos potenciar las velas con un aceite esencial específico, ya que despertará el sentido del olfato y será mucho más potente a nivel energético. ¡Ojo! No es lo mismo un aceite esencial que una esencia o fragancia, estas últimas suelen ser sintéticas, mientras que los primeros son los aceites puros de las plantas.

Usos mágicos de las velas

Teniendo en cuenta las propiedades de las plantas podemos trabajar varios aspectos con las velas, aspectos que todos necesitamos en un momento u otro:

  • Sanación: la mezcla de hierbas sanadoras junto junto con la acción del elemento Fuego nos ayudarán a iniciar el proceso para sanar heridas en el plano espiritual. Salvia, romero o menta son plantas adecuadas para trabajar este aspecto.
  • Protección: tradicionalmente la ruda y el romero han sido consideradas plantas profundamente protectoras, por lo tanto combinadas con el elemento Fuego nos ayudarán a disipar las energías negativas que se hayan podido acumular en nuestro hogar.
  • Desbloqueo: roble, clavo y canela son elementos muy energéticos, por lo tanto son perfectos para usarlos en los momentos en los que nos sintamos bloqueados en cualquier aspecto de nuestra vida, ya que las esencias y las propiedades de estas plantas nos ayudarán a reorientar las energías para que vuelvan a fluir equilibradamente y se despierte nuestro poder interior, el cual nos otorgará la confianza necesaria para superar el bloqueo.
  • Purificación: palo santo, tomillo y sándalo, tres elementos ideales para limpiar las energías densas que se van acumulando a diario.

Partiendo de estas cuatro intenciones podemos hacer nuestros trabajos más específicos, por ejemplo, si estamos bloqueados a nivel laboral usaremos una vela de desbloqueo orientada con la intención específica de desbloquear los impedimentos que nos impiden avanzar en nuestra carrera laboral.

¿Cómo usar la vela?

Para que la vela sirva a nuestro propósito la encenderemos sobre un plato o portavelas amplio, ya que la cera de abeja puede desbordar, concentrándonos en nuestra respiración y visualizando como la llama es capaz de arder en todas las realidades, creando un puente entre la realidad Visible y la Invisible. Cuando nos sintamos relajados y con la mente centrada podremos cerrar los ojos mientras la vela quema y nos centraremos en el problema concreto que queremos trabajar con dicha vela. La dejaremos consumirse por completo, sin dejar de visualizar en nuestra mente cómo la vela desbloquea, protege, sana o purifica.

Silvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *