Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Es un poco tarde y estoy algo exhausta, pero quería contaros cómo he celebrado este Imbolc, hoy, 5 de febrero. Tal vez penséis que voy con retraso, pues la fecha de la festividad es en realidad el día 1 de Febrero (o tal vez el 2, que es cuando se celebra la fiesta de la candelaria), pero como siempre las fechas tienen más importancia hoy en día que en los tiempos antiguos. Más importante que el día señalado, es que sea el momento propicio, que nos sintamos con ganas y tengamos un momento para poder centrarnos totalmente en el ritual o celebración que vamos a realizar.

Antes de continuar me gustaría hacer un pequeño apunte, Imbolc se celebra el 5 de febrero en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur esta festividad cae el 1 de agosto (se adaptan las festividades a los ciclos agrícolas de cada hemisferio y sus estaciones).

Imbolc es una festividad que marca el fin del ciclo de oscuridad que se inicia en Halloween, por fin los días son más largos y las ovejas empiezan a dar a luz, trayendo de nuevo la vida a los campos. Es pues una fiesta asociada al sol y al fuego, y por ello es tradición en algunas regiones encender fogatas fuera de las casas para simbolizar el retorno del sol. Es también una festividad ligada a la diosa celta Brigid o Brígida, deidad solar que bendice con su luz el hogar y las nuevas vidas que empiezan a llegar. Y otra de las formas de celebrar este día es haciendo una limpieza de la casa, pero no estamos hablando de limpiar quitando polvo y suciedad, sino de revisar y deshacernos de todas las cosas inútiles que hemos acumulado durante el año.

Así que este año mi pareja y yo nos hemos puesto manos a la obra y hemos revisado armarios, cajones, estanterías, ropa… ¡Y parece increíble pero nos hemos deshecho de media casa como podéis ver en la foto inferior!

Parece mentira la cantidad de cosas que llegamos a acumular… y que nunca usamos, o que solamente utilizamos un par de veces justo después de comprarlas. Pero entremos más en la parte ritual… Puede parecer algo banal, celebrar una festividad pagana limpiando, pero en realidad estamos ante un acto de magia simpática: al liberar nuestro hogar de cosas inútiles dejamos espacio para que entren cosas nuevas, así que este acto simboliza el dejar de cargar lastres emocionales y espirituales para renovarse y dejar que lleguen cosas nuevas, positivas.

Nuestra casa es un espacio importante, de alguna manera es un reflejo de nosotros mismos y un hogar lleno de trastos, o cosas a medias puede acabar generando malas energías y hacer que nos cueste más salir del estancamiento personal y profesional. En cambio renovar la casa,  ordenarla, darle otro enfoque, nos puede ayudar mentalmente a romper patrones y a hacer que a nivel inconsciente se muevan las cosas.

Y no sólo estamos hablando de deshacernos de las cosas, también de compartir y ayudar a los demás. La ropa es algo que siempre regalo a mis amigas o bien dono a entidades de caridad para que otras personas puedan aprovecharla. Y lo mismo pasa con otras tantas cosas como libros, videojuegos, muebles…  El acto de regalar hace felices a otras personas, y me parece el ritual más bello que puede hacerse, y más hoy en día que parece que sólo mueve a la sociedad la avaricia y el ansia de dinero.

Si me permitís el consejo, para mi la magia más poderosa está en las pequeñas cosas, las que forman parte de nuestro día a día y parecen normales ante el ojo no iniciado. Por eso me gusta tanto hacer cada año la limpieza de Imbolc, es un día duro pero al llegar la noche me siento más ligera de cargas molestas, y más optimista con el futuro que se avecina. Puede que sea algo psicológico, pero no olvidéis que la psicología también es un arma poderosa que podemos utilizar, no hay que limitarse en creer sólo en la ciencia o en la magia, podemos integrar todas las cosas que nos rodean si va a suponer para nosotros un desarrollo personal.

Espero que os haya gustado el post, y que os animéis a hacer una limpieza de Imbolc, aunque sea con dos semanas de retraso, recordad, ¡lo importante no es la fecha, es la intención!

Un abrazo!

Isabel.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *