Blog

Inauguramos la primavera, ¿qué ritual hacemos?

El día 20 de marzo a las 22:58 entraremos en la primavera astronómica y a nivel mágico celebraremos Ostara, una festividad que marca el inicio del fin del invierno o por lo menos eso es lo que se celebraba en la antigüedad, hoy en día celebrar esto ha quedado desfasado no solo por vivir en una sociedad no agrícola (la mayor parte de la población no trabajamos el campo) sino por el cambio climático.

Este año para mi Ostara tiene un sabor agridulce, ya que marca el inicio de algo que lleva meses empezado, una primavera adelantada que le ha robado meses al invierno, lo que significa mucho a muchos niveles. A nivel meteorológico implica que ni ha hecho frío ni ha nevado, por lo tanto el campo ha quedado como en una especie de limbo entre el otoño y la primavera; y a nivel energético implica que vivimos en un falso mundo ideal, en el que no hay un ciclo de introspección, ya que las temperaturas suaves y el calor adelantado nos crean un espejismo de seguridad, pero este “buen tiempo” de prestado lo vamos a pagar en un futuro no muy lejano y cuanto más tarde nos demos cuenta de esto, más dura va a ser la caída.

Espero no ser la única que se haya dado cuenta de esta ausencia de invierno y espero no ser la única que vea que esto es muy grave, de hecho hace apenas una semana, el 15 de marzo, vivimos una serie de movilizaciones globales por el clima impulsadas por la adolescente sueca Greta Thunberg que encabeza una corriente que es todo un soplo de esperanza.

Toda esta introducción es para pediros que esta festividad de Ostara os unáis a una meditación conjunta por el clima. En Kennari es la primera vez que hacemos un llamamiento de este tipo y suena raro, lo sé, es algo así como las danzas de la lluvia de las tribus norteamericanas, pero en estos tiempos que corren es necesario hacer algo para cambiar la dinámica, y ese algo puede ser tan sencillo como una meditación conjunta llamando a la normalización del clima. Hoy día 20 entramos en la primavera en el hemisferio norte, sé que hay muchos seguidores de otras partes del globo, pero también pueden unirse, ya que la desestabilización del clima es global y si no hacemos nada cada vez irá a peor. Puede sonar muy inocente el querer cambiar el clima con una meditación conjunta, y lo es si no acompañamos dicha meditación con acciones concretas en nuestro día a día, pero por algo se empieza. Todos los que tenemos inquietudes espirituales en mayor o menor grado estamos preocupados por nuestro entorno, y dicho entorno cada vez está sufriendo más las consecuencias de nuestros actos cotidianos, por ello os pedimos que en Ostara hagáis este pequeño acto energético, mental o espiritual, llamadlo como queráis, daño no va hacer y puede que las energías que se muevan marquen la diferencia.

¿Qué os pedimos que hagáis? Algo tan sencillo como que entre hoy día 20 y el día 23 dediquéis cinco minutos a meditar, pero dicha meditación la dediquéis a centrar vuestra atención a que en estos tres meses de primavera que empezamos sea realmente una primavera, con sus días de lluvias, sus días de calor y de frío, que no sea una primavera disfrazada de verano.

Silvia

No Comments

Your comment...NameE-mail

Leave a reply