Muchos de vosotros me preguntáis acerca del chamanismo ¿qué son exactamente los guías? ¿Cómo hablas con ellos? Las respuestas que puedo dar son muy subjetivas, imagino que según las prácticas o las creencias de cada uno las réplicas pueden ser diferentes. En mi caso los guías son seres, entidades, o como prefiráis llamarlos, que habitan en otras realidades diferentes de la nuestra, pero que interactúan entre sí. Para buscar el consejo de los guías recurro a la práctica del viaje chamánico, que consiste en entrar en un estado alterado de conciencia gracias al ritmo del tambor. Estamos hablando pues de un viaje “mental” o “espiritual” en el que una parte de nosotros abandona nuestro cuerpo para explorar otros Mundos.

En estas nuevas dimensiones uno puede encontrar muchos tipos diferentes de inteligencias con las que se puede hablar e interactuar, o al menos intentarlo. Pero para no perderse en tan vastos territorios, lo mejor es comenzar conociendo a nuestro animal de poder o nuestro guía del mundo superior. Ellos nos ayudarán en nuestros viajes, compartirán sus conocimientos con nosotros y nos darán respuestas. Para  encontrarlos por primera vez hay que hacer un viaje iniciático, o de presentación, con ello no quiero decir que haya que iniciarse en ninguna creencia o religión, utilizo el término simplemente para expresar que es una primera vez, una especie de “puesta en sociedad”, porque lo que va a marcar realmente el éxito de nuestra conexión con los guías es la continuidad que le demos a nuestros viajes.

Chamanismo

En realidad tratar con los animales de poder y maestros no difiere mucho de lo que son las relaciones interpersonales: si mantenemos el contacto el vínculo será más estable y más fuerte, si nos distanciamos o no dedicamos tiempo, si no cuidamos ese nexo, al final será pobre y acabará no aportándonos nada. Es cómo tener un buen amigo al que sólo puedes contactar llamando tú por teléfono. Y aún así eso no es del todo cierto, ya que de alguna manera a veces son ellos los que encuentran formas de hacerte llegar sus mensajes.

Llegados a este punto seguramente os preguntéis, ¿pero y qué me puede aportar mantener esa conexión con los guías? Pues muy simple: conocimiento. Conocimiento sobre nosotros mismos, sobre el mundo que nos rodea, sobre lo que está por venir, sobre lo que no entendemos, sobre la vida y la muerte, sobre lo que no podemos ver y sobre lo que ni siquiera somos capaces de imaginar. Es tomar conciencia de lo pequeños que somos, y de las infinitas posibilidades que hay en el Universo. Puede sonar algo tópico, pero os aseguro que uno se siente así, la metáfora más acertada que se me ocurre es como si sólo conociéramos el país en el que vivimos, y de repente nos enterásemos de que hay muchos otros países en el mundo y cada cual con su particular cultura.

Es un cambio de mentalidad enorme. Y es un cambio al que no hay que tener miedo. Mucha gente me expresa su miedo hacia la práctica del chamanismo. Creen que los espíritus les pueden perseguir y de alguna manera poner en peligro, sin duda influenciados por las historias y leyendas urbanas. Sinceramente, corre uno más riesgos en su día a día que durante un viaje chamánico. Viajamos a un espacio seguro, donde guías y animales interactúan con nosotros buscando nuestro crecimiento personal, es un lugar donde no hay cabida al peligro, aunque sí que podemos tener alguna experiencia que nos atemorice, pero será más bien porque nos quieran hacer entender algo a través de esa experiencia, y en cualquier caso ello nunca supondría un peligro real.

También hay gente que teme el cambio porque les aterra entrar en un mundo desonocido, y sobre todo porque piensan que ello les puede hacer perder la cordura. Temen la locura, algo muy natural e inteligente. En ese aspecto pienso que un loco seguirá siendo un loco practique o no chamanismo, y un cuerdo seguirá siendo un cuerdo practique o no chamanismo. Nuestros animales y guías saben hasta que punto puede nuestro cerebro asimilar la información que nos dan, y en función de ello van compartiendo sus conocimientos. Les gusta ir allanado el camino poco a poco porque sin duda hay mucho que aprender, y saben que necesitamos ir a nuestro propio ritmo. A mi sinceramente el chamanismo es un mundo que me fascina, porque no puedo evitar desear aprender cada vez más y más cosas. ¿Y a vosotros? ¿Qué os provoca la idea de tener acceso a tanto conocimiento? ¿Miedo o curiosidad?

Isabel.

4 pensiamientos en “Guías y animales de poder en chamanismo

  • Nancy

    Buenas tardes. Mi animal guía hace un tiempo dejo de ser guía y pasó a ser un animal de poder. Tengo un nuevo animal guía. Cambiar de guía es normal en el camino que se transita?. Gracias

    Responder
    • Kennari

      Hola Nancy, lo que comentas es normal. Los animales espirituales nos ayudan y en ocasiones cuando nosotros evolucionamos, pueden aparecer nuevos y despedirse otros. Cada uno de ellos tiene una lección que enseñarnos por eso a veces sucede el cambio. Aunque lo habitual es que siempre sea el mismo animal el que nos acompañe en el camino. Un saludo!

      Responder
  • Ignacio

    Mucha Curiosidad :O
    Y no saber por donde comenzar :O

    Responder
    • Kennari

      Empieza por lo que te llame más la atención! Total en esta vida no vas a acabar de aprender nunca… XD

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content