Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Blog

El Kybalión y las 7 Leyes Universales

Hoy os queremos hablar del Kybalión, puede que no hayáis oído hablar de este libro, pero sus 7 leyes universales seguro que os suenan.

Antes de desgranar cada una de los 7 principios os pondremos en antecedentes, el Kybalión es un libro anónimo atribuido a “Los Tres Iniciados” y puesto en circulación en 1908, pero este fue el año en el que se pusieron por escrito y se dieron a conocer al común de los mortales, sin embargo los principios del Kybalión supuestamente se remontan a Egipto y se atribuyen a nada menos que a Hermes Trimegisto, el iniciado por excelencia del cual deriva la doctrina hermética y, de rebote, las sociedades secretas.

Estos 7 principios del Kybalión son algo así como leyes inmutables del universo, como las leyes físicas conocidas que se cumplen aunque no las comprendamos. Son leyes a las que estamos sujetos queramos o no, las comprendamos o no, creamos en lo trascendental o no.

Aquí van los principios, pero lo primero de todo decir que según el Kybalión estos principios no solo operan en el plano físico, sino también en el mental y el espiritual.

1. Principio del Mentalismo: «El Todo es mente, el Universo es mental».

¿Y si el universo fuera un gran cerebro cuyas neuronas fueran las galaxias? ¿Y si la realidad fuera la creación de una mente a nivel cósmico capaz de imaginarlo Todo al igual que nosotros somos capaces de ser protagonistas y creadores de nuestros sueños? Según este principio todo es mente, toda la creación, el universo físico, las galaxias, los planetas, toda la creación es algo así como un pensamiento del Todo universal, por lo tanto comprender este primer punto sería el primer paso para conectar con la esencia misma de la creación, y entender que el “todo está conectado” adquiere una dimensión tangible ya que todo es parte del Todo (esta palabra neutra tiene decenas de nombres como por ejemplo Mente Universal o Dios).

2. Principio de Correspondencia: «Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba».

La manera más “sencilla” de comprender este principio es ver cómo nuestras acciones afectan al entorno. A nivel individual cada acción que realizamos tienen un impacto en el medio ambiente, del mismo modo que impacta en nuestra salud corporal cada decisión de hábitos saludables o nocivos que tomamos. Nuestro cuerpo es un organismo delicado y perfectamente equilibrado al cual afectan las decisiones que tomamos, al igual que la Tierra es un organismo delicado y perfectamente equilibrado al cual afectan las decisiones que tomamos.

Este principio es visible en los patrones fractales del universo, patrones que se repiten desde la galaxia más gigantesca hasta el átomo más minúsculo y que nos dan pistas del concepto “geometría sagrada” una geometría que nos habla directamente de este princpio y de la armonia que impera en toda la creación, desde el átomo hasta la galaxia o el cosmos entero.

Según el princpio de correspondencia esto no solo es así a nivel físico, sino que también es así a nivel mental y espiritual. Por lo tanto cualquier decisión que tomemos produce un eco que afecta a todos los niveles de la Realidad.

3. Principio de Vibración: «Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra».

Este principio está sobradamente demostrado por la ciencia, nada está inmóvil, desde los planetas a las galaxias, todo está en constante movimiento, incluso los átomos más minúsculos vibran. Todo está en perpetuo movimiento, las estaciones, los animales, la descomposición de la materia orgánica, nuestros pensamientos… Y todo tiene una vibración, tanto a nivel físico, como mental o espiritual, de nuevo todo se replica en su correspondiente nivel y nos permite entender el concepto “esotérico” de la vibración de las energías sutiles e invisibles. Cada plano tiene su vibración que repercute en los planos inferiores y podemos llegar a captarlos si estamos en sintonía con dichas vibraciones.

4. Principio de Polaridad: «Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse».

Este principio nos está diciendo que todo en el universo es doble, todo tiene su opuesto, pero dichos opuestos son en realidad lo mismo, pero en diferente grado. A nivel físico se ve claramente con algo tan sencillo como el opuesto frío-calor que son temperaturas a diferente grado. Lo mismo ocurre con la eterna dicotomía de Bien y Mal o Vida y Muerte, si entendemos este principio no nos costará entender que la Vida y la Muerte son principios relativos y que el uno no puede vivir sin el otro ya que forman parte de lo mismo, con diferente grado.

5. Principio del Ritmo: «Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación».

Solo hay que pararse un momento a observar la Naturaleza para ver en todo su esplendor este principio, todo tiene su fluir, desde el baile del día y la noche, las sucesión de las estaciones y el viaje de nuestra galaxia por el cosmos. Todo está en perpetuo movimiento, todo tiene su ritmo, su baile, conocer esta ley nos permite poder anticiparnos al movimiento para poder compensarlo, al igual que compensamos el movimiento cuando tomamos una curva muy cerrada. A niveles cósmicos poco podemos hacer para compensar estos movimientos, pero ya hemos dicho que todos estos principios también operan a nivel físico y espiritual y en estos niveles sí que tenemos capacidad de maniobra, por ejemplo podemos trabajar para no dejarnos arrastrar por el fluir de nuestras emociones.

6. Principio de la Causa y Efecto. «Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley».

Según este principio del Kybalión las casualidades no existen, todo funciona de acuerdo al principio de causa – efecto. A determinados niveles somos capaces de ver y comprender el funcionamiento de esta ley, por ejemplo lanzamos una piedra y su efecto es que rompemos una ventana. Sin embargo el alcance cósmico y trascendental hace que nos sea muy complicado llegar a comprender cómo puede funcionar esta ley a niveles superiores.

7. Principio de Generación. «El género existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos».

La creación no puede existir sin la unión de estos dos principios. A nivel físico se ve claramente en la reproducción de la vida, pero este principio -como todos los demás- opera también en los planos mental y espiritual, por lo que en estos planos la generación también depende de la unión de estos dos principios. La esencia femenina y masculina se encuentra en todo ser viviente, ya que son dos caras de la misma moneda, recordad el principio de polaridad, todo es doble, los opuestos son idénticos en naturaleza, solo se diferencian en su grado.

Conocer estas 7 leyes universales que nos expone el Kybalión es el primer paso para entender muchos de los fenómenos tanto físicos como mentales y espirituales a los que nos enfrentamos a lo largo de la vida, así que si os ha interesado el post podéis ahondar en este libro que se encuentra al alcance de todo el mundo, en épocas pasadas este tipo de información estaba reservada solo a los iniciados.

Silvia

No Comments

Your comment...NameE-mail

Leave a reply