Este post ha surgido a raíz de una conversación con una amiga, en la que intercambiábamos opiniones sobre los efectos secundarios que podemos sentir a veces, después de trabajar energéticamente. Para empezar voy a tratar de explicar que es un trabajo energético, o al menos que representa para mi.

Como el nombre indica se trata de trabajar canalizando energía, y seguramente al leer estas palabras os vengan a la mente: reiki, sanación chamánica, magia… Para mi es mucho más que eso. Para mi es cualquier acción que realicemos en un estado de conciencia alterado, cuando de alguna manera somos el puente entre lo visible y lo invisible. Atendiendo a esta definición podríamos decir que también se trabajaría energéticamente al echar el tarot, las runas, al hacer un ritual, al darnos un baño purificador, al rezar…

¿Y por qué en ocasiones después de estas acciones nos encontramos con dolores de cabeza o algún tipo de malestar? Bueno, para mi hay dos causas posibles.

En primer lugar que no se haya trabajado correctamente, y hayamos realizado un “trabajo vacío”. ¿Qué quiero decir con este término? Pues que no hayamos sido capaces de canalizar la energía, y que en realidad hayamos cedido la nuestra propia. En este caso habría fallado nuestro rol de puente o link entre un plano y otro, y ello conllevaría una sensación de cansancio general, dolor de cabeza, decaimiento… Necesitaríamos descansar o dormir para recuperarnos. Cabe destacar que esta forma de trabajar no es saludable, debemos aprender a canalizar energía de un plano a otro, no a vaciar la nuestra propia, con los efectos nocivos que ello comporta a nuestro cuerpo y nuestra mente. El término de “trabajo vacío” hace referencia a que nosotros mismos somos somos los que nos hemos “vacíado”, pero esto no quiere decir que el trabajo salga mal. Es decir, si estáis intentado enviar energía positiva a alguien seguramente lo habréis conseguido, aunque no será tan potente como en el caso de las canalizaciones, y a cambio estaréis de “bajón”.

El segundo motivo por el que se pueden tener dolores de cabeza es por una sobre carga energética. Si trabajamos correctamente y entramos en un estado alterado de conciencia estaremos haciendo de puente, eso significa que no nos cansaremos, sino más bien todo lo contrario: nos recargaremos con la energía que estamos canalizando y nos activaremos, estaremos frescos y despejados, podemos experimentar calor (mucho calor!) y una subida emocional. El problema es que a veces una vez terminamos el remanente energético que se nos queda es más alto de lo que necesitamos y nuestro cuerpo tiene que expulsarlo. Lo más común es a través del tercer ojo (o chakra ajna) o el chakra corona (o chakra sajasra-ara), y por tanto podemos sentir dolor en esas zonas.

Bien, llegados a este punto me veo obligada a puntualizar: cuidado que las sobrecargas no vienen sólo cuando nosotros trabajamos, sino que se pueden dar también cuando nos aplican a nosotros algún tratamiento energético. A mi me pasó con un amigo que me hizo una sesión de reiki. Él creía que al ser energía “positiva” no podía sobrecargar nunca, pero tras hablar con su mentor se dió cuenta de que efectivamente estas situaciones a veces ocurren. Para entendernos es como tomar el sol: si estamos un ratito, notaremos su calor y nos broncearemos un poco, pero si estamos demasiado expuestos podemos acabar quemados.

¿Cómo gestionamos estas situaciones de exceso de energía acumulada? Os propongo varias soluciones que me han dado buenos resultados. La más básica es poner las manos en el suelo para que el exceso se canalice hacia la tierra. Si veis que no os funciona probad de pegar la frente al suelo y quedaros así unos minutos. Esta suele ser mi opción favorita y la que más rápido me alivia. Otra posibilidad, es que cojáis un objeto de poder (un cuarzo, un athame, una varita, un tarot, una piedra bruja… lo que prefiráis) y os concentréis en canalizar ese exceso energético hacia el objeto. Esto no suele ser tan inmediato como poner la frente en el suelo, en esta ocasión vais a tardar más en notar cómo se va disipando el dolor, pero si tenéis paciencia y sois capaces de redirigir esa energía el resultado es que tendréis un objeto bien cargado. También hay quien se da un baño en el mar para descargarse, aunque en mi caso no he tenido aún la oportunidad de probarlo.

Espero que el post haya servido para aclararos un poco más los motivos por los que a veces podemos sentirnos mal o agotados después de trabajar energéticamente, y que los remedios que os propongo para liberaros de los excesos energéticos os sean provechosos. Como siempre, si tenéis alguna duda podéis hacérnosla llegar que intentaremos dar respuesta!

Isabel.

4 pensiamientos en “Efectos secundarios de trabajar energéticamente

  • Blanca

    Podrías comentar como prepararte antes de una sesión de trabajo energético, con el fin de protegerte.
    Muchas vracias

    Responder
    • Kennari

      Hola Blanca,

      Me parece una idea excelente :) Voy a preparar un post sobre ello, gracias por la sugerencia!

      Responder
  • Rix

    Hola Isabel
    Y como sabrias si fue una sobrecarga o un trabajo vacio?
    Bendiciones
    Rix

    Responder
    • Kennari

      Hola Rix! Pues mira, en mi caso, cuando aún no hacía las cosas muy bien sufrí ambas cosas, y las sensaciones al menos para mi son ligeramente diferentes. Cuando se hace un trabajo vacío la sensación general es agotamiento, cansancio… También puede doler la cabeza, o tener malestar, pero siempre persiste una sensación de agotamiento, de querer descansar o desconectar. Las sobrecargas son diferentes, no provocan esa sensación de agotamiento, es simplemente una presión fuerte y constante en la cabeza que produce mucho dolor. Si alguna vez has tenido dolor de cabeza por culpa de la tensión de los músculos de la zona cervical es muy parecido. Y el dolor es más intenso que cuando realizas un trabajo vacío, más punzante. Al final uno tiene que ir fijándose en los pequeños matices y sensaciones del cuerpo para entender las cosas, y es que nuestro cuerpo nos habla más de lo que pensamos!

      Espero haberte ayudado con la respuesta, al final como todo en la vida es práctica y tiempo, y uno acaba notando las diferencias. Gracias por comentar!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content