Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Blog

El cuento de Frau Holle, Madre Nieve

Estas fechas son propicias para recuperar una leyenda alemana puesta en papel por los hermanos Grimm: Madre Nieve o Frau Holle.

Cierta viuda tenía dos hijas, una de ellas hermosa y diligente; la otra, fea y perezosa. Sin embargo, quería mucho más a esta segunda, porque era verdadera hija suya, y cargaba a la otra todas las faenas del hogar, haciendo de ella la cenicienta de la casa. La pobre muchacha tenía que sentarse todos los días junto a un pozo, al borde de la carretera, y estarse hilando hasta que le sangraban los dedos. Tan manchado de sangre se le puso un día el huso, que la muchacha quiso lavarlo en el pozo, y he aquí que se le escapó de la mano y le cayó al fondo. Llorando, se fue a contar lo ocurrido a su madrastra, y ésta, que era muy dura de corazón, la riñó ásperamente y le dijo:

«¡Puesto que has dejado caer el huso al pozo, irás a sacarlo!».

Volvió la muchacha al pozo, sin saber qué hacer, y, en su angustia, se arrojó al agua en busca del huso. Perdió el sentido, y al despertarse y volver en sí, encontrose en un bellísimo prado bañado de sol y cubierto de millares de florecillas. Caminando por él, llegó a un horno lleno de pan, el cual le gritó:

«¡Sácame de aquí! ¡Sácame de aquí, que me quemo! Ya estoy bastante cocido.»

Ella se acercó, y, con la pala, fue sacando las hogazas. Prosiguiendo su camino, vio un manzano cargado de manzanas, que le gritó, a su vez:

«¡Sacúdeme, sacúdeme! Todas las manzanas estamos ya maduras.»

Sacudiendo ella el árbol, comenzó a caer una lluvia de manzanas, hasta no quedar ninguna, y después que las hubo reunido en un montón, siguió adelante. Finalmente, llegó a una casita, a una de cuyas ventanas estaba asomada una vieja; pero como tenía los dientes muy grandes, la niña echó a correr, asustada. La vieja la llamó:

«¿De qué tienes miedo, hijita? Quédate conmigo. Si quieres cuidar de mi casa, lo pasarás muy bien. Sólo tienes que poner cuidado en sacudir bien mi cama para que vuelen las plumas, pues entonces nieva en la Tierra. Yo soy la Madre Nieve.»

Al oír a la vieja hablarle en tono tan cariñoso, la muchacha cobró ánimos, y, aceptando el ofrecimiento, entró a su servicio. Hacía todas las cosas a plena satisfacción de su ama, sacudiéndole vigorosamente la cama, de modo que las plumas volaban cual copos de nieve. En recompensa, disfrutaba de buena vida, no tenía que escuchar ni una palabra dura, y todos los días comía cocido y asado. Cuando ya llevaba una temporada en casa de Madre Nieve, le entró una extraña tristeza, que ni ella misma sabía explicarse, hasta que, al fin, se dio cuenta de que era nostalgia de su tierra. Aunque estuviera allí mil veces mejor que en su casa, añoraba a los suyos, y, así, un día dijo a su ama:

«Siento nostalgia de casa, y aunque estoy muy bien aquí, no me siento con fuerzas para continuar; tengo que volverme a los míos.»

Respondió Madre Nieve:

«Me place que sientas deseos de regresar a tu casa, y, puesto que me has servido tan fielmente, yo misma te acompañaré.»

Y, tomándola de la mano, la condujo hasta un gran portal. El portal estaba abierto, y, en el momento de traspasarlo la muchacha, le cayó encima una copiosísima lluvia de oro; y el oro se le quedó adherido a los vestidos, por lo que todo su cuerpo estaba cubierto del precioso metal.

«Esto es para ti, en premio de la diligencia con que me has servido,».

Le dijo Madre Nieve, al tiempo que le devolvía el huso que le había caído al pozo. Entonces el portal se cerró y la doncella se encontró de nuevo en el mundo, no lejos de la casa de su madre. Y cuando llegó al patio, el gallo, que estaba encaramado en el pretil del pozo, gritó:

“Quiquiriquí, nuestra doncella de oro vuelve a estar aquí”.

Entró la muchacha, y tanto su madrastra como la hija de ésta la recibieron muy bien al ver que venía cubierta de oro.

La muchacha les contó todo lo que le había ocurrido, y al enterarse la madrastra de cómo había adquirido tanta riqueza, quiso procurar la misma fortuna a su hija, la fea y perezosa. La mandó, pues, a hilar junto al pozo, y para que el huso se manchase de sangre, la hizo que se pinchase en un dedo y pusiera la mano en un espino. Luego arrojó el huso al pozo, y a continuación saltó ella. Llegó, como su hermanastra, al delicioso prado, y echó a andar por el mismo sendero. Al pasar junto al horno, volvió el pan a exclamar:

«¡Sácame de aquí! ¡Sácame de aquí, que me quemo! Ya estoy bastante cocido.»

Pero le replicó la holgazana: «¿Crees que tengo ganas de ensuciarme?» y pasó de largo.

No tardó en encontrar el manzano, el cual le gritó: «¡Sacúdeme, sacúdeme! Todas las manzanas estamos ya maduras.» Replícole ella: «¡Me guardaré muy bien! ¿Y si me cayese una en la cabeza?» y siguió adelante.

Al llegar frente a la casa de Madre Nieve, no se asustó de sus dientes porque ya tenía noticia de ellos, y se quedó a su servicio. El primer día se dominó y trabajó con aplicación, obedeciendo puntualmente a su ama, pues pensaba en el oro que iba a regalarle. Pero al segundo día empezó ya a haraganear; al tercero se hizo la remolona al levantarse por la mañana, y así, cada día peor. Tampoco hacía la cama según las indicaciones de Madre Nieve, ni la sacudía de manera que volasen las plumas. Al fin, la señora se cansó y la despidió, con gran satisfacción de la holgazana, pues creía llegada la hora de la lluvia de oro. Madre Nieve la condujo también al portal; pero en vez de oro vertieron sobre ella un gran caldero de pez.

«Esto es el pago de tus servicios,» le dijo su ama, cerrando el portal. Y así se presentó la perezosa en su casa, con todo el cuerpo cubierto de pez, y el gallo del pozo, al verla, se puso a gritar:

“Quiquiriquí nuestra sucia doncella vuelve a estar aquí!»

La pez le quedó adherida, y en todo el resto de su vida no se la pudo quitar del cuerpo.

Antes de nada aclarar que Holle, Madre Nieve, también recibe el nombre de Holda, Holla o Perchta. Estos nombres aluden a una divinidad pagana de la región alemana que consiguió sobrevivir a la cristianización y cuyos atributos incluyen el de guardiana de las bestias, las artes mágicas y la dadora de bienes en tiempos fríos.

Es una figura benéfica que se manifiesta en los fríos días de invierno, cuando el mundo físico y el espiritual están más cerca que nunca y lo mágico se puede manifestar en cualquier momento. Son tiempos que se vienen celebrando desde antiguo de diferentes formas, pero todas tienen un denominador común: los hombres reciben bienes si han sido diligentes durante el año.

Y de esto trata el cuento de Frau Holle, un cuento lleno de claves esotéricas como la sangre que abre el portal a la dimensión “no visible”, al “otro lado” donde habitan los seres mágicos. Otra clave es la del “trabajo”, esta clave puede parecer una tontería, pero para todo aquél que ha cruzado al otro lado mediante técnicas chamánicas y ha contactado con sus guías, sabrá que el trabajo es algo vital tanto en este mundo con en el otro. La holgazanería no tiene cabida en ningún plano, para crecer espiritualmente hay que currar, hay que leer, trabajar cada día y ese “trabajo” será recompensado, pero siempre que se haga con un ánimo positivo y sin ambición, el error que cometió la hermanastra “fea” del cuento.

El oro también tiene su clave oculta. Este metal ha sido visto desde antiguo como un don de los dioses, pero más allá de su componente económico, el oro puede aludir al conocimiento que la primera hermana recibe. Ella ha visto el otro lado, ha hablado con un ser superior y ha vuelto a su plano con una lección aprendida con éxito. Sin embargo la otra hermana recorre el mismo camino pero como su actitud no es positiva, como sus intenciones son negras y avariciosas, recibe lo que su alma da: la negra oscuridad de la pez, la brea, una sustancia pegajosa y negra.

Dar las gracias por los dones recibidos, por los alimentos, por el calor, era el pilar fundamental de estas fechas, ya que los duros inviernos podían traer la muerte, pero también se sabía que tras el invierno llegaba de nuevo el calor, la luz y la abundancia de la naturaleza.

El solsticio de invierno se cristianizó, pero las costumbres conservan las reminiscencias paganas, como la decoración del árbol de navidad, la decoración con elementos solares (estrellas, dorados, velas…) que claramente aluden al dios Sol que en estas fechas renace de la oscuridad. Y, por supuesto, a los regalos. Unos regalos que antiguamente daban a los niños si se habían portado bien durante el año, habían sido obedientes y trabajadores.

Rizando el rizo me aventuraré a decir que la madrastra del cuento simboliza la sociedad actual, una sociedad que premia a los niños, se hayan portado bien o mal. ¿En cuántas casas recibirán regalos niños que han sido insolentes, malhablados, perezosos, gandules, contestones y antipáticos por el simple hecho de que no se sientan “mal” si no reciben un regalo en Navidad?

Estas fechas son sagradas, son fechas en las que desde los albores de la humanidad se ha celebrado el pacto sagrado entre los dos mundos, unos mundos que (ya escribimos sobre ello) reciben y dan el uno del otro. No podemos recibir sin dar, y no podemos dar sin recibir, y esta ley universal se aplica a todos los niveles, y el primer nivel se encuentra en el hogar, con unos niños a los hay que enseñar a respetar esta ley, sino crecerán creyendo que el mundo les pertenece, que pueden obrar sin consecuencias y pueden recibir todo lo que quieran sin esfuerzo, solo con desearlo y atendiendo a sus instintos más primarios. Por desgracia, esta es la tónica actual de la Navidad, cuyo sentido se ha pervertido.

Silvia.

Fotos: http://hello-heydi.deviantart.com/ y Anton Pieck

Comments:

  • dramawitch

    12 diciembre, 2016 at 12:46

    Bonita historia, aunque no puedo evitar pensar en la asociación de trabajadora y guapa frente a vaga y fea. Creo que a veces hay asociaciones inconscientes que no son del todo buenas.

Your comment...NameE-mail

Leave a reply