The Universe don't aloow you to copy this post

Blog

Consejos para empezar a meditar

Si seguís nuestro blog muchas veces nos habréis visto hablar de viajes chamánicos y de «hablar» con guías o animales de poder; seguro que os preguntaréis si esto es sencillo de hacer, si todo el mundo lo puede conseguir. La respuesta es sí, pero requiere práctica y, sobre todo, exige una capacidad de concentración y abstracción que solo se consigue meditando. Ya sabéis, antes de correr hay que saber andar, y antes de andar, gatear, y en el caso de los viajes chamánicos, gatear sería meditar. Así que en el post de hoy os vamos a dar unos consejos muy fáciles de aplicar para que vuestras meditaciones no acaben en siesta o, peor, en divagaciones.

La elección del espacio.

Parece algo obvio, pero se suele pasar por alto la importancia de un espacio tranquilo a la hora de meditar. Si lo hacemos en casa tendremos que buscar la habitación más silenciosa, así evitaremos ruidos que nos desconcentren. También es importante que el lugar en el que meditemos tenga una temperatura adecuada, sin olores fuertes ni perturbaciones que nos molesten, la estancia debe estar ordenada y limpia, sin nada que nos pueda agobiar ni consciente ni inconscientemente. Lo que el sentido común dicta, nada más y nada menos.

La elección del momento.

Para meditar primero tenemos que conseguir calmar la mente, así que no será buena idea ponernos a meditar nada más llegar del trabajo con todo el estrés acumulado, ni hacerlo después de una pelea, o después de haber salido a correr. Lo primero y más importante es calmar la mente y el cuerpo, y para ello podemos practicar varias técnicas:

  • Concentrarnos en la respiración.

Calmar la respiración consigue bajar el ritmo cardíaco y, con ello, calmamos nuestro cuerpo. Para conseguirlo solo tenemos que centrar nuestra atención en las inspiraciones y las expiraciones, por ejemplo contar tres segundos para inspirar, y cuatro para expirar. Repetiremos esta secuencia sencilla hasta que notemos que estamos relajados, ese será el momento de empezar a meditar.

  • Darnos un baño relajante.

Una opción genial es la de darnos un baño o ducha relajante, con unas velas en el cuarto de baño mientras practicamos el control de respiración del punto anterior. Con esta combinación conseguiremos un estado de calma ideal.

  • Practicar algunos ejercicios de yoga.

El yoga es la técnica por excelencia para relajarnos y conseguir un estado mental óptimo para meditar. No hace falta que os digamos que el yoga se viene practicando desde hace siglos y que su principal razón de ser es el control del cuerpo para controlar la mente, además todas las sesiones acaban con meditaciones más o menos largas, ya que durante la práctica los ejercicios están orientados a dirigir el cuerpo y la mente a un estado ideal para meditar. Así que os recomendamos que practiquéis yoga si queréis empezar a meditar, no hace falta que sean ejercicios intensos, podéis adecuarlos a vuestra condición física, además si no queréis moveros de casa podéis optar por practicar yoga siguiendo tutoriales en Youtube, es una opción ideal para principiantes y para ver si este ejercicio os va bien, aquí os dejamos un canal donde podéis encontrar ejercicios para todos los niveles.

Meditar

El sonido.

Para que el cerebro entre en un estado óptimo para meditar se recomienda un sonido rítmico y calmado. Pensad en los mantras que recitan los monjes tibetanos cuando meditan, son sonidos rítmicos y repetitivos que hacen que el cerebro se relaje y se centre. Lo ideal sería recitar un mantra con más gente para que la vibración actúe en nuestro cerebro, pero en nuestro día a día eso es algo complicado, así que la opción asequible es buscar un sonido que nos vaya bien, por ejemplo sonidos naturales (las olas del mar, la lluvia, el viento), cantos tibetanos o música chill-out. Sobra deciros que en Youtube hay infinidad de vídeos con temas ideales para meditar, solo hay que hacer la búsqueda e ir probando. A mi personalmente una música que me va muy bien es esta:

Incienso para calmar la mente.

Usar incienso para meditar depende de vosotros, de vuestra tolerancia a los olores relativamente fuertes y de vuestra sensibilidad al humo. En el mercado hay multitud de tipos de inciensos: en barrita, en cono, en polvo; y multitud de olores, sin embargo para meditar os recomiendo que uséis los más naturales, como el palosanto.

Palosanto

Este árbol es muy apreciado por su aroma y desde antiguo se ha usado en Sudamérica como elemento para purificar y facilitar el estado mental idóneo para entrar en contacto con los espíritus. El aroma del palosanto es dulzón y muy agradable, nada invasivo, por lo que es perfecto para adecuar el ambiente para la meditación.

Y por último recordad, estas recomendaciones se basan en experiencias propias adquiridas a base de ensayo y error, por lo que puede que a vosotros os funcionen perfectamente o no os sirvan en absoluto, así que el último consejo es: buscar, experimentar y no desanimaros si no obtenéis resultados a las primeras de cambio, el camino espiritual requiere de mucha paciencia.

Silvia.

 

No Comments

Your comment...NameE-mail

Leave a reply