¿Cómo puede ayudarnos el chamanismo en nuestro día a día?

La practica del chamanismo en la sociedad moderna puede parecernos anacrónico, podemos pensar que el chamanismo solo tiene sentido en sociedades tribales. En estas sociedades el chamán no solo es el mediador espiritual, sino que es el sanador tanto de los individuos como de la tribu. En estas sociedades el chamán es una figura capital dentro de la tribu: guía, aconseja, es mediador y sanador, en definitiva, la supervivencia de la tribu depende del buen trabajo del chamán. Dicho esto, ¿cómo podemos trasladar la práctica chamánica a nuestro día a día?

Practicar chamanismo no implica que tengamos que convertirnos en chamanes, es más, solo podemos llamar “chamán” a la persona que ha nacido en el seno de una comunidad de tradición chamánica y que ha sido reconocida como tal por dicha comunidad. Por lo tanto si empezamos a andar el camino del chamanismo no acabaremos siendo chamanes, ni tendremos la responsabilidad de un chamán, practicar chamanismo es un camino individual, un camino de búsqueda y aprendizaje, un camino que al andarlo nos irá aportando una riqueza inmaterial que, si sabemos asimilarla, nos irá transformando poco a poco. En este post os vamos a enumerar algunos de los beneficios de practicar chamanismo, en esta lista no están todos, pero sí los primeros que puede percibir el practicante de chamanismo novato.

Nos ayuda a estar presentes.

Posiblemente una de las primeras lecciones que nos enseña la práctica del chamanismo es la de aprender a estar presentes, a centrarnos en el ahora, a focalizar la mente hacia un objetivo profundo. Esta lección también nos la enseñan prácticas como la meditación o el yoga, pero el chamanismo tiene la peculiaridad de focalizar la mente para trasladarla a “otro lugar”. Si somos capaces de alcanzar este objetivo durante las primeras prácticas habremos dado un gran paso hacia el resto de etapas de nuestro camino.

Somos más conscientes de nuestro entorno.

La sociedad moderna nos mete en una espiral de prisas, agobios, estrés y egoísmo que nos bloquea toda percepción que vaya más allá de nuestras narices. La práctica del chamanismo despierta partes de nosotros que estaban completamente anestesiadas por ese ritmo de vida, y ya no hablo de que con las primeras sesiones de chamanismo se nos vaya a despertar el “tercer ojo” y seamos conscientes de la realidad no visible. Las primeras prácticas chamánicas nos hacen más conscientes de la sociedad en la que vivimos, de lo absurdo de algunos comportamientos, de los injusto de la sociedad, de la problemática del clima… La concienciación respecto a los problemas del planeta y de la sociedad es una de las primeras lecciones que nos enseña el chamanismo. Puede que no os suene místico ni revelador, pero no nos podemos saltar pasos y para llegar a conocer la realidad no visible, primero tenemos que entender los mecanismo que mueven la realidad visible.

Nos inicia en el concepto de unidad.

Todo está conectado.

Esta frase se ha banalizado hasta el infinito por la cantidad de veces que la hemos visto; la leemos y vemos en ella un concepto muy bonito, pero un concepto que no interiorizamos ni entendemos hasta que se nos enciende una parte en nuestro interior y alcanzamos a comprender la esencia de esta frase. Ese momento llega con la interiorización, con la meditación y, evidentemente, con la práctica del chamanismo.

Mens sana in corpore sano.

Consecuencia del punto anterior es este, la mente y el cuerpo están unidos, algo que parece que todos sabemos pero que pocos aplicamos a nuestro día a día. Ejercicio y buena alimentación son básicos para que todo funcione correctamente, pero nos cuesta asumirlo. La práctica del chamanismo nos hace mucho más conscientes sobre la importancia que tiene alimentarnos bien y mantener el cuerpo activo, tanto para evitar enfermedades como para desperezar canales energéticos anestesiados por el ritmo de vida moderno.

Empezamos a experimentar la sincronicidad.

Este punto está ligado al anterior. Cuando comprendemos que todo está conectado empezaremos a sospechar que las casualidades no existen. Unas casualidades que nos habrán perseguido durante toda la vida pero a las que no les habremos dado importancia, creyendo que eran solo eso, casualidades. Sin embargo cuando empezamos a tener la mente más expandida, las casualidades se transformarán en señales con las que el universo quiere llamar nuestra atención, encadenando sucesos que tienen un fin, el cual tendrá un significado especial para nosotros.

Desarrolla nuestra sensibilidad.

Cuanto más practiquemos chamanismo más se nos irán afinando los sentidos, más iremos conectando con esa otra realidad que convive con nosotros pero que no percibimos. La práctica del chamanismo despierta capacidades dormidas, haciendo un símil sería como hacer ejercicio, tenemos los músculos pero el ejercicio los fortalece y mejora, potenciando las capacidades dormidas que tienen dichos músculos. Nuestra mente tienen unas capacidades increíbles pero para despertarlas hay que entrenarla y ese entrenamiento requiere paciencia y trabajo interior.

Silvia.

 

0 comments on “¿Cómo puede ayudarnos el chamanismo en nuestro día a día?Add yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *