Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Hoy vamos a hablar un poco sobre simbología, porque a casi todos nos ha fascinado en algún momento, pero ¿sabemos realmente cómo funcionan los símbolos?

Cuando hablo sobre símbolos, cuando trabajo con ellos, puedo identificar tres aspectos muy diferenciados de los mismos. Por un lado tenemos lo que denomino la faceta intelectual. Un símbolo tiene un significado que podemos aprender, entender y explicar a otras personas. Para mí es su faceta más simple. Pongamos un ejemplo: el pentáculo. Podemos decir que es un símbolo de protección en brujería, que representa los cuatro elementos más el quinto llamado éter.

Simbología

Este significado se puede hacer más complejo, podemos decir que si está invertido se suele asociar con magia negra y que si se dibuja en el suelo y nos metemos dentro estaremos protegidos de todo mal. Pero independientemente de la complejidad de su descripción, podremos entenderlo y transmitirlo a los demás palabra por palabra. Así pues si queremos trabajar con símbolos el primer paso sería analizar toda la bibliografía disponible para poder aprender todo lo que podamos acerca de ese símbolo: su origen, su historia, sus significados, si ha sufrido una evolución a lo largo del tiempo…

La siguiente faceta de la simbología va ligada con la anterior, aunque no siempre, se trata de las emociones que despierta el símbolo cuando lo contemplamos. Por supuesto este hecho es totalmente subjetivo, y aunque podemos intentar explicarlo muy difícilmente alguien podrá transmitirnos esta parte emocional. También está claro que si ya conocemos el significado del símbolo este hecho puede afectar a lo que emocionalmente sintamos al contemplarlo. Por ejemplo podemos sentir aversión ante un símbolo religioso que represente una creencia opuesta a la nuestra, aunque esa aversión tal vez sería paz o tranquilidad si desconociéramos el significado de ese símbolo y no lo pudiéramos asociar a una religión. Por ejemplo, a mí de pequeña me fascinaban las esvásticas, hasta que me explicaron su origen y las empecé a asociar con el genocidio y la muerte. Pero hay símbolos de los que desconocemos su parte “intelectual”, y pueden provocar ciertos estados emocionales en nosotros. Por ejemplo un mandala, podemos sentir paz y equilibrio observando sus colores y su composición aunque desconozcamos lo que nos quiso transmitir su creador.

Mandala_monte_verita

O bien podemos sentir fascinación por un determinado animal, puede provocar en nosotros admiración o relajación el contemplar su representación, en este caso ese animal también sería un símbolo que está provocando un cambio en nuestro estado emocional. Así que un segundo paso si queremos trabajar con símbolos sería analizar los cambios emocionales que nos provoca: ¿nos despierta algún recelo? ¿Nos aporta paz? Debemos alinear estas emociones con el trabajo ritual que queramos alcanzar, pues si nuestro objetivo es hacer un amuleto de protección pero estamos grabando en él un pentáculo, y en el fondo no nos sentimos del todo a gusto con él porque una parte de nosotros se siente incómoda, no conseguiremos el efecto deseado.

La tercera faceta de los símbolos requiere un acto de fe por parte del lector incrédulo: es la confianza en el poder del propio símbolo. Y es que hay que entender, que un símbolo funciona independientemente de que creamos en él o no. Obviamente si nuestra parte intelectual (entendemos su significado) y nuestra parte emocional (los sentimientos que despierta en nosotros) se alinean conjuntamente con el poder del propio símbolo sus efectos serán mucho más fuertes. Este poder del propio símbolo nace de toda la carga energética que ha ido acumulando a lo largo del paso del tiempo. Miles y miles de personas lo han dibujado o contemplado y proyectado hacia él sus anhelos, esperanzas, miedos, ira… Toda esta carga energética se va acumulando, de forma que acaba proporcionando una entidad propia al símbolo, carga que en este plano la percibimos de forma muy sutil, pero que en otros planos sí se puede percibir de forma abrumadora.

Inscriptions_grosse_pierre_Jelling

Por tanto, cuanto más antiguo y más utilizado sea el símbolo más carga tendrá, y mejor servicio prestará a quien desee usarlo. Si al utilizar un símbolo somos capaces de conectar con esta carga histórica, si somos capaces de integrar las tres facetas que os he comentado en una misma intención, habremos encontrado en la simbología un aliado muy poderoso para nuestros trabajos rituales.

Isabel.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

7 pensiamientos en “¿Cómo funcionan los símbolos?

  • Giuliana

    Hola, quería hacer una consulta sobre un símbolo el cual es «draumstafir» quería saber si es recomendable hacerlo puesto que estoy bastante intrigada y quisiera hacerlo pero de algún modo me siento insegura.

    Responder
    • Kennari

      Hola Giuliana, mi consejo es que si te sientes insegura no lo utilices. Como comento en el artículo, es muy importante lo que el símbolo nos hace sentir a nivel emocional. Si te genera ciertas inseguridades, la conexión no será buena y, o no pasará nada o su efecto será menor o inesperado. Es importante alinear mente, corazón y espíritu a la hora de realizar cualquier tipo de práctica. Un saludo!

      Responder
  • Seba

    Gracias por la respuesta me ha servido para saber como purificarlo ya que desde que lo hice y lo puse al lado de mi cama las dos noches consecutivas soñé que mataba en ambos sueños a personas desconocidas que me hacían algo malo lo cual me genero que despertara muy perturbado ya que no suelo tener pesadillas de ese grado. Seria conveniente que cancelara su uso? Yo lo hice en una madera redonda con lo cual solo dibuje la estrella de 5 puntas hacia arriba, sin círculo que la rodee (ya que la madera es circular) y sin ningúna palabra como he visto que otros tienen. Otra duda es si se generaría una dependencia con el objeto? Si no lo uso un dia no me gustaría estar desprotegido. Si deseo no usarlo y decido deshacerme de el me traería una consecuencia al ya haberlo fabricado? Disculpas por tantas preguntas es que me he hecho un lio de dudas jajjaj muchas gracias

    Responder
    • Kennari

      Hola Seba!
      Bueno, vamos por partes ;)

      ¿Debes quitar el amuleto de tu cama? Si te hace sentir incómodo (por el tipo de sueños que te genera) quítalo. Es básico en trabajos energéticos que nos sintamos cómodos, y si no es así lo mejor es buscar otra manera de trabajar. Tal vez otro tipo de símbolo sea más indicado para ti, te sugeriría que probases con otro que tenga la misma finalidad (protección) y que te haya llamado la atención. Con estas cosas lo mejor es experimentar por uno mismo y sacar nuestras propias conclusiones, porque todos funcionamos de forma diferente.

      La dependencia con los objetos efectivamente se produce, pero es más bien un fenómeno psicológico. Es decir, si tienes un amuleto y un día no lo llevas no te va a pasar absolutamente nada. Energéticamente estarás menos protegido pero eso no significa que tenga que pasar nada malo. Pero si el no llevarlo te produce ansiedad porque te siente más inseguro, ahí si que tienes un problema, que aunque sea de inicio psicológico, puede acabar generando qu nuestras defensas psíquicas bajen y seamos más vulnerables.

      Si te fabricas un amuleto y decides no usarlo más no te ocurrirá nada malo, incluso si eres tú quien lo ha fabricado. Nuestros objetos de poder nos conectan más con el mundo espiritual y las energías, pero eso es todo. No hay un castigo ni un retorno negativo. Es como si siempre tienes un juguete y luego cuando creces ya no lo usas. De todas formas siempre es más recomendable, sino vamos a usarlo, regalarlo o bien ofrecerlo como ofrenda a la madre Tierra, algún Santo, divinidad… Así el amuleto podrá seguir haciendo su función y ayudando. Obviamente esto es algo opcional, pero es una especie de muestra de respeto a ese objeto que nos ayudó o que fabricamos con cariño.

      Espero haber aclarado tus dudas! Suerte en el camino!

      Responder
      • seba

        Si! coincido en lo de la dependencia de modo psicologico que has dicho, de hecho lo asocio a una anecdota que de paso les comparto jaja, una vez fuimos a un cerro para conocer el lugar y vender collares de piedras , mi amigo siempre usaba un collar con el cual se sentia seguro, ese dia lo habia olvidado en el parador y al darse cuenta que no lo tenia y a la vez por el vertigo generado por la altura en la que estabamos tuvo una especie de ataque de ansiedad y despues de ponerse un collar con una piedra (que aunque era de las que vendiamos y no el suyo,) redujo de igual forma su estado y lo relajo bastante tener uno puesto… bueno, en fin, he escrito muchisimo ya ajaja, muchas gracias por aclarar las dudas y por los posts, les mando un saludo c:

        Responder
  • Seba

    Hola chicas. Me gusto mucho el post. Yo grabe un pentagrama sobre madera y lo hice un collar. Afectaría su efecto si en su reverso pongo la finalidad de su uso? Por ejemplo: protección. Tendría que cargarlo de cierta forma? De antemano muchas gracias.

    Responder
    • Kennari

      Hola Seba! Gracias por el comentario :) Adelante si quieres grabar en el reverso la finalidad, lo importante es que lo que hagas tenga un sentido para ti, y si además refuerza el significado del símbolo mejor. Siempre digo que en magia tenemos que adaptar las cosas a nosotros mismos, para así crear nuestro propio camino, nuestra propia forma de trabajar.

      Los objetos pueden cargarse de diversas formas, y desde luego es muy recomendable hacerlo si estás creando un amuleto protector, te dejo este otro post donde explico varias formas de cargar energéticamente un objeto, espero que te ayude:

      https://kennaribcn.com/diferencia-purificar-consagrar-cargar-energeticamente-objeto/

      Suerte en el camino!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *