Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Muchos de vosotros me habéis preguntado por el tema de las geopatías, cómo es posible detectarlas, y si se puede hacer algo para eliminarlas. Bien, vamos a intentar responder a estas cuestiones, pero empecemos por el principio…

¿Qué es una geopatía? Una geopatía es una alteración en el campo electromagnético de la tierra, que puede tener efectos nocivos sobre los seres vivos que están expuestos continuamente a ella. En palabras más llanas: es una especie de “concentración de energía” a unos niveles que pueden ser nocivos. Dicho esto hay que aclarar dos cosas: la primera que la palabra geopatía no existe, es un término inventado que procede de las palabras en griego que significan tierra (geo) y afección (pathos). Si lo buscáis en la RAE veréis que el término no está aceptado, si he optado por utilizarlo es porque me resulta más cómodo que andar escribiendo continuamente “alteración en el campo electromagnético”, pero he considerado importante que conocierais este detalle. La segunda cosa que os quería comentar es que dicho término no está aceptado porque no hay ningún estudio serio que demuestre que las geopatías son reales. Ni uno solo. No obstante eso no significa que el fenómeno no pueda ser real, pero es importante que hablemos de las cosas poniendo todas las cartas sobre la mesa.

Si creo que las geopatías existen es porque he tenido algunas experiencias personales, y de gente cercana a mí. Mi padre tuvo problemas respiratorios durante la noche hasta que descubrimos una geopatía en la cama a la altura de su pecho, se cambió de sitio para dormir y no ha vuelto a experimentar estas afecciones. El hijo de una amiga tenía una geopatía a la altura de los pies de la cama y tuvieron que ponerle plantillas. Y a mí una buena amiga me enseñó a utilizar las varillas de radiestesia y gracias a eso he podido comprobar que efectivamente cuando uno camina con ellas en las manos se mueven solas y de forma diferente dependiendo de las alteraciones magnéticas que capten.

Se puede decir que hay dos tipos de geopatías:

  1. Las naturales: son puntos que de forma natural emiten más energía de la normal. Aquí es inevitable hablar de las líneas Hartmann. Se supone que son líneas energéticas que recorren el planeta, como si fueran meridianos y paralelos, y que en el lugar donde estas líneas se cruzan es donde tenemos la geopatía. También podríamos considerar como naturales las alteraciones que producen en el campo magnético las grandes corrientes de agua subterránea, estás nos son más familiares, pues casi todos hemos oído hablar de los zahories y de sus varas y péndulos para encontrar agua (y puedo asegurar que funcionan de forma muy precisa pues el pozo de la casa del pueblo de mis padres nos lo encontró un zahorí).
  1. Las artificiales: son las producidas por elementos/aparatos eléctricos, como líneas de alta tensión, algunos electrodomésticos, ordenadores… Aquí sí que no hay ningún estudio serio al respecto, y hay opiniones muy opuestas, pero os puedo decir por las mediciones que he hecho en mi casa que emite más “porquería” mi nevera que el modem del wifi. Os animo a que vosotros mismos hagáis pruebas, hay aplicaciones para móviles llamadas EMF que detectan la intensidad del campo electromagnético, y aunque no son precisas 100% nos pueden ayudar a hacernos una idea aproximada de la radiación que tenemos en casa.

Bien, ahora ya sabemos que es una geopatía y los distintos tipos que hay, pero ¿cómo podemos detectarlas en nuestras propias casas? Pues muy fácil, con unas varillas de radiestesia. En internet encontraréis diferentes páginas webs: en algunas os las venderán a precios desorbitados, en otras os dirán que tienen que ser de cobre o de latón o de lo contrario no funcionarán… En mi caso las mías las fabriqué yo misma comprando un par de alambres en la ferretería más cercana, y funcionan perfectamente. Si queréis haceros las vuestras propias es muy fácil, en este vídeo de nuestro canal de Youtube os explicamos cómo:

Para que funcionen correctamente no se deben coger firmemente, sino que debemos dejar la mano holgada, para que las varillas tengan movilidad. Es muy importante que las sostengamos de forma paralela entre ellas, pero también que las mantengamos rectas, es decir, que no tengan caída hacia abajo. Podemos detectar varios tipos de movimientos con las varillas, cuando pasemos por encima de una geopatía se cruzarán formando una “X”, y si volvemos con cuidado sobre nuestros pasos observaréis que vuelven de forma natural a la posición normal (paralelas). Hemos preparada este otro vídeo donde lo podréis ver. Si queréis completar un poco más vuestra investigación sobre las geopatías podéis con posterioridad descargaros alguna de las aplicaciones antes comentadas y medir con vuestro móvil los sitios donde las habéis detectado, en muchas ocasiones notaréis que efectivamente aumenta la intensidad del campo electromagnético. Os aconsejo que lo hagáis en este orden para así eliminar el factor de sugestión psicológico, es decir, si probáis primero las varillas, y luego mediante la tecnología verificáis que obtenéis los mismos resultados tendréis la prueba de que este método funciona, y que no sois vosotros los que inconscientemente las movéis. En cambio si por el contrario primero medís con el móvil y luego utilizáis las varillas siempre os quedará la duda de si sois vosotros los que las movéis inconscientemente al haber visto en el móvil los resultados primero.

Para terminar (que hoy me he extendido bastante), ya sólo nos queda responder a la pregunta: ¿podemos hacer algo para neutralizar las geopatías? Lo cierto es que no, y la explicación es muy simple: no podemos evitar que una corriente natural de energía deje de existir, para que os hagáis una idea es como intentar evitar que las olas del mar lleguen a la orilla. En Kennari defendemos que estas alteraciones naturales no se pueden neutralizar como sugieren algunos a través de bloquearlas con papel albal, o con las famosas Orgonitas, y por ello hemos hecho un experimento cuyo resultado podéis ver en el vídeo inferior.

En cambio lo que sí podemos hacer es minimizar los efectos de estas geopatías: evitar que estas zonas sean lugares en los que pasamos varias horas sin movernos, como la cama, el sofá o un escritorio. También podemos ventilar bien la casa para que las energías se dispersen más fácilmente y no se acumulen tanto. Si se trata de geopatías artificiales podemos disminuir el número de aparatos eléctricos enchufados, o mirar de cambiar los más nocivos por otros modelos que alteren menos el campo electromagnético. Y sobre todo es recomendable no obsesionarnos con el tema, nuestra mente a veces crea fantasmas donde no los hay!

Isabel.

3 pensiamientos en “Cómo detectar geopatías

  • Yoloxochitl Patricia Zaldívar Gómez

    Homa! Muchas gracias por tus vídeos. Me han servido de mucho. Saludos!

    Responder
  • Iker

    Geniales los vídeos. Es algo que siempre he querido hacer en casa y que por una cosa o por otra nunca lo he llevado a cabo.
    Tengo dos preguntas:
    1- He escuchadoq ue también se puede hacer con perchas de metal dando forma. ¿Esto es correcto? Si es así, ¿el resultado sería el mismo?
    2- ¿Qué relación hay entre los gatos y las geopatías? Si existe relación, ¿es positiva o negativa?

    Gracias!

    Responder
    • Kennari

      Hola Iker! Gracias por comentar, me alegra que te hayan gustado los vídeos! Es cierto que es complicado encontrar tiempo para grabar, montar… pero vamos a ver si somos capaces de mantener el ritmo y desde aquí te animo a que hagas alguno tú ;) Respecto a tus preguntas:

      1- Cierto, también puedes hacer varillas con una percha, sólo tienes que asegurarte de que sean de la medida correcta (50cm). Aunque enderezar el metal no es cosa fácil, por eso recomendamos mejor comprar varillas rectas, es complicado que cojas una percha y la dejes totalmente lisa pero si al final lo pruebas y te sale bien mándanos fotos!

      2- Sobre los gatos… pues mira en realidad son un buen detector de geopatías XD No lo comento en el post porque realmente no hay ninguna prueba fiable, pero se dice popularmente que los gatos se sienten atraídos por la energía que producen las geopatías, parece que de algún modo a ellos les beneficia e incluso hay quien dice que tienen la capacidad de absorber esa energía negativa y transformarla en positiva… Pero como te comento es algo difícil de afirmar al 100%, aunque lo mejor es que experimentes tu mismo: si puedes hazte con unas varillas y mira si se cruzan en los lugares donde habitualmente duerme tu gata. En mi caso fue así como descubrí que tenía una geopatía a los pies de la cama, aunque también es cierto que muchas veces los gatos se tumban donde hay olor del dueño, o ropa, así que no siempre se da esta relación gato-geopatía.

      Y ya como curiosidad decir que parece ser que a los perros les pasa todo lo contrario: ellos huyen de las geopatías, por eso se dice que los nómadas cuando querían acampar siempre esperaban a que sus perros eligieran sitio, y luego allí levantaban sus tiendas!

      Un saludo Iker y gracias por el mensaje!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *