¿Cómo alcanzar los propósitos de año nuevo?

El post de hoy es perfecto para el inicio del año, época atiborrada de propósitos de año nuevo que rara vez cumplimos, y no cumplimos porque planteamos mal la estrategia para conseguir dichas mejoras, ya sean de naturaleza física (ponernos en forma o comer más sano) o mental (transformar aspectos de nuestra personalidad). Y lo planteamos mal, simple y llanamente, porque en nuestra mente abarcamos demasiado y ya conocéis el dicho “quién mucho abarca poco aprieta”, el mantra que tendríamos que tener presente antes de hacer las interminables listas de propósitos.

Porque es muy fácil pensar “haré ejercicio cada día”, “voy a dejar de fumar” o “voy a eliminar los dulces de mi dieta”, pero cuando volvemos a la rutina después de las vacaciones descubrimos que tenemos que hacer un tremendo derroche de fuerza de voluntad para conseguir dichos propósitos. ¿Cuál es el resultado? Pues que por mucho que queramos, finalmente vence la pereza y continuamos con los mismo patrones con los que acabamos el año.

Pero hoy os voy a explicar un pequeño truco para conseguir cumplir los propósitos que os habéis marcado para este año, un truco que no he inventado yo, sino los japoneses, que en temas de eficacia nos llevan años luz de ventaja. Se trata de aplicar la técnica kaizen en nuestro día a día. Esta palabra significa “cambio a mejor” y, como su nombre indica, consiste en mejorar algo de nuestra vida, que es lo que todos queremos conseguir a principios de año sobre todo, pero lo bueno de la técnica kaizen, y la clave de su éxito, es que propone que cada día mejoremos un pequeño aspecto de nuestra vida, algo mínimo que no suponga un despilfarro energético. La idea del kaizen es que día a día vayamos añadiendo una pequeña mejora que se unirá a las anteriores que ya tendremos consolidadas y así, con el tiempo y con perspectiva sí que veremos una notable mejora.

Un ejemplo con algo que casi todos queremos conseguir a principios de año: ser más constantes con el ejercicio físico. Si lo hacemos a las bravas nos apuntaremos al gimnasio la primera semana de enero porque estamos a tope de motivación y ganas, pero el ejercicio da pereza y, seguramente, en febrero o marzo ya nos habremos borrado porque no hemos conseguido crear una nueva rutina que implique ejercicio constante. Sin embargo aplicando la técnica kaizen lo que haríamos sería subir, por ejemplo, las escaleras en vez de coger el ascensor. Al día siguiente, además, nos bajaríamos una parada de metro antes para caminar un poco más. Al tercer día probaríamos de hacer cinco flexiones, al cuarto día seis flexiones, al quinto día añadiríamos unas cuantas abdominales (además de subir escaleras y bajarnos una parada de metro antes)… Y así hasta llegar al primer mes de aplizar el kaizen cuando ya estaríamos mentalmente preparados para apuntarnos a un gimnasio o hacer ejercicio de manera regular en casa.

Esta técnica es así de sencilla, consiste en abordar las metas poco a poco, sin estrés y casi sin que nos demos cuenta, a nuestro ritmo. De esta manera las mejoras no suponen un trauma ni un despilfarro ni energético ni monetario, pero a la larga nos aportan un resultado visible.

Así que aquí tenéis una herramienta muy útil para abordar vuestros propósitos para este año y poder conseguirlos. Recordad que hay que tener paciencia y constancia, no hay más. ¡Suerte!

Silvia.

0 comments on “¿Cómo alcanzar los propósitos de año nuevo?Add yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *