Me gustaría hacer una reflexión sobre los estados alterados de conciencia que se pueden alcanzar practicando chamanismo o meditación, y la salud. Últimamente se han publicado algunos estudios que demuestran que estas prácticas tienen un efecto real sobre el cerebro (aumento de la densidad de la materia gris y mayor activación de algunas áreas del cerebro), y unos benecifios para nuestra salud, tanto mental como física (fomenta la empatía, la capacidad de aprendizaje, la memoría…). Os dejo aquí un artículo donde se comentan estos efectos más en detalle.

Pero, ¿meditar y practicar chamanismo es lo mismo? No soy ninguna experta en neurología, por lo que poco puedo aportar sobre los procesos que realiza el cerebro mientras se lleva a cabo una práctica u otra, pero por experiencia personal me atrevería a decir que deben tener mucho en común. Entre los beneficios de la meditación se cita entre otros el incremento de las defensas del cuerpo, curioso, ya que en chamanismo se tiene la creencia de que si una persona mantiene una buena conexión con su animal de poder no enferma, y que por el contrario la pérdida del animal de poder puede ser causa de enfermedad.

Meditar y salud

Bien, ¿y que nos dice la experiencia? En mi caso siempre he sido una persona bastante enfermiza, afortunadamente nada grave, pero mis defensas siempre han estado bajas por lo que cada año suelo caer enferma unas tres o cuatro veces (faringitis, gripe, resfriado…). He probado varias soluciones para intentar incrementar mis defensas: suplementos alimenticios, algún medicamento específico recomendado por el farmaceútico, tomar miel… Ninguno me ha dado resultados positivos. Pero la cosa cambió cuando empecé a practicar chamanismo.

La práctica semanal del viaje chamánico ha sido lo único capaz de hacer que no caiga enferma, es más, en alguna ocasión me he encontrado ligeramente mal y he hecho un viaje para visitar a mis animales de poder y pedirles sanación, y los síntomas han remitido por completo al día siguiente. ¿Casualidad? Está claro que no tengo ni las herramientas ni la capacidad para asegurar que este cambio es fruto de un proceso chamánico, y no fruto de un efecto placebo, o de algo totalmente psicológico, pero muchas veces si una cosa funciona y no tiene efectos negativos para uno mismo o para los demas, ¿qué importa realmente el origen? Aunque en mi opinión, si la ciencia está demostrando que la meditación, que no deja de ser un estado alterado de conciencia, puede producir cambios en el cerebro, ¿acaso sería muy descabellado pensar que la práctica chamánica produce el mismo efecto? Es mucho lo que desconocemos del cerebro y las capacidades que tiene, y aún desconocemos mucho más de las posibilidades que nos puede ofrecer el chamanismo y lo que podemos encontrar en sus viajes.

Isabel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content