The Universe don't aloow you to copy this post

Blog

Chakras: lo que son y lo que nos cuentan

Hace tiempo que quiero compartir con vosotros la información que me han transmitido sobre los chakras, pero me cuesta mucho escribir estas líneas y ser imparcial. Así que voy a respirar hondo y procurar no ser muy subversiva: pero olvidaros de los cursos milagrosos de apertura y desbloqueo de chakras, en la mayoría de los casos no son más que verdades a medias.

¿En qué me baso para hacer tal afirmación? Pues en el conocimiento que me han transmitido mis guías espirituales, que obviamente no trato de imponer a ningún lector, pero lo comparto aquí para que lo valoréis y luego saquéis vuestras propias conclusiones, el camino espiritual es algo personal y cada uno debe ir construyendo el suyo. Si lo que aquí escribo no resuena con vosotros, simplemente obviarlo y seguid vuestra intuición.

Según mis guías, Occidente no ha acabado de entender bien el concepto de lo que son los chakras y cómo funcionan, sobre todo por ese afán que tenemos de conocimiento rápido, lo que acaba en muchos casos suponiendo una simplificación de la realidad a su mínima expresión, de tal modo que pierde su esencia inicial y se pervierte. El caso de los chakras es un ejemplo. Nos venden cursos de activación del tercer ojo o del chakra corona, como si fueran una panacea universal. Nos dicen que si tenemos nuestros siete chakras equilibrados y desbloqueados estaremos más sanos y nos venden cursos donde nos enseñan a abrirnos a través de la respiración y la meditación, como si eso sin más, fuera a solucionar nuestros problemas. Y caemos, caemos en el simplismo. Lo reducimos todo a siete puntos y olvidamos que somos un todo.

Para empezar no tenemos siete chakras, tenemos muchos más, y tenemos particularmente olvidados los que son nuestra base con la energía terrena: los chakras de los pies. Llevamos zapatos y nos aislamos del contacto con la tierra, con ello no os digo que tiremos nuestro calzado y vayamos descalzos por el mundo, pero sí que en vuestra casa, en la playa, en la montaña, o donde podáis os dediquéis a caminar descalzos, equilibrará las energías que fluyen a través de vuestro cuerpo. Los otros gran olvidados son los chakras de las manos, es a través de ellos por donde podemos aplicar la energía que entra en nosotros (a través de los chakras pies y corona) para fines sanadores o de trabajos energéticos.

Los chakras son puntos energéticos por los que la energía entra, sale o se distribuye por nuestro cuerpo. Es cierto que en ocasiones podemos tenerlos bloqueados, y como consecuencia sufrir algún malestar físico (lo más común suele ser dolor de cabeza, estreñimiento o trastornos digestivos). También es cierto que la meditación puede ayudarnos para romper estos bloqueos y así favorecer la correcta circulación energética en nuestro cuerpo, de forma que nos sentiremos mejor y más estables. Pero, y aquí viene el gran “pero», si un chakra se bloquea hay que buscar la causa en un posible trastorno emocional o psicológico. Por lo que seguramente la meditación nos ayudará, pero no solucionará el problema de base. Por poner una metáfora, si nos rompemos una pierna y nos dan analgésicos sentiremos un alivio del dolor, pero el dolor no desaparecerá hasta que sane la pierna. Una vez más, y como casi siempre, debemos buscar en nosotros mismos las causas de nuestros bloqueos, que en la mayoría de los casos pasa por un duro ejercicio de autoconocimiento y enfrentamiento a nuestros miedos, y que puede que nos lleve a tener que pedir ayuda a un profesional cualificado, como puede ser un psicólogo.

También se suele decir que si abrimos el chakra del tercer ojo o el corona automáticamente incrementaremos nuestras percepciones extrasensoriales. Y podemos encontrar diversos cursos donde enseñan a potenciarlos. Todos queremos mejorar, todos queremos saber más, así que es normal que nos sintamos atraídos por este tipo de técnicas. No digo que no funcionen, pues sí que determinadas meditaciones o ejercicios nos pueden llevar a estar más receptivos, pero de nuevo nos encontramos con la versión espiritual de la cultura del “fast food”. La vida es un progreso, y a veces querer acelerarlo sólo nos lleva a tener una visión sesgada o parcial de lo que hacemos o lo que somos. ¿De qué nos sirve abrir nuestro tercer ojo si no somos capaces primero de tener desbloqueado nuestro chakra raíz que son nuestros miedos? ¿O si no tenemos definida nuestra identidad y por ello acarreamos problemas con nuestro tercer chakra? ¿No deberíamos aprender a sumar antes que a multiplicar? Con ello tampoco pretendo desalentar a nadie a acudir a este tipo de terapias, puede que le sean útiles, pero sí que me gustaría invitar a la reflexión, tal vez sea hora de romper con la visión sesgada que arrastramos por culpa de la cultura del «ahora» y «rápido». La evolución espiritual no tiene atajos.

Isabel.

Comments:

  • DramaWitch

    28 enero, 2016 at 13:09

    Muy buena reflexión. Coincido en que los bloqueos son síntomas, no el origen del problema. Y aunque este bien tratar esos síntomas, también hay que intentar solucionar el problema real. Una cosa no quita la otra.

Your comment...NameE-mail

Leave a reply