Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El post de hoy lo escribo a la sombra de un árbol en un parque de Barcelona, nunca lo había hecho, pero he decidido aprovechar el tiempo mientras espero ¡Procurad aprovechar el tiempo, que pasa muy rápido! Pero vayamos al grano… hoy os quiero explicar cómo podéis cargar un objeto energéticamente, así podréis dotar de una energía específica ese objeto y utilizarlo para el propósito que consideréis oportuno (protección, suerte, proyectos, desbloqueos…).

Lo primero que tenéis que saber es que no hay una única manera de cargar un objeto. Se que a veces nos repetimos mucho y que podemos acabar siendo pesadas, pero es importante que entendáis que en magia y brujería cada uno debe adaptar los trabajos a sí mismo, dejar su propia impronta, y lo que le funciona muy bien a alguien no tiene por qué funcionarnos a nosotros y viceversa. Así que seguramente en otros sitios podréis leer otros métodos, eso está bien, no es el mío el bueno y el de los demás el malo, probad, experimentad y quedaros con lo que más resuene con vosotros.

Como ya explicamos en este post anterior, cargar energéticamente un objeto significa dotarlo de una energía específica para un fin. Podemos cargar todo tipo de objetos: un colgante, un anillo, una vela, un amuleto, una prenda de vestir, un bolígrafo… Depende de cual sea nuestro objetivo cargaremos un objeto u otro. Por ejemplo, si quiero protegerme de las energías negativas o las envidias cargaré un objeto que lleve continuamente conmigo encima, para de ese modo estar protegido siempre. Pero si quiero cargar un objeto para que potencie mi intuición a la hora de trabajar con el tarot, elegiré un objeto que utilice en ese momento, o cargaré la propia baraja.

¿Con qué finalidad se puede cargar un objeto? Pues con la que queráis, cargar energéticamente un ítem es imprimirle una intención, y eso es algo que nace de nosotros y que proyectamos nosotros. ¿Significa eso que puedo cargar un objeto con la intención atraer la mala suerte y dárselo a una persona que no soporto? Pues sí, se puede hacer, pero ahí que cada uno cargue con su conciencia y con la responsabilidad de sus acciones. El karma siempre vuelve. Personalmente sólo utilizo este método en situaciones que sirvan para el desarrollo personal tanto de mi misma como de las personas de mi alrededor. ¿Por qué? Bueno, simplemente es una opción personal, me hace más feliz intentar ayudar a los demás y proporcionarles herramientas que intentar tenerlos bajo control.

Dicho esto os voy a explicar dos formas diferentes de cargar un objeto energéticamente, la primera os la recomiendo si sois primerizos en estos temas, y la segunda si ya sois capaces de trabajar con energías (básicamente canalizarla y redirigirla).

 Cargar un objeto con la energía de los cuatro elementos

Este método consiste en aprovechar la energía de los cuatro elementos para redirigirla y cargar nuestro objeto. Para ello lo que haremos será poner en contacto el objeto que hayamos elegido con cada uno de los elementos, y mientras lo hagamos nos concentraremos en el elemento y le pediremos ayuda para cargar el objeto para la finalidad que queramos. Os pondré un ejemplo para que resulte más fácil: imaginad que tengo un colgante y lo quiero cargar para que me proteja. Dispondré los elementos en una mesa a mi alrededor: un bol con tierra o cenizas para el elemento tierra, una pluma de ave o humo de incienso para el aire, una vela para el fuego y un bol con agua para el agua. Aquí dependiendo de la tradición habrá quien os diga que hay que empezar por tierra-aire-fuego-agua, suele ser lo más estándar, pero de nuevo recordad: podéis adaptar el orden según os sintáis más a gusto.

A continuación lo que haremos será coger el colgante entre nuestras manos y concentrarnos en el objetivo: quiero que me protejas. Aquí podéis estar tanto rato como queráis, podéis relajaros y hacer unas cuantas respiraciones profundas, y cuando estéis listos cogéis el bol de tierra con las dos manos y con respeto le pedís a la tierra que os ayude a cargar vuestro objeto para que os proteja del mal. A continuación cogéis el colgante y mientras mentalmente mantenéis este pensamiento de protección y ayuda de la tierra ungís el colgante con la ceniza o tierra del bol. Cuando hayáis terminado tenéis que hacer lo mismo con el resto de elementos: os concentráis en pedir su favor y ponéis en contacto el colgante con el elemento.

En el caso del aire podéis abanicar con una pluma el colgante o bien lanzarle el humo del incienso. Para el fuego podéis pasar el colgante muy rápido sobre la llama de la vela (ojo que no se os queme! Si lo hacéis rápido unas cuantas veces no pasará nada). Y para terminar simplemente podéis sumergir el colgante dentro del agua, o si es de un material que no pueda mojarse simplemente lo ungís con cuidado con un par de gotas.

En este método lo que hemos hecho es actuar de canalizadores entre la energía de los elementos y nuestro objeto, y hemos redirigido esa energía hacia el colgante con el propósito de proteger. Es recomendable repetirlo de vez en cuando, para así ir recargando nuestro objeto y asegurarnos de que está siempre a punto.

Cargar un objeto con nuestras manos

Este otro método es igual de efectivo pero requiere menos tiempo ya que solamente necesitamos nuestras manos y un momento de paz para llevarlo a cabo. Para que salga bien tenéis que estar acostumbrados a trabajar energéticamente, es decir, tenéis que saber cómo actuar como canalizadores de energía siendo capaces de atraerla hacia vosotros y luego aplicarla a través de los chakras de las manos.

¿Cómo puede una persona llegar a dominar esta técnica? No hay un método único, para mí en el fondo por muchas etiquetas que utilicemos, ya sean reiki, imposición de manos, sanación chamánica… En el fondo estamos realizando los mismo: canalizar energía de otros planos y proyectarla con una finalidad. Lo único que varía es el método para conseguir el objetivo: en reiki la gente se concentra en símbolos orientales de salud, en chamanismo se apela a la ayuda del animal de poder… Pero al final somos meros canalizadores.

Bien, para cargar un objeto energéticamente con nuestras manos simplemente nos concentraremos en la finalidad que le queramos dar al objeto y canalizaremos la energía hacia el mismo con ese propósito. También podemos hacer un símbolo con la mano sobre el objeto y concentrarnos en ello mientras canalizamos. Por ejemplo, quiero cargar una pulsera para que me proteja durante un viaje. Pues cogeré la pulsera entre mis manos y canalizaré al energía con esa finalidad. Generalmente cuando las canalizaciones son correctas lo notamos porque nuestras manos irradian bastante calor (aunque hay a quien le pasa lo contrario y se le quedan frías de repente, pero es menos habitual). También puedo dejar la pulsera sobre la mesa, concentrarme y dibujar en el aire sobre ella un símbolo protector como un pentáculo, una runa o un sello.

Espero que estos consejos os sean de utilidad, como ya he mencionado mil veces podéis adaptar estas ideas para que os sintáis más cómodos. Cuanto menos dudas tengáis y más fácil os sea creer en lo que estáis haciendo mejor funcionará la carga energética. La duda es un gran enemigo del caminante entre Mundos! Un saludo a todos!

Isabel.

8 pensiamientos en “Cómo cargar un objeto energéticamente

  • Fernanda Arcos (@ferchumeow)

    Muchas gracias por el post, me es muy útil. Le compré un anillo a una persona que quiero mucho y quería cargarlo positivamente antes de dárselo y con esto ya sé cómo hacerlo

    Responder
    • Kennari

      Gracias a ti por dejar el comentario! Me alegra que te haya servido! :)

      Responder
  • Andrea

    Muchas gracias! Me enseñaste mucho con tu articulo. 🙏🏻

    Responder
    • Kennari

      Gracias a ti Andrea por tomarte la molestia de dejar el comentario, me alegra que te hayan sido de utilidad mis palabras. Un abrazo!
      Isabel.

      Responder
  • Seb

    Hola este post me ha clarificado la diferencia entre cargar y consagrar. Pero se puede cargar con los elementos y luego consagrarlo con alguna deidad o es conveniente seguir trabajando con los elementos? Estos solicitan alguna ofrenda de agradecimiento o retribución? Muchas gracias.

    Responder
    • Kennari

      Hola Seb, gracias por comentar. Respecto a tud dudas: puedes hacer lo que más te vibre. Es decir, puedes cargar con los elementos y luego consagrarlo a una deidad, no hay una regla escrita sino que precisamente en magia se trata de adaptar las cosas a lo que uno siente. Mientras mantengas respeto por lo que haces no hay problema. La ofrenda o retribución igualmente debes hacer lo que te dicte el corazón, si sientes que es lo justo dar algo a cambio hazlo. Lo importante es que lo que hagas lo hagas de corazón. Espero haber aclarado tus dudas, suerte en el camino!

      Responder
  • Patricia Razo

    Hola! En mi búsqueda por Internet, te encontré y me eres de mucha ayuda, nací en México y desde hace muchos años soy sanadora, ser sanadora fue todo un descubrimiento para mi pues muchas de las cosas que hago solo se me vienen a la mente y simplemente las aplico, aunque algunas veces dudo pues no tengo un guía aquí en quien confiar cuando lo necesito, y al leerte solo reafirmo lo que hago, muchas gracias por regalar tu sabiduría a todos aquellos que la necesitamos y que aveces necesitamos solo corroborar lo que ya sabíamos gracias.

    Patli energía en equilibrio

    Responder
    • Kennari

      Gracias a ti por compartir tu experiencia! Haces bien en seguir tu instinto, y a todos nos pasa un poco el necesitar reafirmarnos en nuestro camino, pues la vida a veces te hace dudar. Un abrazo y suerte en tu camino!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *