The Universe don't aloow you to copy this post

Blog

El espíritu del guerrero

 

Tal vez os extrañe encontrar un post sobre el espíritu del guerrero, más propio de un blog sobre artes marciales, en este espacio que hemos creado para el paganismo y la magia. Pero una vez más las cosas en realidad están más interconectadas de lo que pueda parecer a simple vista. Algunos de mis guías y maestros son guerreros, tal vez os sorprenda, porque no se suele asociar la lucha a la paz y el amor, pero un auténtico guerrero ama la paz y valora la vida por encima de todo. Escribo este post porque son ellos mismos los que me han pedido que transmita su filosofía, así que vamos allá.

Cuando uno piensa en un guerrero suele tender a pensar en un personaje agresivo, que le gusta la acción y la lucha. Ser un guerrero, o guerrera, significa tener un espíritu activo, una energía que nos impulsa a una continua búsqueda por mejorar, tanto física, mental y espiritualmente. Es tener un fuego interior que nos da confianza a pesar de las dudas (que las hay) y que nos hace caminar siempre hacia delante, y si caemos, levantarnos y aprender de la lección. Este espíritu guerrero, basado en la superación y el profundo respeto por la vida, está muy perdido en nuestra sociedad actual, hemos olvidado muchas buenas lecciones.

La primera de ellas es el vivir en el ahora. El guerrero no se preocupa por el futuro, está centrado en el presente porque de lo contrario no podría practicar su arte. Cuando un guerrero entra en la batalla, debe estar pendiente de cada pequeño detalle, tiene su mente centrada en todo lo que le rodea, porque sabe que de lo contrario su vida corre peligro. En el fragor de la batalla no puede pensar en las cosas que tiene pendientes por hacer, o si en un futuro encontrará el amor o si sus hijos van a tener un buen trabajo… En el fragor de la batalla tiene su mente receptiva, fijada en el ahora. Nuestra sociedad ha perdido esta sabiduría, se vive angustiado y preocupado por un futuro que nunca va a llegar, pues cada vez que nos alcanza se convierte en presente. Y además se arrastra continuamente el dolor del pasado, porque la gente se arrepiente de las decisiones tomadas, y no es de extrañar, pues las tomó en base a un futuro que nunca llegó. Deberíamos ser conscientes de que todo es una ilusión, excepto el presente, y como el guerrero, vivir en él.

Otro aspecto del espíritu del guerrero es el dominio sobre sus emociones y su mente: sabe que no puede luchar invadido por el miedo y la duda.  El miedo es un mecanismo de defensa que en ocasiones nos atenaza, nos bloquea, o nos impide tomar decisiones libremente. Con la duda pasa exactamente lo mismo. La falta de confianza en nuestras propias capacidades nos lleva hasta ambos, y nos hace ser una sombra de lo que somos en realidad. Un guerrero debe enfrentarse a sus miedos, debe empujar su mente un poco más hacia el límite, para así liberarla. En nuestra sociedad actual no sólo vivimos proyectando nuestra mente continuamente en el futuro, sino que además vivimos con miedo a ese hipotético futuro. Nos aterra perder el trabajo, perder la pareja, perder a nuestros seres queridos… y cuanto más miedo tenemos irónicamente más se materializa todo aquello que tememos.  Vivimos en la sociedad del miedo, así es normal que nos cueste ser felices ¿no?

Pero creo que lo más importante del auténtico espíritu guerrero es su respeto por la vida. Protegerla es el motivo por el que elige este camino. Y por vida no debemos entender sólo la nuestra o la de nuestros seres queridos: el guerrero espiritual entiende que formamos un todo con el entorno que nos rodea, respeta desde lo profundo de su corazón la naturaleza, los animales, la dura piedra, el mar y la montaña, el inalcanzable cielo y sus nubes… Que difícil es encontrar respeto en nuestra sociedad, a todos los niveles, desde el más ignorante hasta el más intelectual, todos creen que se hayan en posesión de la verdad y desprecian al resto. Y es que aquí es donde nos topamos con nuestro ego, el verdadero y más difícil enemigo del guerrero. El respeto no es algo que se tenga que pedir, es algo que debe nacer de nuestro corazón, ¿tan difícil es no mofarse de los demás? ¿Tan inseguros estamos que tenemos la necesidad de imponer nuestra verdad? El auténtico guerrero sabe que cada uno debe encontrar su propia verdad y su propio camino, y mientras ello no conlleve el dolor o sufrimiento de nadie lo respeta desde lo más profundo de su corazón, aunque no lo comparta, y así, vence a su ego y vive en paz con su entorno.

A mi desde siempre me ha fascinado este camino, aunque estoy lejos aún de comprender en toda su esencia lo que es ser un guerrero espiritual, aún tengo mucho que aprender, pero quería al menos plasmar lo que me han enseñado hasta ahora y compartirlo, por si alguien más encuentra inspiración en estas palabras y siente la llamada del Camino…

Isabel.

Comments:

  • Yuyuva

    5 noviembre, 2019 at 21:13

    Que bonito todo lo q nos has compartido. Me encanto! Muy agradecida y convencida de esa palabras q plasmaste con tanto amor! Gracias!!! Deisy

  • Jesús

    5 diciembre, 2018 at 22:09

    Amén totalmente identifico tu pensamiento y tu espíritu

Your comment...NameE-mail

Leave a reply