Hoy os queremos contar un pequeño cuento, no es nuestro, es del escritor chileno Cristian Urzúa Pérez, quién tuvo la genial inspiración de dar al mundo estas palabras que nos dejan pensando un buen rato.

El cuento tiene dos protagonistas, un padre y un niño pequeño. El padre es un científico el cual está obsesionado con encontrar una fórmula para poder arreglar los problemas del mundo y su hijo es un niño travieso que quiere jugar.

Un día el pequeño entra en el laboratorio de su padre decidido a ayudarlo en la tarea inconmensurable de arreglar el mundo, sin embargo lo único que quiere su padre es un poco de paz para poder concentrarse, cosa que no logra con el pequeño dando vueltas por su lugar de trabajo, así que se le ocurre entretener al niño con una tarea complicada para poder estar tranquilo y concentrado. ¿Qué se le ocurre? Pues darle un rompecabezas, encuentra una revista en la que hay un mapa del mundo, coge unas tijeras, despedaza el mapa y le dice a su hijo:

«Toma, recompón este mundo que está roto».

El padre sabía que a su hijo le iba a ser imposible hacer el rompecabezas, ya que nunca había visto un mapa del mundo, así que dejó al niño entretenido y él pudo volver al trabajo, seguro de que su niño tendría tarea para unos cuantos días… Pero su sorpresa fue mayúscula cuando al cabo de unas horas su pequeño le dijo:

«Papá, ya he arreglado el mundo».

El padre al principio no le creyó, ya que era imposible que su hijo de 7 años hubiera recompuesto un mapa mundi sin haber visto nunca antes una imagen del mundo, sin embargo ahí estaba el rompecabezas perfectamente completo.

«¿Cómo lo has hecho? ¿Tú no sabías cómo era el mundo?».

«Papá fue fácil, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste la revista vi que detrás del mapa había la foto de una persona, así que le di la vuelta a las piezas y empecé a recomponer al hombre, ya que sí sabía cómo era, así que cuando conseguí arreglar al hombre vi que había arreglado el mundo».

Sobra la explicación sobre el profundo significado de esta última frase, solo arreglándonos nosotros mismos, conseguiremos sanar el mundo.

Silvia.

world

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Kennari +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

The Universe don't aloow you to copy this content