Como muchos ya sabéis, el viaje chamánico se suele hacer al ritmo del tambor o de las maracas, e incluso a ritmo de didgeridoo o cantos difónicos. Cuando un practicante inicia la práctica regular suele preguntarme dónde puede conseguir canciones de tambores para realizar el viaje. Mi respuesta es siempre la misma: sólo hay que poner en YouTube “shamanic drums” y automáticamente nos sale un repertorio bastante amplio. ¿Pero realmente todas esas canciones nos sirven? ¿Cómo puedo elegir una buena canción para el viaje?

A partir de ahora os hablo desde mi experiencia, lo que pretendo al compartirla es que os sirva de ayuda, pero como siempre cada persona es un mundo y es posible que a ti mis consejos no te acaben de encajar.

Bien, para entender qué canciones nos van a servir, debemos entender cómo funciona el viaje chamánico. Para practicarlo nuestra mente debe entrar en un estado alterado de conciencia. Para ello hay determinadas frecuencias que nos pueden ayudar, y lo que es más importante para mí, determinados ritmos. No se trata de relajar nuestra mente, se trata de activarla, de que esté receptiva. Hay que estimular el inconsciente y acallar la mente consciente.

Esto es algo que nuestros antepasados entendían muy bien, y si nos fijamos en los diferentes instrumentos que se han utilizado desde tiempos antiguos para realizar el viaje encontraremos una pauta: siempre son instrumentos que emiten un mismo sonido, generalmente grave, y que se repite incesantemente una y otra vez. No hay melodías, sólo una repetición continua, y es ese bombardeo repetitivo lo que altera nuestra conciencia y nos permite dar el salto. Tambores, maracas, mantras, didgeridoos, cuencos tibetanos, el canto difónico… todos estos sonidos son graves y repetitivos, y son los que se han usado tradicionalmente a lo largo de todo el planeta por las diferentes culturas chamánicas.

Por todo ello lo que os recomiendo cuando busquéis canciones con las que realizar el viaje chamánico, es que utilicéis siempre aquellas que tengan un ritmo repetitivo y martilleante como el del tambor. Puede haber más instrumentos, y pueden tener diferentes ritmos, pero la clave está en que no haya melodías, sólo el mismo sonido repetido una y otra vez. Si elegimos una pista con tambores pero hay una bonita melodía en flauta, o en arpa… seguramente nos dejemos llevar por su ritmo relajante y acabemos dormidos. Hay que evitar a toda costa canciones que nos relajen y nos duerman. De lo contrario nuestro cerebro asociará la práctica del viaje al hecho de dormir, y me temo que entonces no podréis llegar a dar nunca el salto.

Para concluir os dejo aquí un listado de cosas que debéis evitar en las canciones que vayáis a escuchar para realizar el viaje chamánico, aunque insisto, cada persona es un mundo, así que puede que vosotros tengáis mejores resultados de otra forma, por lo que es recomendable que experimentéis un poco vosotros mismos. No os recomiendo:

  • Flautas, arpas, violines… Estos instrumentos suelen ser muy relajantes, y ese no es nuestro objetivo, corréis el peligro de acabar dormidos.
  • Sonidos de la naturaleza: olas del mar, animales, agua… Lo más probable es que si escucháis estos sonidos de fondo los acabéis viendo en el viaje. Es decir, si se oyen cantos de pájaros veréis pájaros. Si escucháis ruidos de agua acabaréis viendo fuentes o cascadas. Nuestro cerebro tiene tendencia a “meter ruido” en el viaje, acallar nuestra mente consciente es bastante complejo, y se complica aún más si continuamente le metemos estímulos que la despierten.
  • Muchos instrumentos: si estáis empezando la práctica chamánica os recomiendo que evitéis las canciones donde van apareciendo y desapareciendo instrumentos. Acallar nuestra mente consciente es bastante complicado al principio, y si hay instrumentos que aparecen y desaparecen lo más probable es que vayáis saliendo del viaje a cada cambio. Curiosamente con el tiempo seguramente este tipo de canciones tendrán el efecto contrario, y con cada cambio de ritmo vayáis profundizando dentro del viaje, pero como os he comentado, tal vez para empezar sea mejor algo más simple.

Para acabar un último consejo: es mejor que escuchéis la canción entera antes de hacer el viaje. En ocasiones una canción empieza de una determinada manera pero cambia a la mitad, o incluso podemos encontrarnos con que nos la corten a la mitad para ponernos publicidad! Es mejor detectar estas cosas antes de practicar el viaje, o de lo contrario podéis acabar de forma abrupta y perder la conexión.

Espero que estos consejos os ayuden, un saludo!

Isabel.

6 thoughts to “Tambores chamánicos: cómo elegir una buena canción para el viaje

  • Cristina

    Hola Isabel, podrías orientar un poco acerca de como hacer el viaje iniciático? Si nunca se han practicados los viajes chamanicos como se puede empezar?

    Responder
    • Kennari

      Hola Cristina! Pues mira, lo cierto es que no recomiendo hacer el viaje chamánico sin un profesor que te oriente, al menos al principio, porque hay muchos matices que tener en cuenta, y aunque no es peligroso, si que hay que saber que pautas seguir para entrar en un estado alterado de conciencia, cómo gestionar lo que uno va viendo y sintiendo… No obstante y dicho esto, si no encuentras un profesor o escuela donde sean de confianza como para aprender (ojo que no te vayan a estafar), y estás decidida a probar por tu cuenta, te recomiendo que sigas las indicaciones del libro de Michael Harner, “La senda del chamán”. Nosotras basamos nuestros cursos en parte de lo que describe Harner en este libro, y suele dar resultado, aunque ya te avanzo que en solitario cuesta más, y es más complejo (cuando hay varias personas a nivel energético hay más carga y se suele practicar mejor). Lo malo es que este libro de Harner está descatalogado (al menos en España), pero tal vez puedas hacerte con una copia en Amazon, o buscarlo en alguna biblioteca. ¡Suerte en tu búsqueda!

      Responder
      • Cristina

        Vale! Muchas gracias

        Responder
  • Sebastián

    Muchas gracias por su respuesta chicas, voy a tenerlo en cuenta. Un abrazo a la distancia.

    Responder
  • Sebastián

    Hola, he estado intentando el viaje chamanico con los tambores de harner pero no obtengo resultados. El problema es que imagino el medio por el cual decido viajar y una vez qe hago el procedimiento solo quedo en eso. En la visualizacion. Y no se genera “el salto” tampoco comprendo si ese cambio es notorio o es similar a la visualizacion. O qe seria qur tengo lo que tengo que hacer. He leido que los cambios uno los nota pero en mi caso no sucede nada mas alla de lo que yo genere. Es normal que no suceda nada las primeras veces?seria falta de practica? Muchas gracias su blog es una bella fuente de inspiración y disculpas por la cantidad de preguntas.

    Responder
    • Kennari

      Hola Sebastián, lo que te pasa en muy normal, es difícil que la primera vez que se intenta el viaje se obtengan resultados, ya que el silenciamiento de la mente consciente es algo que nos cuesta y es vital dominarlo un poco para poder dar el salto. Además es más complicado si los primeros pasos los damos sin ayuda de nadie, para esto hay que seguir un método, alguien que nos guíe y que nos explique, si lo hacemos por nosotros mismos posiblemente nos cueste más, nos frustremos y ello haga que tiremos la toalla antes de lograr resultados. Sé paciente, si no logras visualizar a la primera, segunda o tercera vez no te frustres y prueba primero a hacer prácticas sencillas de meditación, dejar la mente en blanco, concentrarte en tu respiración, relajarte, etc. Si eres constante al final lograrás dar el salto. Por cierto, que te cuestiones si lo que visualizas es real o fruto de tu imaginación también es muy normal, solo tú con la práctica y siendo consciente de las señales y los cambios que se produzcan en tu vida podrás responderte a esta pregunta. Saludos y gracias por leernos!

      Responder

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *