Me cuesta escribir sobre mí, empezaré diciendo que me licencié en historia, en un intento por entender mejor nuestro pasado, y que durante algunos años tuve la suerte de trabajar en una compañía aérea, lo que me permitió conocer muchos lugares, culturas y personas diferentes. Siempre he creído que el mundo es un lugar lleno de magia, y he vivido sintiéndome muy conectada a la Naturaleza.

En mi vida ha habido dos momentos que han marcado un antes y un después en mi forma de vivir. El primero fue cuando descubrí la práctica del chamanismo. Esta meditación activa, practicada a través del sonido del tambor, me permitió conectar con mi Animal Espiritual y tomar conciencia, de una forma inimaginable, de que realmente todo y todos estamos conectados. Desde entonces no he dejado de practicar con regularidad, profundizando y aprendiendo cada vez más.

Chamanismo


El segundo momento lo viví al terminar mi formación en Hatha Vinyasa Yoga. “Catarsis” es una palabra que describiría muy bien ese proceso, en el que aprendí a escuchar de una forma que jamás hubiera pensado mi propio cuerpo y mi verdadero yo.

No puedo describir con palabras la gratitud hacia mis compañeros y profesores, que me han abierto un camino a recorrer para toda la vida.

Compaginé el final de mi formación de Vinyasa con dos especializaciones: una en Yoga Restaurativo, que me ha permitido experimentar el increíble efecto de la relajación profunda en el cuerpo, y cómo puede ayudarnos a reducir el estrés; y la otra en centros energéticos, para entender el fluir de la energía a través de la práctica y el pranayama, y cómo puede ayudarnos a sanar y auto-conocernos a un mayor nivel.

Desde entonces no he parado de formarme y aprender, porque siento que aún tengo muchísimo que aprender, aunque también, que tengo mucho que dar y que compartir.

The Universe don't aloow you to copy this content