Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En Kennari nos gusta el trabajo en equipo y la colaboración, por eso en esta ocasión queremos compartir con vosotros un post que ha escrito una colaboradora especialmente para nuestro blog. Dramawitch, desde aquí te damos las gracias por la aportación, y por las reflexiones salidas de esa cabecita tan inquieta tuya.

“Por algún motivo, cada vez que dices que eres una bruja, la gente tiende a pensar que puedes hacer magia. Es de esas cosas curiosas, en lugar de pensar que tienes mala leche, asumen que puedes solucionar sus problemas y conceder deseos con solo chasquear los dedos. Y en esos casos piensas: inocente… Porque las cosas no funcionan así. Ni de coña. La magia, como casi todo lo demás tiene un precio. Pero no sabes cuál será y no puedes evitar pagarlo. No hay forma de librarse y quienes crean que pueden están invitando a que alguien, en algún lado, se ría muy fuerte de ellos.

Y lo digo totalmente en serio, es como escuchar a un drogadicto decir que “él controla”. Incluso mientras escribo me entra la risa floja, porque todos sabemos cómo acaba eso. En el mejor de los casos, si consigue desengancharse, el daño ya está hecho y el cuerpo jodido. Pues el karma es algo parecido, porque te dejará creer que te has librado y luego volverá a por ti con mucha más saña.

Y luego está el asunto de “solucionar el problema”, “conseguirte el amor, dinero, fortuna y salud”. Porque mucha gente irá por la solución fácil, el subidón de “como molo” y el flipe del Harry Potas y para cuando quieran darse cuenta, será tarde y ya la habrán liado… es como el dicho “ten cuidado con lo que deseas, podrías conseguirlo”. Esas cosas siempre  vuelven. Pero, eh, siempre está ese que es más listo, diferente y que la cosa no va con él. Que esta vez, seguro, seguro, que todo saldrá según lo planeado y sólo con un conjuro o agitando una varita destruirá a sus enemigos, le tocará la lotería y se ligará al hombre o mujer de sus sueños.

Y ahí está de nuevo, esa risa floja, ligeramente maligna que seguro que va a darme mal karma. No puedo evitarlo, porque en la vida no hay atajos, ni nada seguro y lo único que puedes hacer para mejorar algo es trabajar duro. Qué se le va a hacer, puede que después de todo sí que sea una bruja, pero no de las que hacen magia ;) “

A nosotras nos gustaría aportar una pequeña reflexión al texto de Dramawitch. No nos atreveremos a afirmar aquí que entendemos en todo su sentido un concepto tan complejo como el karma, pero si que tiene para nosotras una connotación de acción-reacción: nuestros actos tienen unas consecuencias, no sólo en nuestro plano, sino a niveles energéticos que van más allá. Si entendemos así el karma, ¿no sería acaso el evitar recoger lo sembrado un modo de evitar las consecuencias energéticas de nuestros propios actos? Y si no tenemos ese retorno, tanto positivo como negativo, ¿no estaremos acaso evitando una lección de vida que nos permite seguir creciendo y desarrollarnos? En ese caso, ¿qué sentido tiene, hablando en términos de nuestra evolución espiritual, saltarse el karma? ¿Retrasar nuestro aprendizaje?

Después de esta reflexión referente al karma, solo añadiremos una cita de Platón:

Tú que eres joven y te crees olvidado de los dioses, sabe que si te vuelves peor te reunirás con las almas inferiores, y que si te haces mejor te reunirás con las superiores, y que en la sucesión de vidas y muertes te tocará padecer lo que te corresponda a manos de tus iguales. Ésta es la justicia del cielo“. Platón.

Si te gusta comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Un pensamiento para “Atajos y engañar al karma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *