10 símbolos espirituales que deberías conocer (I)

A lo largo de mi camino he ido descubriendo y trabajando con diferentes símbolos. Algunos conocidos por todos, pero hay también otros que en cambio pasan más desapercibidos a pesar del conocimiento que ofrecen. Por eso me ha parecido interesante recopilar aquí algunos de ellos, y compartir lo que he ido aprendiendo con vosotros. Como el post es bastante largo lo voy a divinir en dos entradas para no saturar. Así que vamos allá con los 10 símbolos espirituales que deberías conocer:

El Vegvisir

Este símbolo pertenece a la cultura nórdica, es una de las muchas runas (por llamarlo de alguna manera) que han llegado hasta nuestro días sobre todo a través de documentos conservados en Islandia (el más antiguo data del siglo XVII, pero mucho de su contenido es anterior). El Vegvisir es conocido como “la brújula”, ya que según textos antiguos servía para evitar que los marineros se perdieran en alta mar los días de mal tiempo. Pero vayamos más allá de lo evidente. Cómo símbolo guía, podemos utilizarlo para encontrar nuestro camino espiritual cuando nos sintamos perdidos o estancados.  No es casualidad que sean 8 las direcciones que nos muestra esta brújula, pues simboliza el viaje a través de los nueve Mundos de la mitología nórdica (el noveno plano es en el que nos hallamos, y no tiene representación). Es un símbolo de gran fuerza, y protección, pues muchas de sus terminaciones son tridentes, ubicados hacia el exterior, defendiendo así el centro de los peligros que puedan acercarse.

Usos: puedes recurrir a este símbolo cuando te sientas perdido en tu camino, estancado, cuando dudes de ti mism@. Puedes tallarlo o pintarlo en un colgante o madera y llevarlo contigo para pedirle guía y protección. También puedes utilizarlo en los Viajes entre Mundos con la misma finalidad.

La espiral

La espiral es uno de los símbolos más antiguos que se conocen, pues aparecen grabadas en construcciones megalíticas de hace 5.000 años. Además es un símbolo universal ya que se encuentra representada en diferentes culturas por todo el planeta. Es pues un símbolo poderoso, pues carga con mucha historia. La espiral simboliza el Viaje interior, el despertar de la conciencia. Tenemos la costumbre de imaginar la espiral como un símbolo plano, pero en realidad la espiral puede subir y bajar, convirtiéndose así en un elemento con energía activa y dinámica, que nos impulsa a continuar hacia delante y a no quedarnos estancados. También ha sido asociada a la muerte, por hallarse representada en numerosos túmulos funerarios, pero es que no hay que olvidar que la muerte no es más que el inicio de otro Viaje.

Usos: puedes recurrir a este símbolo cuando necesites reforzar tu autoestima, pues puede guiarte en el viaje hacia el interior, para encontrar tu verdadero “yo”. También se puede usar en los Viajes entre Mundos, pues simboliza esa búsqueda de la conciencia espiritual que muchas veces se persigue en el Viaje.

El pentáculo

Este símbolo seguramente sea el que más os suene, pues lo hemos visto en infinidad de series y películas. El más antiguo documentado hasta la fecha es del siglo XVI. Al ser tan popular son diversos los usos que se le han dado, dependiendo de la tradición que se practique: para adivinar el futuro, controlar la naturaleza, alejar demonios, realizar milagros… Y es que con el paso del tiempo en ocasiones los símbolos cambian o adaptan su significado a los cambios de la sociedad. Actualmente el uso más común es como protección o como parte de rituales. Para la mayoría de neopaganos el pentáculo es una estrella de cinco puntas rodeada por un círculo (que no confundir con pentagrama, que sería la estrella sola). Cada punta simboliza un elemento: (y sirve para invocarlo) tierra, aire, fuego y agua, más la quinta que suele ser el éter, el espíritu o el vacío (aquí puede variar). El círculo que lo rodea simboliza la conexión entre todos los elementos y otorga protección (los círculos siempre se han usado como elementos de protección, como explicamos aquí).

Usos: se puede usar el pentáculo para dotar de mayor fuerza a un ritual, también se puede dibujar en el suelo y trabajar energéticamente dentro de ese espacio. También es usado para invocar a los elementales y trabajar con ellos, ya sea pidiendo protección o para dotar de mayor poder al trabajo mágico. Brujas de diversas tradiciones lo llevan colgado como amuleto de protección, o lo graban en sus herramientas de trabajo para sacralizarlas y protegerlas. Como veis los usos pueden ser muy diversos ya que como os comentaba antes es un símbolo muy popular, pero casi todos sus usos siempre se relacionan con la protección o el empoderamiento.

Los símbolos alquímicos de los 4 elementos

En el siglo XVIII se acuñan muchos de los símbolos alquímicos que nos han llegado hoy en día, y entre ellos los de los cuatro elementos: tierra, aire fuego y agua. Aunque el concepto de que hay cuatro elementos primordiales de los que nace toda materia data de una fecha más antigua, pues en la Grecia clásica, el filósofo Platón ya nos habla de ellos. Pero no tenían una representación gráfica definida hasta que los alquimistas, con su trabajo crean los cuatro triángulos que nos han llegado hasta nuestros días. Aunque hay que aclarar que esta simbología alquímica de los elementos no es la única, en otras partes del mundo como India, o China también se habla de los cuatro elementos primordiales y se les representa de otra forma (con kanjis, con trigramas …). Si aquí os hablo de estos símbolos en particular es porque por un lado son simples de dibujar, lo que facilita en ocasiones nuestro trabajo. Y porque a mi modo de ver, a pesar de su simplicidad nos “hablan” del carácter de cada elemento, ya que los triángulos con la punta hacia abajo simbolizan la receptividad (como un recipiente en el que se recoge o se siembra algo) y los genitales femeninos (en la prehistoria es muy habitual representarlos con esta forma), y no es casualidad que precisamente por ello sean los elementos tierra y agua los que tienen esta forma. Mientras que la punta hacia arriba simboliza la energía que fluye, la actividad, y como no, los genitales masculinos (también en muchas culturas antiguas se representan de este modo), por eso se asocian a los elementos fuego (que tiende a ascender siempre hacia arriba) y al aire (que está siempre en movimiento).

Usos: se pueden grabar estos símbolos cuando se quiera trabajar o invocar a uno de los elementos en concreto. También es típico escribirlos al crear un círculo de protección, dibujando su símbolo en cada una de las diferentes direcciones (norte, sur, este y oeste). Lo más típico es norte-tierra, este-aire, sur-fuego y oeste-agua. Aunque de nuevo dependiendo de la tradición que se practique se pueden hallar otras correspondencias, como siempre escoged con lo que os sintáis más a gusto.

En el próximo post (para leerlo pincha aquí) os explicaré los seis símbolos que faltan, espero que os haya gustado de momento, y que os sea útil.

¡Un saludo!

Isabel.

2 comments on “10 símbolos espirituales que deberías conocer (I)Add yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *